En 2015 el magazín de historia de la BBC reseñó el libro de una historiadora inglesa, Toni Mount, dedicado al estudio de la medicina medieval inglesa, Dragon’s Blood & Willow Bark: The mysteres of Medieval (Sangre de dragón y corteza de sauce: los misterios de la medicina medieval), en los que describe algunos remedios extraños utilizados por nuestros ancestros, y entre los que destacamos 7. ¿Te interesa este paseo por la medicina medieval? ¡Es súper interesante!

1. La poción de San Pablo

Supuestamente creada por este santo, esta poción se hacía combinando los siguientes ingredientes: jengibre, regaliz, salvia, hinojo, canela, tres tipos de pimienta, clavos de olor, sangre de cormorán, mandrágora, rosas y sangre de dragón.

remediios herbales

Esta poción servía para la epilepsia, la catalepsia y los problemas estomacales.

2. Para tratar dolores causados por el nervio ciático

Se preparaba un ungüento con los siguientes ingredientes: una cucharada de hiel de buey rojo, dos cucharadas de pimienta, cuatro cucharadas de orina del paciente, un tanto de comino y otro de sebo.

El ungüento se ponía en una tela y luego se colocaba en el paciente como una especie de cataplasma…

3. Para quemaduras y escaldaduras

Se sugería tomar un caracol de jardín vivo y pasarlo por la superficie afectada. Esta idea en torno al uso medicinal de la baba del caracol ha sido retomada en tiempos modernos; investigaciones recientes apuntan a que la baba tiene antioxidantes, antisépticos, propiedades analgésicas y curativas. Aquí no estaban tan equivocados.

4. Para tratar el orzuelo

Ingredientes: cebolla, puerro, ajo, vino y hiel de toro. Los ingredientes se mezclan en una olla de bronce y la mezcla se deja en reposo durante nueve noches. Después de colar la mezcla se aplica con una pluma sobre el orzuelo.

médicos

Lo más difícil de conseguir hoy sería la hiel de toro, pero si logras encontrarla hasta podría funcionar si te sale esa molesta inflamación en el párpado. ¡Quién sabe!

5. Para la gota

Tomas un búho, lo desplumas y limpias y luego lo cocinas en una olla nueva, tapada con una piedra; una vez cocido lo mezclas con grasa de jabalí y lo aplicas a la zona adolorida.¡Facilísimo!

6. Para las migrañas

En medio plato de cebada agregas betónica, verbena y otras hierbas; hierves esta mezcla en agua, mojas un paño en ella y lo colocas en tu cabeza o en la de quien padezca migrañas.

hierbas

La betónica contiene alcaloides que hoy en día se extraen para el tratamiento de dolores de cabeza y migrañas.

7. Para tratar las anginas

Tomas un gato gordo, lo desuellas y sacas sus vísceras; a continuación, tras de esta agradable tarea, rellenas el gato con grasa de erizo, grasa de oso, salvia, madreselva y cera virgen.

Asas el gato relleno, y mientras se cocina vas recogiendo la grasa que suelta, y unta con ella al enfermo.

Aunque algunos de estos tratamientos incorporaron ingredientes con propiedades curativas, no hay duda de que otros estaban más cerca de la hechicería que de la medicina. Por eso, antes de intentar preparar y aplicar algunos de estos remedios medievales consulta primero a un médico. Y tal vez haga falta también un psicólogo… o un maestro mago, ¿por qué no?

Sigue en nuestra página leyendo 8 rasgos por los que te podrían haber considerado bruja en la Edad Media.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here