No lo podemos evitar, nos encantan, al llegar a casa es lo primero que queremos hacer: darle play a la serie que estamos viendo mientras nos ponemos el pijama o hacemos la cena. Sin importar su estilo, ya sean series de ciencia ficción, de misterio, policíacas o de terror; las aguardamos semana a semana imaginando su desenlace y deseando que nos sorprendan una vez más. Cada una de ellas nos inyecta una buena dosis de adrenalina volviéndonos seguidores natos a sus personajes y sus tramas. En Supercurioso creemos que es necesario tomar un poco de distancia y analizar si somos acaso adictos a las series, pues no por nada estas son el pasatiempo favorito del siglo XXI.

De hecho, hay quien dice que las series están sustituyendo fuertemente a las películas clásicas del cine. Y es que, el poder disfrutar de ellas en la comodidad de nuestra casa, nos arrastra involuntariamente a una especie de fidelidad absoluta, de la que apenas nos podemos escapar. ¿Somos adictos a las series? ¡Acompáñanos a descubrir la respuesta!

¿Cómo saber si somos adictos a las series?adictos a las series

De acuerdo con una encuesta elaborada por Sky, que se difundió hace algún tiempo, se calcula que al menos 7 de cada 10 españoles son adictos a las series. En ella se especificaba que un 41% de las personas encuestadas afirmaban dedicarles al menos una hora y media por día a las series y casi un 30% de la totalidad de los encuestados afirmó ver como mínimo 2 horas diarias.

De acuerdo con la psicóloga Ana María Fernández Rodríguez, el informe recoge cifras preocupantes pues determina que el 66% de las personas no puede evitar seguir viendo las series aunque sepan que pierden horas indispensables de sueño. Asimismo, se evidenciaba que al menos el 35% cancelaba sus compromisos sociales y familiares con tal de ver un par de capítulos más… Lo curioso del asunto es que, poco a poco, se ha arrojado información sobre por qué existen adictos a las series y lo cierto es que se trata de un componente importantísimo en nuestro cerebro: la dopamina, es decir que esta adicción, al igual que muchas otras, tiene algunas explicaciones científicas. ¡Vamos a conocerlas!

1. Impactos visuales

Últimamente las series de televisión han introducido importantes cambios, especialmente con la innovación de grandes franquicias como Netflix, HBO Max o Disney Plus. Entre esos cambios, se habla de la forma en que las imágenes saltan de unas a otras, escenas que se transforman con mucha rapidez y que nos obligan a prestar el máximo de atención posible. Según Robert Kubey, un psicólogo y profesor de Estudios de Medios en la Universidad de Rutgers en Estados Unidos, este tipo de cambios impactan directamente sobre nuestra biología, activando nuestros reflejos y en consecuencia haciéndonos adictos a las series.

Nos mantenemos alerta y expectantes, hasta el punto de no saber cómo controlar la ansiedad. ¿No te ha ocurrido alguna vez que has tenido que volver atrás una escena unos pocos segundos para enterarte de lo que ha ocurrido? El ritmo de narración es ahora más rápido para obligarnos a mantener al máximo nuestra atención. ¡No parpadees o te lo perderás!

2. La violencia engancha

¿Te gustan las series violentas? Un aspecto realmente curioso que determina el por qué somos adictos a las series fue revelado por un estudio de las universidades de Augsburgo y Wisconsin-Madison. En ellos se establece que aquellas personas que dicen no aceptar la sangre o la violencia, tiende a disfrutar más series en las cuales la violencia tiene un sentido más profundo como puede ser la justicia o la venganza.

Cuando la aparición de un acto violento tiene una explicación donde se existe un valor o una razón moral, las personas tienden a identificarse mucho más en ellas, hasta el extremo de aceptarlas y comprenderlas. Es una compleja auto identificación donde de pronto, la sangre ya no parece molestar a nuestros estrictos sentidos. En este punto también podemos hablar de que, con el tiempo, los contenidos violentos no solo aumentan la audiencia, sino que en su mayoría son tramas, escenas o personajes aceptados y queridos por el público.

3. Finales emocionantes en cada episodioadictos a las series

Quizás una de las estrategias de los últimos tiempos para generar ese «enganche» que nos obliga a darle play al siguiente capítulo son los llamados cliffhangers, se trata del recurso de finalizar el capítulo con un pico de tensión narrativa para que nos estimule a darle play al siguiente.

Es algo tan efectivo que los responsables de las series actuales no han visto motivo para prescindir de este «gancho». Esta es una de las fuertes razones por las que las personas se convierten en adictos a las series. La incertidumbre, la duda y la sorpresa son esos alicientes indispensables que alimentan nuestra curiosidad y que se incrementan al final de cada capítulo.

4. Control sobre la atención

Los clásicos de terror son unos expertos en esta dimensión. Estas películas controlan cada aspecto de su narrativa, focalizando la atención justo donde se desea que se fijen los espectadores. Nos obligaba a estar pendientes de cada detalle, de cada aspecto del metraje para articular escenas verdaderamente sorprendentes e impactantes dejando casi sin aliento a su público. Esto lo que genera en los adictos a las series es un fuerte deseo de ver las series, pasando horas y horas sentados frente a la pantalla de un televisor u ordenador.

5. Alteración de la realidad

Según el psicólogo Bertrand Regader, «la dependencia relacionada con las series es algo que va mucho más allá de sentarse a mirar una pantalla: tiene que ver con pasar más tiempo pensando en el mundo de esas ficciones que la realidad cotidiana y las propias responsabilidades«. Así que como ves, ser adictos a las series significa que de alguna manera, nuestro cerebro está desarrollando una insatisfacción frente a la realidad en la que estamos inmersos.

Para cerrar queremos comentarte que la adicción a las series resulta ser un problema serio para nuestra salud mental y física. De acuerdo con la doctora Ana Fernández, las secuelas de la adicción a las series pueden abarcar múltiples grados de complejidad, como la falta de sueño, la fatiga, la mala alimentación, sobre peso y obesidad; así como también a nivel cognitivo los adictos a las series pueden deteriorar su capacidad de atención y concentración. Si quieres conocer más sobre las adicciones del mundo globalizado, te invitamos a conocer qué es la Whatsappitis.

5 Comentarios

  1. Pues yo no soy capaz de vez una serie completa, al tiempo me aburre, o simplemente dejo de verla y no me atrae mas. Muy poco me dura la magia jaja, prefiero las peliculas.

    Saludos, muy buenas tus publicaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here