Es imposible hablar de París sin que proyectemos en nuestras mentes la imagen de esa enorme estructura de hierro, de unos 300 metros de altura que es símbolo de Francia. ¿Has visitado alguna vez este monumento parisino? Se trata de uno de los más populares en el mundo, sin embargo pocos conocen sobre la existencia del apartamento secreto de la Torre Eiffel ¡acompáñanos a descubrirlo!

El apartamento secreto de la Torre Eiffel

La Torre Eiffel, diseñada en 1884 por  Maurice Koechlin y Émile Nouguier, y erigida entre 1887 y 1889 por el ingeniero francés Alexandre Gustav Eiffel y sus colaboradores, fue criticada duramente por numerosos diseñadores de la época. Cuestionaban sobre el esteticismo de la gran torre. No les parecía lo suficientemente impresionante como para ser la edificación más alta de la ciudad, pero para asombro de los detractores, los franceses y habitantes del mundo la recibieron con entusiasmo, lo que se tradujo en millones de visitas.

El apartamento secreto de la Torre Eiffel
Gustav Eiffel y Thomas Edison de cera Fotografía: Serge Melki

A día de hoy la Torre Eiffel se escabulle entre los sueños de quienes ansían recorrer el mundo, de plantar sus pies en París y tomarse la famosa instantánea con la construcción en el fondo… una de las fotografías más emblemáticas durante las visitas a Francia. Por lo mismo, de ella creemos saberlo todo, pero muy pocos están enterados sobre el apartamento secreto de la Torre Eiffel por el que Gustav se convirtió en el hombre más envidiado de todos los tiempos.

Gustav acumuló una fortuna con todo el interés que despertó esta obra maestra. Así, construyó en el tope de la pieza arquitectónica una pequeña habitación de la que casi nadie tenía acceso y que posee la vista más privilegiada de París.

El apartamento secreto de la Torre Eiffel
Fotografía: Serge Melki

La decoró finamente con muebles floreados de terciopelo, escaparates de madera, pinturas de óleo, paredes con estampados cálidos, un piano y se rumorea que también había uno que otro implemento para explorar el espacio. ¿Imaginas cómo se verían las estrellas desde allí?. Este lugar secreto era el escape de Gustav, donde se ensimismaba con el paisaje parisino desde las alturas y en soledad.

Aunque en algunas oportunidades recibió visitas de su amigo Thomas Edison, que muy agradecido por la “exclusiva” le regaló un fonógrafo, su invento más reciente en aquel periodo.

Con el pasar de los años, el majestuoso secreto de Gustav se fue esparciendo y la élite parisina no dudó en tratar de persuadir al ingeniero para que les permitiera al menos explorar su pequeño refugio por una sola noche, bajo el costo que fuera. Pero Eiffel negó tajantemente cada oferta.

Ni siquiera después de su muerte pudieron descubrir que había en la cúspide del gigante metálico. Su recelo con aquel lugar era tal, que se mantuvo abandonado durante décadas, hasta que en 2015 el apartamento secreto de la Torre Eiffel le abrió las puertas al público cuando pasó a ser propiedad de la Ciudad de París.

El apartamento secreto de la Torre Eiffel
Fotografía: Serge Melki

Ahora, es un museo que mantuvo la decoración original, con figuras de cera de Eiffel y Edison que dan ideas a los turistas de cómo habría sido la vida de ambos mientras se alienaban del resto del mundo en la cima de la Torre Eiffel, donde la magia de París se magnifica.

¿Qué tal te ha parecido la propiedad de Gustav? ¿Te gustaría visitarla? Como dato curioso, a comienzos de este año la compañía HomeAway convirtió el primer piso de la Torre Eiffel en un apartamento temporal, de 200 metros cuadrados cargados de lujo y de una vista panorámica impresionante. Esto para impulsar el turismo en Francia con un concurso que le daría la oportunidad a cuatro afortunados de hospedarse allí por un día. Se dio bajo el marco de la Liga de Campeones de la UEFA 2016, celebrada en ése país.

Te invitamos a leer: Las nuevas 7 maravillas del mundo ¿Cuáles son?

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here