Lo que quizás no sabías del asesinato de los Romanov
5 con 2 voto[s]

La dinastía Romanov reinó en Rusia desde el siglo XVII hasta que la llegada de la Revolución de Febrero de 1917, la que con la abdicación del Zar Nicolás II, significó un terrible y trágico fin para la familia. Es bien conocido la horrendo destino en el que terminó la familia real rusa a manos de un escuadrón de fusilamiento bolchevique, pero la historia de esta dinastía es mucho más extensa y a lo largo de los años han salido a la luz sorprendentes datos que han permitido conocer el extenso sufrimiento al que fueron sometidos. Descubre más sobre la muerte de los Romanov.

El asesinato de los  Romanov y los secretos que envolvieron su final

El final de la dinastía Romanov llegó 306 años después de que el primer monarca, Mijail Feodorovich, ascendiera al trono con la abdicación de Nicolás II, que pasaría a la historia como el último Zar de Rusia.

Su reinado estuvo marcado por graves problemas económicos y debacles de carácter militar. Debido a varios episodios trágicos que ocurrieron bajo su liderazgo, fue apodado «Nicolás, el sanguinario». 

Todo esto fue gasolina que avivó el fuego de la Revolución rusa de 1917, que puso fin a la monarquía.

La primera y última familia real de Rusia estaba conformada, por supuesto por el zar Nicolás II y su esposa la princesa Alix von Hessen-Darmstadt, nieta de la reina Victoria de Inglaterra. Juntos tuvieron cuatro hijas y un hijo. Sus hijas eran Anastasia Nikolaevna, Olga Nikolaevna, Tatiana Nikolaevna, y Maria Nikolaevna. Su hijo, Alekséi Nikoláyevich.

Tras de ser detenidos, intentando volver al cuartel general de la capital, Moscú, el Zar Nicolás II y su mujer, su hijo, sus cuatro hijas, el médico de la familia imperial, un criado personal, la camarera de la emperatriz y el cocinero de la familia fueron asesinados por un escuadrón de fusilamiento en el sótano de la Casa Ipátiev, donde permanecían retenidos.

Durante muchos años, tras la desaparición de la familia, hubo rumores sobre la supervivencia de la princesa Anastasia. Como no pudieron encontrar sus restos con el de los demás miembros de la familia, se desataron rumores sobre la posibilidad de que hubiera escapado o se hubieran apiadado de su vida. Como ya te contamos, muchas personas usurparon su identidad y clamaron ser la princesa, pero caso tras caso, sus versiones fueron desmentidas.

Anastasia Nikoláyevna Románova
Anastasia Nikoláyevna Románova

Finalmente, los restos de Anastasia fueron hallados en una tumba oculta. Los investigadores tuvieron que realizar pruebas para averiguar si los huesos encontrados eran  realmente de Anastasia. Los científicos forenses demostraron, tras obtener los resultados, que Anastasia murió como el resto de su familia en 1918. No obstante, la princesa no fue enterrada apropiadamente hasta el año 1998.

Las circunstancias del asesinato de los Romanov fueron macabras, por decir lo mínimo. Según los arqueólogos que los investigaron, los huesos del pequeño Alexei y de su hermana María, presentaban daños considerables que, sin embargo, eran muy distintos a los que podían verse en los huesos del zar.

Alekséi Nikoláyevich Románov
Alekséi Nikoláyevich Románov

Los arqueólogos encontraron un agujero de bala en los huesos II del zar Nicolás, lo que significa que el pelotón de fusilamiento bolchevique usó su armamento contra el padre de familia, pero no lo hizo cuando les llegó el momento a sus hijos. Fue mucho peor.

María Nikoláyevna de Rusia
María Nikoláyevna de Rusia

Por la cantidad de queroseno encontrada en los huesos de los niños, los arqueólogos concluyeron que, al menos Alexei y María, fueron cubiertos de ácido y quemados hasta la muerte, al igual que el resto de su familia, excepto su padre.

Existen algunas teorías alrededor de este macabro descubrimiento alrededor del asesinato de los Romanov. ¿Por qué acabar de un modo tan terrible con la vida de los niños del zar? Una de las hipótesis defiende que tras aniquilar a Nicolás, metieron a sus hijos en una mina abandonada, con la intención de volarla, matándolos y ocultando sus restos para siempre bajo tierra. Al no funcionar esta opción, optaron por la terrible que mencionamos anteriormente.

Olga Nikoláyevna de Rusia
Olga Nikoláyevna de Rusia

La otra teoría es que no fueron quemados vivos, sino que fue un intento fallido de incinerar sus cuerpos hasta hacerlos desaparecer. Algo que no funcionó, debido a las condiciones climáticas del lugar donde se encontraban.

Tatiana Nikoláyevna de Rusia
Tatiana Nikoláyevna de Rusia

Los dos niños fueron la prueba que hicieron para comprobar si el método funcionaba y al comprobar que no era así, no dedicaron más tiempo a hacer desaparecer al resto de la familia. Por eso, sus cuerpos se encontrarían tan lejos de sus parientes.

¿Conocías estos datos sobre el asesinato de los Romanov?

Si te ha interesado este artículo, descubre:

– ¿Realmente sabes quién era Rasputín?

Imágenes: Wikimedia Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here