Canaán es la denominación antigua de una región de Asia Occidental, en la que fueron adorados muchos dioses de entre los que destacaba Moloch. Esta temible deidad era celebrado por varias civilizaciones antiguas como los fenicios, cartagineses o sirios. Estaba asociado al fuego purificador y en ciudades griegas y romanas se le llamó Cronos y Saturno. Sus seguidores ofrecían sacrificios humanos al dios Moloch, creyendo que los bebés eran los favoritos de éste. Para saber más acerca de los ritos y tributos que le eran rendidos a este cruel dios, te recomendamos que sigas leyendo este fantástico artículo.

Este dios, era generalmente representado con una figura humana con cabeza de ternero sentado en un lujoso trono con una corona en la cabeza o cualquier otro símbolo de distinción. Con tan solo fijarnos en la manera que aparece a lo largo de su historia, podemos ser conscientes de la importancia que este dios tenía para los antiguos pueblos o civilizaciones asiáticas. Las leyendas mitológicas son apasionantes, y sin duda alguna, todas las referidas a Moloch lo son todavía más. ¡Descúbrelas todas!

El terrible dios Moloch | Exigía niños en sacrificio

1. Sacrificios sangrientos

Mediante el rito molk, que es una ceremonia típica de la antigua religión cananea, se ofrecían sacrificios al dios Moloch. La mayoría de éstos, consistían en bebés recién nacidos que gozaran de buena salud. Estos ritos, que ahora nos parecen salvajes y brutales, se celebraban al aire libre. El templo era presidido por una enorme estatua hueca de Moloch, un fuego era avivado dentro de dicha estatua por la que eran introducidos los bebés a través de una abertura en la parte superior que hacía las veces de boca. Los familiares de los desgraciados niños, tenían prohibido llorar o lamentarse para evitar disgustar así al dios. Las cenizas de los niños sacrificados, se guardaban en vasijas y se depositaban en los templos que rendían culto a esta terrible deidad. Se cree que estas ceremonias tienen su origen en Fenicia y que luego se fueron extendiendo por varias regiones de Asia. Varios experto del tema coinciden en que los sacrificios de los bebés recién nacidos, no corresponden a ninguna cuestión relacionada con el infanticidio. Evidentemente, y como muchas otras prácticas religiosas de la antigüedad, cualquier rito con similitudes al anteriormente descrito nos parecería una abominación en la actualidad.

2. Debacle de esta religión

Dios Moloch

El culto al dios Moloch llegó a estar bastante extendido en la antigüedad, ya que los fenicios los impulsaron por toda la costa mediterránea. Ciudades como Cartago en la península ibérica o algunas de la península itálica tenían a esta deidad como principal figura a la que rendir homenaje. Sin embargo, debido a la expansión del Imperio Romano, el culto al dios Moloch fue disminuyendo poco a poco hasta llegar a desaparecer. Los ritos a Moloch no desaparecieron de un plumazo, ya que los antiguos romanos tenían la costumbre de mantener o respetar las religiones de los pueblos que conquistaban. El recuerdo de esta cruel deidad llegó hasta la Europa medieval, transmitiéndose de generación en generación a través de cuentos y leyendas asociando el nombre de Moloch con el de un demonio que se dedicaba a robar bebés.

3. Moloch en la cultura popular

Dios Moloch

Este antiguo dios, es muy conocido todavía en nuestros días debido a su sanguinaria fama. En uno de los libros más famosos de la historia como es la Biblia, tiene muchas apariciones y referencias a sus ritos. Autores tan célebres como Arthur Conan Doyle, Nietzsche o Aldous Huxley lo han reflejado en algunas de sus obras, además de aparecer en varias series o películas recientes, si bien no de manera demasiado fiel.

Como habrás podido comprobar tras leer este artículo sobre el dios Moloch, los ritos y cultos que los habitantes de antiguas civilizaciones llegaban a ser crueles, sangrientos y salvajes en extremo. Pensar en matar a un niño recién nacido simplemente por querer satisfacer a una estatua no entra en nuestra lógica, pero tenemos que pensar que los fenicios eran hijos de su tiempo. Después de leer este artículo, te invitamos a que leas este otro sobre los sacrificios humanos en la civilización azteca en nuestra web. Como ya te habrás convertido en todo un experto sobre los salvajes ritos que existían en la antigüedad, estamos ansiosos de leer tus opiniones.

Sólo podemos sentirnos agradecidos de que la civilización humana haya ido avanzando y a día de hoy ya prácticamente no existan, al menos no oficialmente, este tipo de sacrificios absurdos que sólo infringían dolor entre los de nuestra especie. A pesar de ello, todavía quedan ideas imposibles de comprender, que se plasman en hechos como que existiera contrabando de pastillas hechas con restos de bebés humanos para aumentar la salud de uno, de una forma «mágica» y totalmente delirante. 

¿Conocías los salvajes rituales que se realizaban en Canaán? ¿Te parece el dios Moloch una de las deidades más temibles? ¿Conoces algún dato más acerca de esta civilización? ¡Estaremos encantados de leer tus comentarios!

6 Comentarios

  1. Cito del articulo: «Sin embargo, debido a la expansión del Imperio Romano, el culto al dios Moloch fue disminuyendo poco a poco hasta llegar a desaparecer. Los ritos a Moloch no desaparecieron de un plumazo, ya que los antiguos romanos tenían la costumbre de mantener o respetar las religiones de los pueblos que conquistaban.»
    Claramente hay una contradicción, ¿los romanos terminaron con este culto o respetaban a esas religiones?. El verdadero motivo de la desaparición de estos ritos abominables fue el Cristianismo.
    Por otro lado coincido con Guille, el aborto hoy es la representación de estas horribles cosas.

  2. Cuanta miseria anidáis en vuestros corazones, si nos os importa los vivos, que hipocresía os han inculcado para hablar de los no nacidos. Solo Satanás muestra el mismo interés que vosotros, esa es su estrategia como creador del mal; así los acogéis en vuestras filas y lo hacéis de los vuestro, al punto de hacerlos lideres de vuestro movimiento.

  3. Los romanos terminaron con el culto al Moloch, como terminaron con la religión de los celtas, el druidismo. Hay que tener en cuenta que la tolerancia de los romanos tenían sus límites, como desgraciadamente pasó con el cristianismo. Cuando una religión hacía cosas que les parecían abominables, la perseguían. Y una de las cosas que les parecían abominables eran los sacrificios humanos.
    Que los romanos no tolerasen ciertas religiones, no significa que su intolerancia fuera absoluta. Los cristianos, por ejemplo, no éramos tolerados, pero la intolerancia no fué tan grande que nos exterminaran. En realidad, la única vez en que los romanos intentaron en serio exterminar a los cristianos fué en la décima persecución, la de Diocleciano. La mayoría de los mártires de nuestro santoral son mártires de esa persecución. Pero el emperador Diocleciano perdió el poder antes de erradicar el cristianismo, y sus sucesores dejaron de perseguirnos.
    En resumen: los romanos no persiguieron al Dios Moloch al estilo de Diocleciano, pero a la larga se lo cargaron.

  4. También hay que entender a la gente de la antigüedad, y lo que voy a decir ahora no es una justificación, sino sólo una explicación.
    Los tiempos antiguos eran terribles. Recuerden el miedo que hemos tenido durante la pandemia del coronavirus, que todavía no ha remitido, y que ahora estamos perdiendo gracias a las vacunas. Antiguamente catástrofes de ese tipo estaban a la orden del día: sequías que provocaban hambrunas, una epidemia que mataba a la mitad de la población, etc. La gente, aunque era mucho más dura que nosotros, se aterrorizaba y desesperaba. Intentaba cualquier cosa para escapar de la catástrofe. Y cuando lo habían probado todo sin resultado, alguien podía proponer sacrificar seres humanos a los dioses.
    Si daba la casualidad de que poco después de esa barbaridad, se ponía a llover o la epidemia empezaba a remitir, quedaba grabada en la memoria de la gente lo ocurrido. Era más fácil repetir los sacrificios humanos, que se «normalizaban» . Al final podía verse normal que una pareja sacrificara a un recién nacido, no para escapar de una catástrofe, sino simplemente para que Moloch les ayudase en los negocios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here