Seguro que durante tu infancia soñaste alguna vez que tenías un hada madrina que venía a ayudarte y te proporcionaba la solución para salir de cualquier contrariedad o pequeño problema que tuvieras en esa etapa de tu vida. El hada madrina es un tipo de hada especial que tiene un fuerte arraigo en el imaginario colectivo de las sociedades occidentales. Desde los cuentos más antiguos hasta nuestros días, ha perdurado como un elemento tierno y positivo del universo mágico. Acompáñanos a saber más sobre la figura del Hada Madrina.

Hada madrina: un tipo de hada especial

Las hadas son un elemento que pertenecen al reino de la fantasía. Son seres sutiles, que vuelan gracias a unas diminutas alas y tienen prácticamente siempre la figura de una pálida y bella mujer. Las encontramos en la mitología y las leyendas de los pueblos desde la antigüedad. Se las suele vincular a bosques, cursos de agua, lagos o fuentes y, en general, a todo lo que tiene que ver con la naturaleza de la que son protectoras. Sus conocimientos abarcan las plantas y todo tipo de conjuros y en muchas tradiciones se considera que tienen poderes psíquicos y mágicos con los que pueden hacer felices a los seres humanos. Aunque existen hadas que llevan a cabo malas acciones, esto suele ocurrir en general por desconocimiento, ignorancia o porque alguien las ha ofendido. Existen muchos tipos de hadas; las ninfas, las náyades, las nereidas… y de todas ellas os hablamos en un artículo de Supercurioso, pero en esta ocasión queremos centrarnos en una tipo de hada especial: el hada madrina.

Hada madrina. Un tipo de hada especial

Un hada madrina es la protectora del héroe de un cuento. Su cometido viene inspirado por la figura de los padrinos y madrinas, que en la cultura tradicional eran personas que debido a algún tipo de deuda o relación con los padres de una criatura, se comprometían a proporcionarle todo lo que necesitara en caso de que estos faltasen. La figura que encontramos en las leyendas y cuentos, merced a sus poderes sobrenaturales, convierte en realidad los deseos de su ahijado/a o protegido, y aparece siempre cuando éste más la necesita. Con su ayuda, conseguirá vencer a los malvados y obtener lo que desea.

Hada madrina. Un tipo de hada especial

El hada madrina, a diferencia del común de las hadas, acostumbra a estar representada por una mujer mayor, sabia e independiente. Lleva en sus manos una varita que la ayuda a dirigir sus hechizos al objetivo que desea y así como las hadas comunes suelen tener sus propios intereses para actuar, el hada madrina centra sus intereses en el destino del humano al que protege.

El Hada madrina en los cuentos populares y la mitología

La figura del hada madrina es típica de los cuentos y leyendas tradicionales y con su intervención mágica hace cambiar el destino y la suerte de su ahijado. Su imagen se ha inspirado en las parcas y moiras de la mitología greco-romana, diosas del destino y de la muerte, que se acercaban a los recién nacidos para dictaminar el curso de su vida. Eran un trío muy similar a las hadas madrinas que visitaron a Aurora, la Bella Durmiente en la versión de Disney.

Hada madrina
Parcas y Moiras, antecesoras de las hadas madrinas

Aunque la figura del hada madrina existía anteriormente, se considera que fue Perrault el verdadero impulsor de esta figura. En el libro “Cuentos de mamá ganso” de 1697 las hadas madrinas aparecen en 5 de las historias que lo componen. Su aparición suele ser esporádica y consiste en conceder algún deseo, revelar algo que hasta ese momento ha permanecido oculto o transformar algún objeto en beneficio de su ahijado. La función en los cuentos es desencallar la trama.

Hada madrina, La Cenicienta
Hada madrina del cuento de Perrault La Cenicienta

Entre los cuentos más populares en que encontramos la presencia de este personaje están: “Piel de Asno”, “La Cenicienta”, “La Bella durmiente” o “Riquete el del copete”

La Cenicienta en la película de Disney y su hada madrina

Posiblemente, si cierras los ojos e intentas visualizar un hada madrina, la imagen que tendrás será la que nos mostró la película “La Cenicienta” de Disney. Este film se estrenó en 1950 y presenta unos personajes sobre los que han arreciado las críticas. Sus detractores consideran el hada madrina no presenta un estereotipo de mujer fuerte con el que los niños (especialmente las niñas) puedan identificarse y siguen haciéndolo con Cenicienta.

Hada madrina, película La Cenicienta
Hada madrina de la película “La Cenicienta” de Disney 1950

Cenicienta es para ellos el prototipo de la mujer sumisa y obediente que no hace nada para arreglar su situación y recibe los malos tratos y las humillaciones con resignación. Su único deseo es asistir a un baile y únicamente lo consigue, no con su esfuerzo, sino con la magia, a través de la actuación de su hada madrina. Cenicienta triunfa como el bello objeto de exhibición en el que lo ha convertido el hada madrina, no por su valía como persona. ¿Estás de acuerdo con esta crítica?

Las hadas reales, ¿existen?

Como personajes de ficción que son, las hadas no existen, aunque en algunos lugares del mundo estén firmemente convencidos de que sí. La figura real más próxima a un hada sería quizá una bruja blanca o una curandera.

La Curandera

La curandera era una mujer que proporcionaba remedios para intentar solventar tanto enfermedades o disfunciones físicas como problemas emocionales, mentales o espirituales. Solía tratar al paciente a través de hierbas, masajes e incluso realizando rituales de purificación y sanación con un componente mágico ya que se invocaba la ayuda de diferentes espíritus o deidades. A lo largo de los siglos, muchas de estas mujeres fueron tomadas por brujas.

A pesar de saber que no existían, seguro que en algún momento de tu infancia quisiste tener un hada madrina. Si te ha interesado este post, quizá quieras leer:

– La historia de la esclava Ródope, el origen egipcio de la Cenicienta

Imagen: Tango7174

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here