Valora este post

La vida, la muerte y el destino son temas recurrentes en las diferentes culturas desde la antigüeda. Los pueblos han tratando de encontrar una respuesta al origen causal de todo lo que acontece al ser humano. Griegos, romanos y nórdicos llegaron a la misma conclusión: Parcas, Moiras y Nornas: las controladoras del hilo de la vida son las que tienen el poder y en Supercurioso queremos presentártelas.

Parcas, Moiras y Nornas

Para los griegos las moiras personificaban el destino. La propia palabra significaba en griego antiguo “repartidora” y posteriormente “destino”. Eran hijas de Nix (la Noche) y por tanto formaban parte de la primera generación divina. Aunque en algunas tradiciones su genealogía y su número variaba, en general se consideró que eran tres. Los griegos creían que se presentaban ante el recién nacido a los pocos días de alumbrado para determinar el curso que tomaría su vida. Como diosas también eran adoradas en ocasiones por las mujeres y en concreto las novias les entregaban como ofrenda mechones de su cabello. El oficio de las tres hermanas era hilar, y el material que hilaban eran los hilos de la vida de los mortales. Los nombres de las moiras eran: Cloto, Láquesis y Átropos.

Parcas, Moiras y Nornas: controladoras del hilo de la vida
Las Moiras. Cloto, Láquesis y Átropos

La primera, Cloto -que significa hilandera-, era la que con una rueca y un huso hilaba el hilo de la vida. La segunda, Láquesis, nombre que quiere decir “la que echa a suertes”, tenía en sus manos una vara de medir para determinar la longitud de la vida y la tercera Átropos -la inexorable- era la que daba el corte final al hilo. Átropos, no sólo seccionaba la vida con sus tijeras, sino que era la que elegía la forma como moría cada persona. No solo los mortales temían a las moiras, incluso el propio Zeus las obedecía como puede verse en algunas inscripciones antiguas.

Parcas, Moiras y Nornas: controladoras del hilo de la vida
Las Parcas. Nona, Décima y Morta

En la mitología romana, las moiras eran llamadas “parcas” y personificaban el destino, el nacimiento, la vida y la muerte, lo mismo que para los griegos. Sus nombres eran Nona, Décima y Morta y escribían en una pared de bronce, imposible de borrar, el destino de cada ser humano. Hilaban con lana los hilos de la vida de los mortales y entre esos hilos entretejían algunos filamentos de oro y otros de lana negra, que correspondían a los momentos alegres y tristes de la existencia.

Nona hilaba en su rueca y decidía el momento en que nacía el nuevo ser; su nombre, que quiere decir “nueve”, hace referencia al tiempo que dura un embarazo humano. Décima medía la duración de la vida y la última, Morta, la muerte, al igual que Átropos decidía la manera en que iba a morir la persona y finalmente cortaba el hilo.

Parcas, Moiras y Nornas: controladoras del hilo de la vida
Las Nornas

Las Nornas eran el equivalente a las moiras y parcas en la mitología nórdica. Sus nombres eran Urd, Verandi y Skuld. Urd, la primera, representa a aquello que “ya ha ocurrido”, el pasado; la segunda, Verandi, es el presente “lo que ocurre en este momento” y la tercera, Skuld, gobierna sobre “aquello que debería suceder”, el futuro. Sin embargo las tres Nornas trabajan al unísono ya que es imposible separar pasado, presente y futuro. Se las suele representar hilando juntas bajo un fresno llamado Yggdrasil.

¿Te interesa la mitología griega? Obtén más conocimientos sobre ella con el libro:

– El Gran Libro De La Mitologia Griega

Si te ha interesado conocer a la Parcas, Moiras y Nornas, te invitamos a leer nuestro post:

Mitología: La maravillosa historia de Cupido y Psique

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here