Valora este post

Uno de los aspectos de la religión romana es su simetría con la religión griega. Aunque, en origen, cada uno de los dos pueblos tenían sus propios dioses, cuando Roma conquistó Grecia y se anexionó la Hélade como una más de sus provincias, también adoptó muchos de los elementos de su cultura, entre los que se incluyen la religión. De hecho, los nombres de dioses romanos, encontraron una correlación con los dioses griegos, hasta el punto en el que la religión romana original tomó los mitos griegos y los hizo completamente suyos, dando lugar a dioses romanos mucho más complejos y con un bagaje mitológico mucho más complejo que las originales deidades de la región italiana del Lacio.

A continuación os presentamos una pequeña guía de los nombres de dioses romanos y sus equivalentes en la religión griega, así como algunos de los elementos más importantes de cada uno de los dioses y algunas de las curiosidades más llamativas relativas a sus nombres.

Nombres de dioses romanos: ¿los conocías?

Júpiter

El dios Júpiter era el padre de dioses y mortales, lo que hace que se corresponda con el dios griego Zeus. A Júpiter se le representa como un hombre de mediana edad, fuerte, poderoso, y con una poblada barba. Sus atributos más comunes son el rayo y el cetro, y su animal protector el águila. Júpiter representaba la autoridad en la Antigua Roma, ya que, del mismo modo que la deidad gobernaba las regiones celestiales, el emperador gobernaba el Imperio Romano. De su nombre derivan algunas palabras españolas actuales, como por ejemplo “jueves”, que era el día de la semana consagrado al dios Júpiter.

nombres de dioses romanos, júpiter

Juno

La diosa Juno era la esposa de Júpiter, es decir, Hera en la mitología griega. Esta diosa era la protectora de la familia y del matrimonio, así como de las mujeres, especialmente de las madres. Además, tenía un papel importante como reina de los dioses al estar casada con su hermano Júpiter. Se la solía representar como una mujer joven en edad de tener hijos. De hecho, de su nombre, Juno, procede la palabra “joven”, “juvenil” y todas sus derivaciones. Además, tenía consagrado uno de los meses del calendario romano, del que toma su origen nuestro actual mes de “junio”. Su animal protector era el pavo real.

Minerva

Junto con Júpiter y Juno formaban la denominada Tríada Capitolina, es decir, los tres dioses más importantes del panteón romano. Minerva era la diosa griega Atenea, diosa de la sabiduría y de la estrategia militar. De hecho, la mayoría de los nombres de dioses romanos están relacionados con algunas palabras latinas que han llegado hasta nuestros días convertidos en palabras coloquiales que usamos con mucha frecuencia. En el caso de Minerva, se trata de un nombre que deriva de la palabra latina “mens”, de la que también nuestra actual palabra “mente”, en una clara alusión a la relación que tenía esta diosa con la sabiduría y con el intelecto. Su animal protector era la lechuza.

nombres de dioses romanos

Mercurio

En los nombres de los dioses romanos, Mercurio era el dios griego Hermes, el dios mensajero y, en consecuencia, protector de los caminos, los viajeros y también de los comerciantes. De los nombres de dioses romanos, quizás Mercurio sea de los que más palabras hemos podido heredar actualmente. De él proceden palabras como “mercado” o “comercio”, así como todas sus derivaciones. Además, se trata de uno de los dioses que también tenía el honor de contar con uno de los días de la semana romana dedicado. De su nombre procede nuestro actual “miércoles”. Se le suele representar portando una vara con dos serpientes que recibe en nombre de caduceo y llevando un sombrero y sandalias aladas.

Venus

Venus era la diosa del amor y de la sexualidad, lo que hace que sea la equivalente romana de la diosa griega Afrodita. Se la suele representar como una mujer joven vestida con muy poca ropa o completamente desnuda, en alusión a su particular protección de lo sexual. El animal protector al que se suele asociar esta diosa es la paloma o el gorrión. Del nombre de Venus procede nuestro día de la semana “viernes”, así como la palabra “venérea”, en clara alusión a la practica sexual necesaria para contagiarse de las enfermedades que reciben esta denominación.

nombres de dioses romanos

Marte

El dios Marte era el dios griego de la guerra, Ares. Si bien es cierto que este dios en Grecia no tuvo muy buena reputación, la elevada actividad militar que caracterizó a la Antigua Roma lo convierte en uno de los dioses más presentes en la vida y el lenguaje de los romanos. Sin embargo, en el caso de Marte encontramos palabras como “marcial”, en clara alusión a su aspecto belicoso, así como el día de la semana “martes”, o el mes del año “marzo”.

Neptuno

Neptuno era el dios de los mares, lo que lo convierte en el equivalente romano de Poseidón. Se trata de un dios hermano de Júpiter, protector de los navegantes y de los pescadores. Se le suele representar como un hombre de mediana edad, fuerte y con una frondosa barba. Su símbolo por antonomasia es el tridente, una lanza de tres puntas que le servía de cetro para gobernar los mares y para producir terremotos cuando golpeaba con él la tierra firme. Este tridente es un atributo original de Neptuno que, no obstante, cuando se pasó del culto pagano al cristiano en Roma, y posteriormente en la Europa medieval, se asoció con el Diablo, ya que los cristianos de la época veían un paralelismo entre el paganismo y la encarnación del mal.

nombres de dioses romanos

Plutón

El dios Plutón era el dios griego Hades, es decir, el señor del inframundo. Este era el dios de la muerte, pero también de las riquezas, ya que los metales preciosos como el oro y la plata se tenían que extraer de las profundidades de la tierra, donde estaba el inframundo, su esfera por antonomasia. A Plutón se le solía representar como un hombre de edad avanzada, complexión fuerte y largas barbas blancas. Siempre aparece acompañado del Can Cerbero, un perro de tres cabezas que guardaba la puerta de entrada al inframundo. Así mismo, se considera que su árbol protector era el ciprés, motivo por el cual se plantaba en las necrópolis de la Antigua Roma, costumbre que ha llegado hasta nuestros días en los cementerios actuales.

Diana

La diosa Diana era la equivalente romana de la diosa griega Artemis, o Artemisa. Esta diosa era la protectora de la caza y de los bosques. Estaba asociada a la luna, entendida como el lado femenino de la naturaleza, lo que la convertía también en la diosa protectora de las adolescentes y de las mujeres jóvenes. Se la representa siempre portando un arco y acompañada de sus perros de caza.

Febo

En los nombres de dioses romanos, el dios Febo era el dios griego Apolo. Aunque los nombres de los dioses romanos eran diferentes a los nombres griegos, es cierto que en el caso de Febo se usaba de manera común tanto la denominación romana como la griega, por lo que se puede encontrar escrito en los textos de la época tanto de un modo como de otro, incluso, los dos juntos como “Febo Apolo”. Febo era el dios de la profecía y de la medicina, así como el protector de las artes y la música. Era padre de las musas, diosas de las artes y de cuyo nombre proceden palabras españolas como “música” o “museo”. Además, Febo era el hermano mellizo de Artemis, estaba asociado al sol, entendido como el lado masculino de la naturaleza. Esto hacía que también fuera el protector de los adolescentes, pero, en este caso, de los hombres jóvenes o efebos. Se le suele representar como un joven imberbe, sin barba, que porta un arco como su hermana o una cítara con la que tocaba en los banquetes de los dioses en las cumbres del monte Olimpo.

nombres de dioses romanos

Ceres

En los nombres de dioses romanos, la diosa Ceres es la diosa griega Deméter, diosa de la agricultura y del campo. Se la suele representar acompañada de cestos de fruta y espigas de trigo, incluso portando una cornucopia, el cuerno de la abundancia. De su nombre procede nuestra palabra “cereal”, elemento básico en cualquier agricultura y alimentación.

Vulcano

En los nombres de dioses romanos, el dios Vulcano era el equivalente a Hefesto, el dios de la fragua y del fuego. Vulcano era el dios protector de los herreros y de algunos artesanos. Se le representa como un hombre de mediana edad que porta un martillo junto a un yunque. De su nombre deriva la palabra española “volcán”.

Vesta

Finalmente, la última deidad que formaba parte del panteón romano, al menos de los dioses mayores, era la diosa Vesta, la equivalente a la diosa griega Hestia. Vesta es una de las diosas menos conocidas en la actualidad, ya que se esfera de protección era el fuego del hogar, es decir, el fuego eterno. Su aparición en la mitología es muy escasa. Su papel se reduce a proteger el fuego del hogar, que a su vez hundía su significado en el mito en el que Prometeo robó el fuego a los dioses para entregárselo a los hombres. A partir de ahí, los hombres prosperaron y comenzaron a construir ciudades. De este modo, se trata de una deidad asociada a la civilización. Se la suele representar como una mujer joven velada, que aparece junto a un altar y que protege el fuego eterno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here