Jeanne de Clisson, la mujer pirata que vengó a su marido
4.7 con 14 votos

¿Te convertirías en pirata y lucharías contra las fuerzas de todo un país para vengar la muerte de tu marido? Jeanne de Clisson pasó de ser una noble francesa a una corsaria, en el siglo XIV; una pirata vengativa que arrasó con cientos de vidas durante muchos años. ¡Ven con nosotros a conocer esta historia!

Jeanne de Clisson. La pirata que vengó a su marido

Después de que su esposo Olivier IV de Clisson fuera decapitado, Jeanne de Clisson inició su venganza. Vendió sus propiedades y se convirtió en pirata, comprando tres barcos con los que se encargó de perseguir a los barcos franceses en el Canal de la mancha. Mató tripulaciones enteras en nombre de su difunto marido. ¿Conocías esta historia?

Jeanne de Clisson, la mujer pirata que vengó a su marido

Jeanne de Clisson, nació en 1300 y murió a los 59 años. Era hija de Maurice IV de Montaigu, señor de Belleville y Palluau, y de Leticia de Parthenay.

Jeanne de Clisson había sido casada a los 12 años con Geoffroy, señor de Chateaubriant, con él tuvo dos hijos, pero en 1326 Geoffroy murió. Luego se casó en 1330 con el rico bretón Olivier IV de Clisson, a quien realmente amaba y apreciaba y con quien tuvo cinco hijos; Maurice, Guillaume, Olivier, Isabeau y Jeanne.

Oliver fue capturado en 1342 por los ingleses durante el asedio de Vannes, pero fue liberado por una suma de dinero bastante pequeña, después de un intercambio para el conde de Stanfford, lo que fue sospechoso e hizo que algunos consideraran a Olivier un traidor, así que fue arrestado por los franceses, juzgado por sus amigos y compañeros,  y sentenciado a muerte. Fue decapitado el 20 de agosto de 1343.

barco pirata, jeanne clisson

Muchos bretones se mostraron conmocionados por este hecho debido a que la evidencia nunca se mostró públicamente, y la ejecución se llevó a cabo como si fuera dirigida a un delincuente de clase baja; el cuerpo de Olivier fue colgado en París y su cabeza se envió a Nantes y fue expuesta sobre una pica en una puerta de la ciudad. Algo muy indignante para ser alguien de la nobleza. Esto fue lo que llevó a Jeanne de Clisson a vender sus tierras en Blain, su castillo en Clisson y una casona a las afueras de Nantes para comprar tres barcos que pintó de negro; “la flota negra” y reunir hombres leales que apoyaran su causa para atacar a las fuerzas francesas. Durante muchos años fue pirata y consiguió el apodo de “La leona de Bretaña” o la “Tigresa bretona”.

jeanne clisson, pirata, venganza

Pese a que no pudo ejecutar personalmente al rey de Francia, después de la muerte del monarca Jeanne se retiró de la piratería, pues se sentía satisfecha, ya que había conseguido provocar muchísimas perdidas y daños para él.

¿Que piensas sobre Jeanne de Clisson y la sentencia de su marido? No dejes de ver Madame Ching, de prostituta cantonesa a la mujer pirata más temida de todos los tiempos

Imágenes: Andrea Passoni, Milton Jung, Histoires de Pirates.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here