El perro es el mejor amigo del hombre, y esa es una frase que, aunque oigamos con frecuencia, guarda una verdad latente. Son criaturas nobles y leales, cariñosas y que nos aman incondicionalmente, además de ser inteligentes, empáticos y protectores. Es por eso que un perro es la compañía ideal para cualquiera: se adaptan muy bien a la vida en familia y saben cuidar a sus amos, aunque esto signifique que tengan que hacer muchos sacrificios. Los perros siempre están dispuestos a ayudar, y una de sus mayores virtudes es, sin lugar a dudas, la lealtad. ¿Lo dudas? Entonces debes conocer la historia de Hachiko, un perro que se hizo famoso por su lealtad y que, incluso, logró hacer que su vida y sus virtudes fueran llevadas a la gran pantalla. Conoce todo sobre su historia con nosotros en Supercurioso.

 Conoce la historia de Hachiko. El perro más leal del mundo

Conoce la historia de Hachiko. El perro más leal del mundo

La historia de Hachiko le dio la vuelta al mundo y es harto conocida, sobre todo después de su aparición en la gran pantalla, en la película protagonizada por Richard Gere y el noble perro que interpretó a Hachiko. Esta película narra la vida y lealtad que un akita, el perro fiel japonés, le muestra a su dueño. El filme, que está basado en una historia real, muestra a un noble can que diariamente va hasta la estación de tren más cercana a esperar a su dueño que llega del trabajo y que, tras la muerte inesperada del dueño, sigue esperando, diariamente, su regreso. El dueño, por supuesto, no vuelve, pero el perro no desfallece por nada: su misión está clara y va a cumplirla, y lo seguirá esperando hasta el día de su muerte.

Sin lugar a dudas, se trata de una historia encantadora. No obstante, después de haberse convertido en una de las historias más nobles sobre un can y el amor de este a su amo, hay nuevas teorías que apuntan a que no fue tan así como nos lo narraron. De hecho, hay quienes apuntan a que este maravilloso can era más leal a la comida que a su dueño. Entonces, ¿qué es lo que se esconde tras la historia de Hachiko? Pues bien, vamos a revisar la verdadera historia de este gran canino y vamos a ofrecerte todo lo que debes saber al respecto. ¿Te animas a descubrirla?

1. ¿Cuál es la verdadera historia de Hachiko?

Aunque en el cine la historia de Hachiko fue interpretada por actores norteamericanos, la verdadera historia de este maravilloso es una de las maravillas que ver en Japón. Hachiko, en esencia, era un perro muy fiel y noble, según el relato que conocemos originalmente, que un día, después de que su dueño se ausentara por varios días, salió hasta la estación de tren a esperar el regreso de su amo. Por supuesto, Hachiko ya había estado otras veces en la estación de tren, por lo cual se conocía el camino. Después de todo, los akita son una de las razas de perros más inteligentes.

Desde ese momento en adelante, cada vez que su amo no estaba, él iba a esperarlo a la estación de tren, en una comunidad cercana a Tokio. El amo del perro de raza akita, Ueno Hidesaburo, tomaba el tren todos los días hasta Tokio, ciudad en la que daba clases, y cada vez que volvía se reencontraba con su fiel can. Así transcurrieron los primeros años de la vida de Hachiko, sin embargo, en 1925, su dueño sufrió un paro cardíaco mientras estaba en el trabajo, razón por la cual Hachiko nunca lo volvió a ver llegar.

No obstante, nada ni nadie pudo sacar a Hachiko de la plaza en las afueras de la estación, en la que diariamente, durante más de 9 años, esperó a Ueno, hasta el día de su fallecimiento el 8 de mayo de 1935. Casi 10 años de espera fiel, bajo la nieve, soportando el clima, inamovible, en su esperanza. De hecho, la historia de Hachiko se volvió tan famosa que muchas personas fueron a conocerlo desde diversas partes del país, y a apoyarlo en su espera y se convirtió en una de las curiosidades que ver en Shibuya. Antes de su muerte, ya se había erigido una estatua en su honor en el lugar en el que esperaba diariamente, y muchos años después de la muerte del can su vida quedaría inmortalizada en una película. Sin embargo, investigaciones recientes parecen sostener que este can era más fiel a la comida que a su dueño. ¿Por qué? Vamos a verlo.

2. ¿Hachiko era leal a su dueño o a la comida?

Hachiko era leal a su dueño o a la comida

El mensaje detrás de la vida de este can y de la película que fue grabada para conmemorar su historia engrandece aun más el cliché de la mascota canina como ejemplo de lealtad. Pero una nueva teoría presentada por japoneses expertos en la vida de este peculiar perro podría cambiar radicalmente lo que se creía hasta ahora. Presentaron esta nueva idea en una conferencia en el Museo Conmemorativo de la Literatura, en el distrito comercial de Shibuya; el mismo lugar donde se encuentra la estatua de Hachiko.

Como te dijimos más arriba, la historia de Hachiko comenzó cuando su dueño se ausentó durante algunos días de la casa y el can decidió ir a esperarlo a la estación. Ahora bien, lo que argumentan quienes han hecho seguimiento al caso de Hachiko es que este realmente no era tan fiel a su dueño, sino a la comida. ¿Por qué? Pues, aparentemente, cuando Ueno se topó por primera vez con Hachiko esperándolo pacientemente en la estación, este decidió premiarlo con algo especial, una porción de yakitori, un pollo especial japonés.

Desde ese momento en adelante Hachiko esperó fielmente a su amo, pues en parte sabía que cada vez que este llegaba él recibiría una suculenta recompensa. De hecho, tras la muerte de su dueño, Hachiko fue llevado a otra familia para que lo cuidara, pese a lo cual el can no perdía una oportunidad para escaparse de la casa. Su destino siempre era el mismo, se escapaba de su nuevo hogar para ir a la estación de trenes en la cual, se suponía, esperaba pacientemente a su amo. Pero quienes han decidido estudiar esta historia a profundidad han llegado a concluir otra cosa: Hachiko no iba solo a esperar a su amo sino que, además, iba a esperar la recompensa que este puntualmente le ofrecía al encontrarlo allí esperando, creando así uno de los mitos de los perros más conocidos en la actualidad.

Entonces, ¿qué? ¿Esta es la historia de un perro que se quedó esperando durante casi 10 años por su anhelado pollo? Según estos expertos la lealtad de Hachiko en realidad era lealtad a su comida favorita: estas brochetas de pollo al estilo japonés, llamadas yakitori. Quienes siguen esta teoría afirman que Ueno, el amo de Hachiko, lo volvió adicto a esas piezas de pollo y que Hachiko esperaba con ansias su ración diaria, pasara el tiempo que pasara. Así, la espera se alargó durante más de 9 años.

Parece, no obstante, una conclusión un tanto difícil de creer. Aunque puede que seamos un tanto románticos con la historia de esta criatura, cuesta un tanto creer que un perro se haya quedado esperando casi 10 años por su recompensa, y es esto lo que ha llevado a muchos a creer que el can esperaba fielmente a su dueño, razón por la cual la historia de Hachiko se ha convertido en una de las más conocidas entre un hombre y su perro. Tanto así que, como te dijimos más arriba, fue llevada a la gran pantalla.

3. La historia llevada al cine

Quizá sea que los hombres somos más propensos a creer en ese amor incondicional que nuestras mascotas nos ofrecen, y por esta razón es que la historia de Hachiko fue llevada a la gran pantalla, mediante la cual se hizo mundialmente famosa. Titulada como Hachi: a dog’s tale(Hachi: la historia de un perro) originalmente, y traducida como Siempre a tu lado, la historia de este increíble can conquistó nuestro corazones en el año 2009, cuando se estrenó este gran filme. Esto, al menos, en la versión norteamericana, pues casi 20 años antes, en 1987, ya se había estrenado la versión japonesa de esta película, la cual narraba la vida de este perro fiel.

Quizá fueron estas dos películas las que le terminaron de conferir un halo romántico a la historia de Hachiko, y la razón por la cual esta nueva teoría no ha sido bien recibida por los habitantes de Shibuya, ciudad en la que se desarrolló la historia de este noble canino. De hecho, la idea que Hachiko esperaba a su amo por amor, cariño y lealtad es más fuerte que las teorías nuevas que puedan surgir y que pudieran desacreditar su amistad. Los animales actúan por instinto, aunque recientes experimentos e investigaciones apuntan a que algunos animales tienen cierto grado de entendimiento y hasta se está investigando si tienen cierto grado de conciencia. Esto los motivaría a ser leales por amor y no por simple comida o un lugar donde dormir.

Son siglos y siglos de evolución en conjunto, por conveniencia y por amistad, lo que ha hecho que ambas especies, la canina y la humana, nos llevemos tan bien. Y es que si bien un perro nos ama por cierta conveniencia (lo alimentamos, le damos un hogar y hacemos su vida mucho más fácil), la verdad es que esa relación de conveniencia se encuentra tan internalizada que ya no la vemos, y ahora lo que nos une, o al menos así es en la mayoría de los casos, es el amor. Ha de ser por eso que preferimos creer la versión romántica de la historia, la que nos narra que Hachiko iba pacientemente a esperar a su dueño cada día, y no por un trozo de brocheta.

Y tú, ¿qué piensas sobre la increíble historia de Hachiko? ¿Iba a esperar fielmente a su dueño o, contrario a esto, deseaba su trozo de brocheta? Desde Supercurioso nos inclinamos a pensar que, si bien Hachiko deseaba su recompensa, la motivación principal del perro fiel era volver a ver a su amo. Sin duda, la historia de Hachiko es una de las curiosidades de Japón.

¿Te ha gustado nuestro artículo sobre la historia de Hachiko? Déjanos tu opinión sobre esta genial historia en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here