En este artículo vamos a hablar de un tema muy supercurioso: cómo han sido tratadas las mujeres en todas las épocas cuando menstrúan.

La menstruación en la historia

La palabra “menstruación” proviene del latín menstruum, que a su vez viene del griego mensis, que significa «mes». En la antigüedad dos hechos asociaron la menstruación a la luna: la periodicidad del ciclo menstrual y el mes lunar, y la influencia que la luna ejerce sobre las mareas, que intuyeron también podría ejercer sobre los líquidos y humores del cuerpo, siendo la menstruación la evidencia más clara de movimiento y eliminación de líquido corporal causados por la luna.

Las fases de la luna en una mesa de altar de roble
Las fases de la luna en una mesa de altar de roble

Las fases lunares, así, estuvieron relacionadas con los ciclos menstruales femeninos, dándoles una dimensión entre mágica y fantástica.

La menstruación en la cultura

La sangre mensual femenina es un tema de gran tradición negativa en la historia universal. Esta sangre, y la posibilidad de sangrar todos los meses sin que le ocurra algo grave a la mujer, fue observada por los hombres prehistóricos seguramente con mucho temor, y comenzaron las primeras supersticiones alrededor de lo que sucedía una vez al mes.

Probablemente uno de los primeros temores asociados ocurriera entre los cazadores de la prehistoria, que pensaron que esa sangre podría atraer a animales peligrosos aumentando el riesgo de ser atacados.

Entre los persas, en el siglo VIII a.C., ya pensaban que la mujer menstruante y la recién parida eran impuras, y eran aisladas durante algunos días en un cuarto lleno de paja seca, alejado 15 pasos del fuego y del agua (considerados elementos puros).

Baile ritual de Bali para las niñas con su primera menstruación. Sólo ellas pueden bailar al frente
Baile ritual de Bali para las niñas con su primera menstruación. Sólo ellas pueden bailar al frente

En la India oriental, para el siglo VI a.C. existían unos ritos purificadores para la mujer con la regla realmente notables: este ritual establecía acciones muy precisas, como por ejemplo frotarse los dientes, hacer gárgaras 12 veces y lavarse manos y pies; luego zambullirse 12 veces en el río, salir y frotarse el cuerpo con lodo y estiércol fresco, volver al agua y zambullirse 34 veces, y repetir las friegas, zambullirse de nuevo 24 veces más, frotarse el cuerpo con azafrán y luego, por último, sumergirse otras 24 veces. Como para quedar totalmente limpia.

Sin ir muy lejos en el tiempo, actualmente los pueblos indígenas de Venezuela (como el pemón) guardan más o menos estrictamente ciertas conductas: cuando la mujer tiene su periodo no puede cocinarle a nadie, no puede ir al conuco, no puede salir de su casa, pues eso acarrearía males para los hombres, aunque también es cierto que ya no se cumplen con tanta rigurosidad (la modernidad ha llegado a todas partes).

La menstruación y la medicina

Tradicionalmente, como vemos, la mujer que menstrua es vista como algo sucio, y por desgracia ha sido una constante a través de la historia hasta incluso nuestros días.

Hipócrates, por ejemplo, que vivió entre el 466 y el 377 a.C., pensaba que la sangre menstrual era un desecho porque la mujer generaba demasiada sangre, y al ser “demasiado caliente” la menstruación servía para atemperar su organismo. Por su parte, otro médico famoso, Galeno (II a.C.) pensaba exactamente lo contrario, que la mujer era fría y húmeda, y la menstruación era debida a la imperfección femenina, lo que provocaba una digestión anormal de los alimentos y a través del sangrado se eliminaban los desperdicios.

mujer

Esta “impureza” tradicional nos ha acompañado siempre, junto a poderes mágicos y peligrosos. Uno de los responsables de estas ideas fue Plinio El Viejo, un señor que vivió entre los años 23 y 79 d.C., quien decía que no había nada más poderoso, para bien o para mal, que la sangre menstrual femenina. De hecho, a la menstruación se le atribuían cosas disímiles, desde curar verrugas, manchas de nacimiento, gota, bocio, epilepsia, hemorroides, lepra y dolores de cabeza hasta alejar a los demonios.

Las hechiceras la utilizaban para filtros y encantamientos, y ya a partir de los siglos XVIII y XIX, comenzaron a relacionar la melancolía con el útero y el “supremo poder” que éste ejercía sobre la voluntad y el estado femeninos.

menstruacion

La generalidad de los médicos pensaba que cuando la mujer tenía la regla se encontraba especialmente débil y predispuesta a enfermedades perniciosas. Recomendaban entonces tomar reposo y evitar cualquier tipo de actividad física, ni bailar, ni correr o viajar en carruajes.

No lo vas a creer pero apenas a comienzos del siglo XX, con una serie de descubrimientos, dos médicos alemanes, Fritz Hitschman y Ludwig Adler, lograron determinar que el ovario tenía “cierta” influencia sobre la menstruación y los procesos fisiológicos del útero en el embarazo, pues hasta esta fecha se sabía que había alguna relación entre la falta de menstruación y la capacidad de engendrar, pero no exactamente cuál.

Esto facilitó que todas las supersticiones asociadas a la regla hayan perdurado hasta el día de hoy en todas las culturas del mundo, en mayor o menor medida.

Miles de años transcurrieron para que la ciencia descubriera que los órganos genitales femeninos tienen funciones específicas en la búsqueda de la gestación. Entre tanto, conceptos mágicos y astrales, filosóficos y médicos intentaron explicar la menstruación y colocaron a la mujer como fuente de posibles peligros, para los que la rodeaban y para ella misma.

Cartel en un templo de Indonesia, que dice: "Atención: No se permite entrar a este templo a las mujeres con la menstruación. Gracias"
Cartel en un templo de Indonesia, que dice: «Atención: No se permite entrar a este templo a las mujeres con la menstruación. Gracias»

Hasta el día de hoy, hay personas (incluso mujeres) que creen que no es adecuado hacer tortas o lavarse el cabello durante “esos días del mes”. Y esa condición ha sido una más en la larga lista de razones para discriminar a la mujer, como es el caso de las viudas blancas de la India.

¿Tú qué opinas?

Imágenes: Eugenia LoliGuian Bolisay, Patrik M. Loeff, Zeal Harris, dominiqueb, dragonoak, hermetic hermit

30 Comentarios

  1. que triste que una mujer siga perpetuando los conceptos erróneos acerca de la menstruación, y comente solo las creencias negativas al respecto. que hay de todas las historias positivas y la reverencia que algunos pueblos tenian sobre la menstruación, como por ejemplo: subir en trineos a las mujeres y pasearlas por los campos para fecundar así la tierra muerta por el frío del invierno. o que las mujeres en Egipto pasearan por los sembradíos para evitar plagas etc. es tiempo de informar de una manera diferente pues aquello en lo que enfocamos se hace realidad.

  2. Pienso q eres una mala escritora no te basas sino en lo negativo cuando hay muchísima información sobre lo positivo de la menstruación.de paso eres mujer q vergüenza para tu genero seguir manteniendo las estupideces q los hombres han catalogado de la menstruaccion por años. Ninguna mujer debería avergonzarse de la menstruación es una bendición. Una de sus bondades es en el sexo. Es mas rico e intenso hacerlo con la regla. Documentate mas!

  3. Yo estoy en desacuerdo con Paco y Ana, más con Ana que creo que puede haber ofendido a la escritora al decir que es una «vergüenza para su género» ya que en el título del artículo aparece «(I)“ lo que significa que es la primera parte de este artículo y me gusto la forma en que lo redactó al hablar sólo de aspectos negativos ya que con ello puede escribir una segunda parte del artículo que hable a cerca de como se veía la menstruación en la antigüedad de manera positiva. Creo que no sólo hay que criticar por criticar y menos de manera irrespetuosa.

    • Armando Es mas irrespetuoso hacia la mujer este articulo. Pero no me sorprende q critiques ya que debes ser uno mas de los hombres machistas q les da asco este tema la sangre y q avalan todo lo negativo hacia la femeneidad. Ana al igual q Las mujeres también tenemos derecho a opinar por si no lo sabes o te molesta. Por artículos como este seguimos siendo marginadas y esta mal de la autora que no investigue y solo hable del aspecto negativo. Y mas por ser mujer. Así q armando comenta con propiedad! Y respeta las opiniones de los demás.

      • parece que el escrito de Armando Lugo es demasiado difícil para ti no eres capaz de interpretarlo porque tienes un cerebro del tamaño de un frijol, deberías hacer un cursito de interpretación, empezando por que el es quien defiende a la escritora por que al parecer Ana, el senor paco, y tu luisa no entienden que es la primera parte siempre se empieza con algo y en esta ocasion con lo negativo, dejen la criticadera, y no creo que armando sea el machista eres tu querida feminista, deja de ver porno y perder tu tiempo haber si asi logras comprender los escritos mas fácil… abrazos

        • va para ti tambien ana, que al parecer tambien tienes un cerebro de frijol por los otros comentarios, hay buenos cursos hasta gratis para que leas mas y te alteres menos, queria feminista

  4. Yo en ningún momento dije que me de asco la sangre ni que sea machista, sólo me referí a que este artículo se basa en las ideas negativas que se tenían de la menstruación en la prehistoria, causadas por la ignorancia del tema, ahí no dice que sea lo que la autora de este artículo piensa acerca de la menstruación, es sólo la primera parte de un artículo centrado en ideas negativas, más no es el único punto de vista que se tiene de ello o que la menstruación sea mala. La verdad a mi se me hizo interesante este artículo porqué te explica como era vista de manera negativa la menstruación y recalcó, el artículo no dice que esta sea la única perspectiva que se tenía de la menstruación en la antigüedad

    • si la intencion de la autora ubiese sido positiva desde el principio ubiese puesto las partes positivas y las negativas sucesivamente no solo basarse en los hechos en que las mujeres fuero discriminadas a traves del tiempo por el siclo menstrual, estoy de acuerdo con Anay luisa y estoy conmovida de que halla sido un hombre el que halla visto el punto negativo y halla dado informacion positiva del tema, gracias paco, espero de que la escritora deje de senyirse apenada de su ciclo menstrual y se de cuenta de que en realidad es beneficioso para su salud, su cuerpo y mente

  5. En el colegio no os enseñaron a la comprensión del texto escrito, comentarios de texto y esas cosas vamos… Que crueldad he visto en algunas opiniones acerca de la autora y de lo expuesto, hay que ser retorcida… Estoy de acuerdo con Armando, es un post informativo y anecdótico sobre algunas costumbres a lo largo de la historia acerca de la menstruación, ni determina que esa sea la postura de la autora ni acota el tema únicamente a lo negativo. Estoy segura que habrá otro post donde nos contará la parte más positiva de la menstruación. Un poquito de respeto por los autores y más comprensión escrita ejem… ah! Soy mujer y para nada me he sentido ofendida acerca de lo leído en la entrada. Animo a la autora a seguir con este tema tan interesante

    • Es una ofensa para todas las mujeres del mundo que al leer esto no puedan tener idea que a pesar de que muchos lo considerando negativo hubo otras que si lo apreciaban como lo expone paco.

      Con solo buscar el google la historia de la menstruacion a traves del tiempo todos los articulos hablan tanto de lo positivo que se le atribuia como lo negativo. Exponen Ambas caras de la moneda . Por eso difamo a esta escritora que no solo averguenza a su genero sino que no es capaz de informar y concientizar a traves de sus «articulos» si asi se le puden decir! me senti mas agradable leyendo el articulo de paco.
      Armando y rehtse busquen en google cualquier articulo relacionado con la menstruaccion a traves de la historia y se daran cuenta de la pobre y poca investigacion que la «escritora» hizo con este articulo, de hacer creer a la gente que la menstruacion siempre ha sido tomada como algo vil y terrorifico. cuando es falso.

      • Ana, no generalices por favor no TODAS las mujeres que leímos este artículo nos sentimos ofendidas. Ciertamente faltó más investigación por parte de la autora, eso no significa que se avergüenza de ser mujer, desde mi punto de vista ella quiere mostrarnos la forma en que la menstruación era vista en épocas pasadas dándole cierto enfoque a lo que la ignorancia y a su vez falta de investigación conlleva.

      • Ana, ya que eres tan buena haciendo críticas y tan excelente investigadora de Google, anda redacta un artículo que se igualé o superé al de Maite.

        Criticando demostraste ser buena, veamos si eres tan buena creando contenido.

        Maite, ánimo. Esperaré ansiosa la segunda parte;)

  6. Caramba!!! En ningún momento leí la ofenza hacia la mujer en este artículo, el título mismo lo dice «La menstruación en la historia (1)» osea, para quien no entendió o no leyó bien el título significa que va a seguir una continuación sobre el tema. Probablemente en la segunda parte (que ya espero leer pronto) habla sobre lo bueno que ay que decir sobre esta hermosa tortura. A la autora la felicito x el artículo, me a resultado enriquecedor puesto que había leído solo un poco sobre el tema.o yespero la segunda parte

  7. Caramba!!! En ningún momento leí la ofenza hacia la mujer en este artículo, el título mismo lo dice «La menstruación en la historia (1)» osea, para quien no entendió o no leyó bien el título significa que va a seguir una continuación sobre el tema. Probablemente en la segunda parte (que ya espero leer pronto) habla sobre lo bueno que ay que decir sobre esta hermosa tortura. A la autora la felicito x el artículo, me a resultado enriquecedor puesto que había leído solo un poco sobre el tema.

  8. Senores y Senores HISTORIA es HISTORIA y esto lo es, mas nada que decir, y creo que tienen exceso de FEMENIDAD a las personas ofendidas, buenos dias.

  9. Muy interesante el artículo, espero con ansias la segunda parte y si hay más también. Con la historia se puede uno imaginar, las etapas en la cual la mujer era tratada de distintas formas, que hasta en la menstruación, eran parte de rituales y prohibiciones. Que bueno que estamos en otros tiempos, en donde la información es científicamente probable, y lo demás seguirá siendo historia.

  10. No me he sentido ofendida por este artículo y no veo necesario ser tan duro con la escritora y acusarla de lo que se le ha acusado. Es un hecho que en muchas culturas (hasta hace poco además, lo cual si que es una vergüenza) se veía la menstruación como algo sucio y negativo. Hay maravillosos ejemplos de todo lo contrario pero no por eso se debe descalificar a la escritora. Educación ante todo ¿Por qué en vez de ser ta agresivos no sugerís un artículo que cuente lo positivo? Estoy segura de que ella lo hará encantada si se pide de buenas maneras

  11. La verdad,me gustó mucho el artículo,es muy interesante. Creo que la autora lo hizo muy bien, muestra aspectos negativos y los critica,no los aplaude. Es más,al final es evidente que no desea que se siga con este concepto y/o conducta.

  12. A ver…. como os ponéis, si no habéis entendido el artículo no escribáis y muchísimo menos ataquéis a la redactora del artículo que lo único que ha hecho ha sido reflejar como las mujeres han sido discriminadas por la menstruación y como muchas de esas supersticiones han llegado hasta ahora (yo conozco a más de una que dice que si haces mayonesa en esos días se te corta….), porque todas las supersticiones que hay ahora son negativas ¿o en eso no os habíais fijado? yo no conozco ninguna superstición actual que diga que si le pasas un cupón de lotería a una menstruante te vaya a tocar o que la sangre cure el cáncer….

    También hay que entender que es la parte nº 1 y que normalmente en estas cosas siempre se empieza por lo malo y seguramente si hubiera puesto solamente las cosas buenas os hubierais sentido ofendidas también porque entonces parecería que a las mujeres se nos adoraba cuando teníamos la menstruación cuando en la mayoría de las ocasiones eramos discriminadas por este hecho.
    Llevo cerca de un año visitando la página, pero esta es la primera vez que he creído conveniente comentar ante los ataques absurdos a la redactora y las opiniones de las mujeres que se creen con derecho ha decirnos lo que debemos pensar o como debemos sentirnos el resto y luego piden respeto…
    Ya aprovecho para daros la enhorabuena con la página que me encanta y que visito a diario!!

  13. Entiendo que muchas veces el espacio de los comentarios se convierte en un espacio de debate, cosa que me parece justa y necesaria. Entiendo también que no todo lo que una escribe gusta o agrada, los textos una vez escritos ya no le pertenecen a sus autores, deben defenderse solos. Recibo agradecida las críticas constructivas y lamento que haya habido personas que malentendieron el artículo. Sí, tal vez me enfoqué en lo negativo. Sólo quería resaltar la cantidad de supersticiones injustas creadas alrededor de la menstruación, y que, querámoslo o no, nos guste o no, siguen funcionando en muchos lugares. Lo único que quiero decirle a Ana, a Luisa y a Paco es que yo vivo en un país en donde pensar distinto se resuelve insultando y descalificando, y que yo no creo en ese proceder. Están en su derecho de que no les guste el artículo. Pero gracias por haberlo leído, a ustedes y a todos los que han comentado antes y después, de parte de todo el equipo de Supercurioso

  14. […] humores”…) y podía presentarse en dos momentos de la vida: cuando se daba la primera menstruación o cuando se iba […]

  15. Me encantan los artículos de supercurioso, leo al menos uno todos los días y por ello creo que hay que reconocer el esfuerzo de todos los integrantes del equipo para redactar estos textos tan interesantes. Tienen mi apoyo y reconocimiento a pesar de las críticas sin sentido de algunos lectores que les es sencillo insultar y desacreditar.

  16. En la historia muy pocas veces se reconoce el proceso menstrual como «saludable», distinto a lo que hoy conocemos gracias a la Ciencia y las luchas feministas: «Es historia y no quiere decir que tenga que reflejar todo lo positivo en épocas anteriores, lo cual se contradice ya que la mayoría de culturas se inclinan por la patriarcalidad como sistema social, y a su vez al rechazo del ser femenino y a los aspectos de la misma sexualidad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here