Valora este post

¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo, queremos recordarte con muchísima ilusión que tenemos un nuevo canal de Youtube que nos encantaría que visitaras y del que nos gustaría que formaras parte suscribiéndote, ¡puedes hacer clic aquí ->  YouTube Supercurioso

Es posible que sea una de las escenas más conocidas de la cultura occidental: la de un hombre envuelto en una sábana blanca que avanza por un espacio con mucho mármol y que de pronto, al pie de unas escalinatas, es atacado a puñaladas por un grupo de hombres también vestidos con sábanas blancas (puedes decirles togas).

Y poco antes de morir la víctima, sorprendida al reconocer a su hijo adoptivo entre los agresores, exclama: “¡¿Tú también, Bruto?!”, o “¡Bruto, ¿tú aquí?!”, dependiendo de la traducción, o el doblaje, porque lo que en realidad recuerdas es una escena cinematográfica inspirada en la clásica y extraordinaria obra de William Shakespeare, Julio César.

La muerte de Julio César no fue exactamente como te contaron

El escenario del crimen

Los hechos narrados ocurrieron el año 44 a.C. en la poderosa ciudad de Roma, sede de una república que venía tambaleándose debido a sucesivas crisis políticas desde hacía casi un siglo y que aparentemente había logrado cierta estabilidad y prosperidad con el triunfo de Julio César en la última guerra civil y su nombramiento como dictador vitalicio.

Ruinas del Foro Romano
Ruinas del Foro Romano

La víctima

Cayo Julio César (100-44 a.C.), aunque no pueda compararse con otros grandes hombres de la antigüedad, como Pericles o Alejandro Magno, fue un político y militar destacado, miembro de una antigua familia romana, que se consideraba descendiente del último rey que tuvo la ciudad antes de declararse república, y que luego de derrotar a sus enemigos hizo que el senado romano lo nombrase dictador a perpetuidad.

julio césar

Usó parte de su fortuna para ganarse al pueblo, y era muy querido por éste y por los legionarios.

Los asesinos

El creciente poder adquirido por César hizo pensar a muchos miembros del senado romano que el dictador lo iba a destruir. Al derrotar a sus adversarios, César fue magnánimo y perdonó a casi todos, entre ellos al hijo de su amante, Servilia, Marco Junio Bruto, permitiéndoles incluso volver a incorporarse al senado.

De esta banda de desagradecidos saldrían los 60 conspiradores, guiados por Cayo Casio Longino y Marco Junio Bruto, quienes decidieron aprovechar que ya César no se hacía acompañar por su guardia hispana, buscaron el modo de distraer y alejar de la escena a Marco Antonio, aliado y amigo del cónsul.

El homicidio y sus secuelas

El 15 de marzo los conspiradores interceptaron a Julio César cuando se dirigía al Foro, lo rodearon y comenzaron a apuñalarlo. Y aquí es donde la historia se aparta de la literatura: Julio César forcejeó con los asesinos y con un estilo, un puñal delgado y redondeado, logró herir al menos a dos de sus agresores, entre ellos a Bruto.

Ilustración grabada en madera coloreada a mano, en una traducción alemana incunable de Heinrich Steinhöwell del relato "De mulieribus claris" de Boccaccio, 1473.
Ilustración grabada en madera coloreada a mano, en una traducción alemana incunable de Heinrich Steinhöwell del relato «De mulieribus claris» de Boccaccio, 1473.

Sin embargo, no pudo resistir el ataque y finalmente se cubrió la cabeza con la toga para morir así con algo de dignidad, y expiró junto al busto de Pompeyo, uno de los enemigos que derrotó y persiguió hasta Egipto, donde precisamente le entregaron su cabeza.

Si el objetivo era salvar la república, el asesinato de Julio César tuvo el efecto contrario, pues provocó una nueva guerra civil, la muerte de todos los que participaron en el magnicidio y eventualmente, el nombramiento de un hijo adoptivo de Julio César, Octavio Augusto, como el primer emperador de la historia de Roma.

Y para cerrar con algo de humor y otro dato verdadero, parafraseamos una vieja canción mexicana: el día que lo mataron Julio César estaba de suerte, de veintitrés puñaladas sólo una era de muerte…

Y si quieres conocer más sobre este extraordinario personaje, no te pierdas 4 cosas que no sabías de Julio César.

Imágenes: Isakini, POP, Mike Licht, ididj0emama

1 Comentario

  1. Hola. Un solo comentario. Cayo Julio César puede ubicarse a la altura de los más grandes personajes de la Antigüedad, por debajo de Alejandro III pero perfectamente por sobre Pericles u otros estrategos o políticos. Su contribución a la grandeza de Roma (con la consecuente protección del desarrollo y del saber grecorromano que distinguen la cultura occidental moderna) es tanto en el plano militar (por ejemplo, su conquista de Galia es genial) como en el político: modernizó prácticamente todo el aparato estatal romano!

    Además no existe evidencia de que haya querido ser coronado como rey o imperator (cosa que sí hizo Octaviano Augusto).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here