Máquinas para controlar el tiempo: ¿Qué prefieres, invierno o verano?
Valora este post

Puede que te suene descabellado, que la sola idea te haga imaginar al típico supervillano de los cómics de Marvel, envuelto en una capa negra y sonriendo malévolamente, mientras entorna la manivela de una extraña máquina de luces verdes parpadeantes, ante una humanidad expectante y aterrada. ¿Es posible? ¿De verdad alguien ha ideado algo para conseguir semejante desafío? Pues la verdad es que sí, y el proyecto lleva años en marcha, alojado en un rincón montañoso y misterioso de Alaska. Sus siglas, para que vayas teniéndolo en cuenta el día en que veas nevar en pleno agosto, son “HAARP” (High Frequency Advances Auroral Research Project, o mejor dicho: Programa de investigación aurora activa de alta frecuencia).

Gakona (Alaska), la montaña habitada por 180 antenas.

Quién llegue por casualidad a este recóndito paraje, se encontrará, de pronto, con un escenario extrañamente futurista, a medio camino entre la ingeniería más puntera y la pura pesadilla. En estas instalaciones de la Marina y la Fuerza Aérea de E.E.U.U., se han alzado 180 antenas cuyo propósito es funcionar como una sola, emitiendo un billón de ondas de radio de alta frecuencia con el fin de entrar en la atmósfera e interactuar con la propia ionosfera, esa capa de la tierra situada más allá de la estratosfera y la capa de ozono.

antenas HAARP

¿Cuál es la versión oficial que se ha dado desde la Casablanca al respecto de este proyecto? Sencillo y práctico: El HAARP pretende estimular la ionosfera para crear ondas capaces de recorrer grandes distancias a  través de la atmósfera interior, o sea, penetrar en la Tierra para encontrar depósitos de misiles, túneles subterráneos, o poder comunicarse con submarinos.

Pero la realidad es que el HAARP actúa como un gran calentador ionosférico, el más potente del mundo, alzándose así como la más sofisticada arma geofísica construida por el hombre. Una de sus capacidades es el efecto “espejo”, dirigiendo sus efectos hacia cualquier zona del planeta que previamente se programe en ella.

Así que no, no es una máquina construida por un supervillano de Marvel, somo nosotros una vez más quienes hemos diseñado un nuevo tipo de arma capaz de intensificar tormentas, de provocar sequías, nevadas, terremotos y huracanes sobre territorio de un supuesto enemigo...

Aterrador, ¿Verdad?

Controlar el clima: un deseo largamente buscado

Existen archivos ya desclasificados por los servicios secretos donde se refleja el largo propósito por parte del ejército, el de diseñar algún tipo de tecnología capaz de utilizar la energía de la tierra como arma selectiva. Ya en los años 60 se llevaron a cabo múltiples proyectos con este propósito: causar inundaciones, tormentas eléctricas, en esencia, utilizar el poder de la propia “Gaia” en contra de la misma humanidad.

Entre los entendidos se dice que el proyecto será probablemente “vendido” al público como una especie de increíble escudo espacial capaz de detener la entrada de armas al territorio nacional o, para los más ingenuos, como un sistema para reparar la capa de ozono, cuando en relidad, el “HAARP podría propiciar el cambio climático al  bombardear la atmósfera con rayos de alta frecuencia.

invierno

Hay quien dice que esta máquina está basada en unas investigaciones del propio Nikola Tesla, una ingeniería que si operara al 100% podría crear anomalías climatológicas sobre ambos hemisferios terrestre, es decir, un cambio climatológico en un hemisferio desencadenaría otro cambio en el otro hemisferio. Sólo con enviar transmisiones de radio a los cinturones Van Allen, se pueden obtener y controlar enormes cantidades de energía.

La única diferencia entre Nikola Tesla y los científicos actuales, es que él tenía como finalidad aportar una mejor calidad de vida a la humanidad, dotarla de energía gratuita y hacer la existencia un poco más sencilla. Pero parece que las aspiraciones de los responsables del HAARP no siguen el mismo camino…

Existen noticias de que en Groenlandia, Noruega y en algunas Islas del Pacífico es posible que se instalen o se hayan instalado ya nuevas antenas pertenecientes al proyecto HAARP, aunque en realidad es muy posible que se alcen en muchos, muchísimos otros rincones del planeta. Ya saben, para protegernos de posibles ataques enemigos y preservar la capa de Ozono…

Si te ha gustado este artículo, puede que te interese descubrir el fantástico OVNI de Nikola Tesla.

6 Comentarios

  1. Este sistema ya operativo como dicen en este art.es verdad,se dice q algunos terremotos q ha sacudido el planeta estos últimos años se debe al funcionamiento de estas antenas,las consecuencias de este sistema es q mata centenas de animales marítimos,pues son los animales los más perjudicados,ya q ellos perciben todas esas ondas q sueltan estas antenas,el hombre construye para destruir….

  2. ese proyecto ya esta cerrado segun comentarios de un oficial de alto rango ante una asamblea de Estados unidos. Fue cerrado por los altos costos de operacion, pero mas que nada, porque el mismo oficial comento que ya tenian un proyecto que funcionaba mejor y con mas bajo costo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here