Por su estructura demográfica y su cultura, China es una nación de solteros, con unos 33 millones de hombres más que mujeres con quienes emparejarse. Pero este problema no es algo moderno pues hace siglos las mujeres optaban por tener dos esposos. Descubre por qué.

Por esto, las mujeres debían tener dos esposos en la China antigua

Las «ramas desnudas», como se llaman los hombres que aritméticamente no pueden encontrar una pareja en China, son numerosos y la cifra sólo comenzará a bajar entre 2030 y 2050.

Sin embargo, aunque sea algo que preocupe hoy en día, esta problemática se remonta siglos atrás. Desde 1700 hasta el siglo XX, China experimentó un exceso de población similar.

En la China rural de los siglos XVIII y XIX, las mujeres tenían dos (y a veces más) maridos. Esto ocurrió en todas las provincias de China, y en su mayor parte, sus comunidades lo toleraron o incluso aceptaron.

Así lo relata el historiador de la Universidad de Stanford, Matthew Sommer, en su libro Poliandría y venta de esposas en la dinastía Qing. En este trabajo trata la prevalencia poco conocida de la poliandria en las estructuras de la familia campesina. Como la mayoría de los campesinos eran analfabetos y la élite Qing consideraba la poliandria como sumamente inmoral, hay pocos rastros de la práctica.

Sin embargo, Sommer analizó registos judiciales de la época y encontró que los tríos o relaciones poliamorosas no eran cosa rara. Algunas relaciones poliándricas acabaron después de unos meses (terminando a menudo en crímenes registrados en expedientes legales). Pero muchos perduraron por años o incluso décadas.

Pero, ¿por qué tener dos esposos? Contrariamente a las asociaciones modernas sobre el poliamor, el propósito era proteger a la familia.

Las mujeres que hace siglos tenían dos esposos en China

Para los campesinos de la época era muy difícil sobrevivir. Entre 1700 y 1850, la población del Reino Medio triplicó de tamaño. Las tierras cultivadas, sin embargo, se duplicaron, surgiendo así la necesidad de que la gente trabajara más duro en la tierra. La hambruna en masa era común.

Mientras tanto, gracias al infanticidio femenino y al hábito de mantener concubinas de la élite china, entre otras cosas, el Imperio Medio estaba en medio de una crisis matrimonial. Los hombres rurales tenían que pagar un precio alto por una novia. La atención sexual de las mujeres, el compañerismo y la capacidad de tener hijos se convirtió en un lujo.

En caso de desastres o calamidades personales, las familias con un solo trabajador no podían costear sus alimentos. Algunas familias optaron por vender a sus hijos o permitir que un hombre más rico comprara a la esposa.

Así fue como surgió la idea de un segundo esposo como solución para obtener ingresos adicionales sin necesidad de separar la familia. Con este arreglo, la pareja primaria ganaba seguridad económica, mientras que el segundo esposo obtenía una familia y, a menudo, hijos que lo cuidaran en la vejez.

¿Qué te parece?

Imágenes: Wikimedia Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here