Origen del día de Acción de Gracias
Valora este post

Todos hemos podido ver en el cine cómo se celebra Acción de Gracias en América. Las familias y los amigos en Estados Unidos se reúnen para celebrar esta tradición que tiene lugar el cuarto jueves del mes de noviembre y degustar los platos que se acostumbra comer como pavo asado, patatas, pan y calabaza entre ellos.

Pero ¿sabes de dónde viene esta tradición? ¿Sabías que el primer Acción de Gracias se celebró en 1621 en Plymouth? Para conocer la historia debemos remontarnos a la emigración holandesa que se produjo en el año 1620 cuando estos peregrinos, que sufrían una gran persecución por sus creencias religiosas cristianas decidieron marchar hasta la Colonia de Virginia, Plymouth, rica en recursos y con la ventaja de contar con un importante puerto.

El problema fue que pisaron tierra en pleno mes de noviembre y no se encontraban en absoluto preparados para soportar las duras condiciones de la estación invernal con lo cual padecieron una gran hambruna durante meses. De hecho más de la mitad perecieron durante este periodo debido al frío y a la falta de víveres. Algunos incluso fueron víctimas de la pulmonía y el escorbuto. No obstante, otros tuvieron la suerte de recibir la ayuda de los propios indígenas que compartieron sus recursos con ellos y lograron sobrevivir.

Con la llegada de la primavera, los indígenas, que habían visto lo difícil que había resultado la vida para los colonos, decidieron ayudarles, compartiendo con ellos sus conocimientos sobre agricultura y les enseñaron a cazar y a pescar para poder ser autosuficientes. De esta forma lograron cosechar una gran cantidad de alimento tras el verano en 1921. Tan agradecidos estaban que decidieron hacer una fiesta de homenaje a los indígenas invitándolos a un gran banquete para devolverles la ayuda cuando lo habían necesitado y como celebración por haber sobrevivido. La fiesta duró tres días. Sin embargo, en esta primera ocasión no se sirvieron los platos realmente típicos de la celebración actual como la calabaza, ni la salsa de arándanos ni el pavo.

Así fue como el gobernador de la colonia estableció esta celebración como el día para agradecer a Dios por todo lo recibido durante el año. No obstante no sería hasta el año 1941 cuando realmente quedaría fijada en el calendario como fiesta oficial, siendo hoy una de las celebraciones favoritas de los ciudadanos estadounidenses junto con el 4 de julio (Día de la Independencia), ya que es la excusa perfecta para poder reunirse con los amigos y la familia y disfrutar de una buena comida todos juntos.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here