Valora este post

Como buen amante de los libros seguro que lo habrás hecho en alguna ocasión. Abrir uno de ellos y aspirar el olor de sus páginas. No sabes muy bien por qué, pero el olor te encandila y, a la vez, te sugiere cientos de esas historias que has leído con anterioridad en otras páginas, en otros libros, que no has podido olvidar. Nos gusta el olor que tienen y no sabemos la razón.

No importa que el libro sea viejo o nuevo, todos disponen de una especie de aroma peculiar que nos es grato a los sentidos y que estimula nuestra imaginación. Obviamente, dejaremos a un lado los manuales de estudio, esos que nos acompañan en nuestra vida de estudiante y ante los cuales solemos pasar horas y horas, intentando adquirir conocimientos. Hoy, en Supercurioso, queremos explicarte a qué puede deberse ese placer innato por el olor de los libros, de esos que nos cuentan mil historias, mil aventuras que nos hacen soñar y viajar sin movernos de la cama o el sillón.

La clave está en la lignina

Ese olor indescriptible de los libros, en realidad, no es tan misterioso ni tan enigmático. Todo es química y se debe básicamente a dos factores: el papel y la tinta. Hagamos primero una sencilla prueba, ve a tu estantería y coge el libro más viejo que tengas, ábrelo y entierra tu nariz en él. ¿A qué huele? ¿Te recuerda quizá ese olor a la vainilla? Es posible y esto se debe esencialmente a un elemento llamado lignina, uno de los polímeros orgánicos más frecuentes del mundo vegetal y con el cual se suele hacer la tinta y el papel de los libros.

3811537169_7654cf5a21_o_660x330

La lignina, además de conformar la tinta, lo que hace también es actuar como endurecedor de los árboles e impedir que los microorganismos y enzimas los devoren. Les ofrece, por así decirlo, dureza y resistencia. Y ahora viene el dato interesante: la lignina es a su vez, un derivado de la vainilla. Ambas sustancias son muy parecidas. De ahí, por ejemplo, que cuando estemos en una vieja biblioteca o librería, el ambiente esté dotado de fascinantes matices, que oscilan entre el olor a polvo, madera y vainilla. Nos es agradable y no sabemos por qué.

1544666955_59b057ac36_o_660x330

Ahora bien, como te habrás dado cuenta hemos estado haciendo hincapié en un pequeño matiz: «libros viejos», «viejas bibliotecas». La razón de ello es que, hoy en día, el papel de los libros está ya libre de ácidos y disponen de muy poca lignina. Esto se debe a que este polímero, al cabo del tiempo, amarilleaba las páginas, haciendo que los bordes estén un poco más tostados y el centro más claro. Cambiaba la textura, pero, eso sí, dejando a su vez un olor muy peculiar que a todos nos gustaba. Hoy en día, los libros tienen un pH más neutro y se conservan mucho mejor. Hemos perdido ese clásico olor, pero ganamos en durabilidad.

Otro factor que no podemos pasar por alto y que explica nuestra fascinación por el perfume de los libros, es el estar «condicionados emocionalmente». Si te gusta leer, si amas los libros, serás un apasionado de ellos sea cual sea su olor porque te recuerdan a todas esas historias leídas. a esas lineas que te emocionaron una vez y que te obligan, de un modo u otro, a seguir frecuentando el mundo de la literatura.

Ahora bien, no podemos pasar por alto la siguiente pregunta… ¿Tú que prefieres? ¿El olor de los libros viejos o el de los libros nuevos de ahora?

3507441358_f319623b0d_o_660x330

Si te ha gustado este artículo no te pierdas el extraño Mundo de Lewis Carrol. El autor de Alicia en el País de las Maravillas, ese libro que, sin lugar a dudas, habrá dotado tu infancia de ese olor tan particular

Imagen: Augusto SernaDave HeutsSilke Gerstenkorn

14 Comentarios

  1. Hola, me encantó el articulo, es una curiosidad que muchos lectores hemos tenido en alguna ocasión. Solo tengo buena pequeña observación, en el subtítulo dice «ligina» y ya en el último párrafo aparece «lignina» creo que hay un diminuto error, por todo lo demás muy bien, saludos.
    Me encanta su página.

  2. Muy buenas, me ha resultado muy interesante, pero me temo que hacer unas pequeñas observaciones.
    La primera que hace que me sangren los ojos es que no paras de insistir en una palabra totalmente desconocida e inexistente: la ligina. Hasta que he comprendido que hablabas de la lignina y no de un nuevo compuesto desconocido para mí, he tenido que llegar prácticamente hasta el final del artículo.
    Lo segundo es la auténtica acción de la lignina en el papel. Como bien has dicho lo degrada, pero no «tostando los bordes y dejando más claro el centro», sino que ese efecto es una cuestión de oxidación en contacto con la luz. Si no se produjera esa fotooxidación el amarilleamiento sería más homogéneo en todo el papel, provocando la «friabilidad» del documento y dando lugar a un papel más amarillento y quebradizo.
    Finalmente, los libros lamentablemente no han mejorado la calidad del papel, exceptuando aquellos que tienen papel estucado que sí, su pH no sólo es neutro sino que además es básico. Pero por lo demás, el papel actual en los libros sigue teniendo la misma duración de conservación que hace 70 años porque el proceso de fabricación sigue siendo exactamente el mismo: pasta de madera semiquímica, cargas básicas y blanqueadores oxidantes.
    Atentamente, una restauradora de documento gráfico a la que le encanta vuestra página y quiere contribuir a vuestra causa 😉

  3. Piérdete en las bibliotecas más originales del mundo | Maravillosas Frases del Mundo en HoyFrases

    […] capítulo posiblemente seas un auténtico apasionado de los libros. Te encanta abrirlos y aspirar su aroma, acariciar sus lomos viejos y gastados, pensar quién los habrá tenido en sus manos antes que tú […]

  4. […] ponerla en tu lista, pese a que además te hacemos una advertencia: si lo que deseas es gozar del olor de los libros, aqui no lo hallaras por ningun lado. Y te decimos esto porque lo que te anunciamos hoy es la 1ª […]

  5. […] libros huelen a magia, a tiempo contenido destilado en mil sueños, en mil mundos imposibles. Cada página es un universo […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here