Quizá en la actualidad sea algo que no esté tan claro, pero mucha de las cosas que vemos en el presente no siempre fueron así. De hecho, muchas cosas se deben a pequeñas conquistas sistemáticas que se fueron dando con el paso del tiempo y que comenzaron con cosas tan simples como ponerse un pantalón. Hubo un tiempo en el que esta prenda estuvo reservada solo para los hombres, y en el cual no solo era mal visto, sino rechazado culturalmente que una mujer usara estas prendas. Sin embargo, gracias a Luisa Capetillo, la historia del pantalón cambió para siempre. Y no solo la historia del pantalón, sino que esta fue una de las luchas de gran importancia por el empoderamiento femenino. ¿Quieres conocer más sobre la primera mujer que usó pantalón? ¡Acompáñanos en Supercurioso a conocer su historia!

La primera mujer que usó pantalón

Primera mujer que usó pantalón

De hecho, no fue Luisa Capetillo la primera mujer en utilizar esta prenda, ya que en otros tiempos, demasiado lejanos ya, hombres y mujeres utilizaban el pantalón con cierta igualdad. Sin embargo, la evolución de la sociedad y los prejuicios establecidos en Oriente y Occidente (predominantemente religiosos) fueron restringiendo el uso de esta prenda, que terminó por ser solo para los hombres y, en muchas regiones, solo para hombres adultos. Esto llevó a Luisa Capetillo a ser la primera mujer que usó pantalón en la historia reciente, y lo hizo a modo de protesta. Vamos a conocer un poco más sobre la historia de esta gran mujer que se ubica entre las más importantes mujeres de la historia.

1. Luisa Capetillo

Capetillo, nacida en 1879, fue una activista social, escritora, sindicalista y pionera del feminismo puertorriqueña. Durante toda su vida Luisa se dedicó a luchar contra las desigualdades y las injusticias. Fue una autodidacta desde muy joven, y siempre estuvo comprometida con diferentes luchas sociales. Tanto fue así que, en 1912, salió de Puerto Rico y se unión a diferentes causas y protestas tanto en Nueva York, como en Tampa e, incluso, en Cuba. Nunca dejó de luchar y, en una de las tantas protestas en las que participó, decidió utilizar pantalones, lo que en la época solo se le permitía a los hombres. Esto causó un gran escándalo social e, incluso, llevó a que la arrestaran. Ya en la corte, Luisa alegó que no había ninguna ley que le prohibiera utilizar pantalones, cuestión que el juez recalcó, dejándola en libertad.

A partir de allí, su nombre recorrería todo el continente, puesto que había sido la primera mujer en atreverse a tal cosa. Sin embargo, Luisa Capetillo fue mucho más que solo la primera mujer que usó pantalón. Luisa fue una revolucionaria que luchó por los derechos de las mujeres y que demostró, con su empatía y su compromiso, que la lucha contras las injusticias debían ser una tarea de todos los días. Durante su vida, terminada prematuramente en 1922, publicó diversos libros y ensayos dedicados a los temas más polémicos de su vida: la lucha por el voto de la mujer, la desigualdad entre ambos géneros y, en general, los derechos femeninos.

2. El pantalón como uso generalizado

El pantalón como uso generalizado

Luisa fue la primera mujer que usó pantalón, pero su ejemplo sirvió para que todas las mujeres se animaran a hacerlo inmediatamente. Pasaron muchos años, en los que, además, otras mujeres se atrevieron a usar esta prenda, no solo a modo de protesta, sino también con un sentido estético. Grandes figuras públicas como Katharine Hepburn, la aviadora Amelia Earhart o Marlene Dietrich destacaron por mostrarse públicamente en pantalones, rompiendo con los cánones establecidos. A esto se le sumó la llegada de la Segunda Guerra Mundial, en la cual los hombres de muchos países se vieron obligados a partir a la lucha mientras las mujeres se quedaban en casa. Debido a esta circunstancia, se impulsaron varias reformas y cambios sociales que llevaron a las mujeres a diversos espacios de trabajo.

Entonces las mujeres dejaron de pertenecer exclusivamente a la casa y a esta revolución se le sumó otra: el uso común del pantalón. Por supuesto, varias marcas aprovecharon esta circunstancia para diseñar y vender pantalones para mujeres, lo que terminó haciendo que esta prenda se popularizara en el sector femenino. Esto, por supuesto, fue un cambio cultural importante, y debe entenderse dentro de su contexto: si bien la influencia de muchas mujeres ayudó a promover este cambio, también las circunstancias históricas y sociales marcaron la pauta para que este cambio fuera posible. Después de todo, una sociedad no cambia de forma tan radical de un día para otro.

3. La lucha no ha acabado

Pues, bien, ya hemos visto, grosso modo, quién fue la primera mujer que usó pantalón y cómo esta prenda se popularizó a mediados del siglo pasado. Sin embargo, esto no significa que en la actualidad el tema del pantalón femenino, o el uso del pantalón en mujeres, haya acabado. Todo lo contrario, todavía algunos países, sobre todo por causas religiosas, prohíben a las mujeres utilizar este tipo de prendas. De hecho, no son pocas las corrientes religiosas que lo proscriben: los sijs, los menonitas, los pentecostales y algunas comunidades judías prohíben el uso de estas prendas en mujeres. E, incluso, en países como Sudán todavía persisten leyes que condenan el uso de «atuendos obscenos» en público, una legislación bastante imprecisa y que ha sido utilizada en este país para procesar penalmente a las mujeres que usan pantalones.

En este sentido, aunque a lo largo de la historia ha habido grandes logros y conquistas en la lucha por la igualdad de los derechos y por cosas tan simples como permitir el uso del pantalón, es importante aclarar que no todo se ha logrado, y que todavía faltan otras luchas por librar.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre la primera mujer que usó pantalón? ¿Sabías que hay países que todavía prohíben y condenan el uso de esta prenda en mujeres? Y, ¿qué otras luchas crees que se deberían estar librando en la actualidad? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here