Ni el número de dientes que enseñamos, ni la apertura de la boca, ni el blanco de la dentadura. La clave para saber si una sonrisa es verdadera o fingida está en los ojos.

En este post de Supercurioso vamos a contarte algunas pautas para que puedas distinguir una de otra. Una habilidad muy útil, sí, pero con ciertos riesgos emocionales. ¿Estás preparado?  ¡Di “cheese”!

Origen de la intriga

El interés por distinguir una sonrisa real de una forzada no es nuevo. De hecho, fue  el médico e investigador francés Guillaume Duchenne quien publicó en 1862 el primer estudio sobre las diferencias fisiológicas existentes entre ambas.

Guillaume Duchenne

Su método, eso sí, era muy poco “gracioso” para sus pacientes, ya que el doctor usaba descargas eléctricas para ver el funcionamiento de los músculos. Pero las conclusiones fueron pioneras en su época y, de hecho, dio nombre a la sonrisa auténtica: la sonrisa de Duchenne.

¿Qué concluye la Ciencia?

La sonrisa espontánea es consecuencia de un proceso límbico que provoca la contracción de los músculos cigomáticos mayor y menor cerca de la boca, autores de que se nos eleve la comisura de los labios, y del músculo orbicular, cerca de los ojos, que produce la subida de las mejillas y las arrugas al lado de los ojos. Es más, la presión, en este caso, puede ser tal que nos lleve a llorar de risa. ¿Te ha pasado, verdad?

Joven sonriendo

Por el contrario, una sonrisa forzada tiene origen en la corteza motora y aunque podemos conseguir el mismo efecto en la zona de la boca, muy poca gente puede mover el músculo orbicular de manera voluntaria.

¿Cómo reconocer una sonrisa falsa?

Igual que otros sentimientos se pueden descifrar por el lenguaje corporal , en el caso de la sonrisa el punto más revelador se sitúa en los ojos.

Si la persona esboza una sonrisa con los labios, pero sus ojos se quedan impasibles, sin arruguitas y sin brillo, esa sonrisa es forzada. Si hay movimiento en la boca y los ojos, la sonrisa es real.

Diferentes expresiones y sonrisas

Además, en la sonrisa fingida se aprecia una ligera asimetría en los labios, que tienden a elevarse más en uno de los lados, mientras que la auténtica suele aparecer instantes después del momento que las motiva, es gradual y dura más tiempo.

No es oro todo lo que reluce

Con estos indicadores, ¿te sientes capaz de distinguir si una sonrisa es real o fingida?

No es tan fácil. Existen muchas situaciones en las que podemos usar una sonrisa real: para ser educados, si estamos frustrados o incluso para mostrar nuestra respuesta a algo absurdo o que nos indigna.

Así lo recoge la investigación del Massachusetts Institute of Technology, que ha desarrollado un programa informático capaz de detectar el origen de la sonrisa.

No hay que olvidar el factor social, ya que no toda sonrisa provocada supone un sentimiento negativo, ni viceversa. Puede que la persona que tienes enfrente te muestre una sonrisa auténtica, pero por el gorro tan ridículo que llevas y no porque se alegre de verte. Por el contrario, es posible que recibas una sonrisa forzada en un momento dado porque esa persona tiene un mal día, pero ha tenido la amabilidad de mostrarte su mejor cara.

Y es que la sonrisa se ha convertido en una gran herramienta social, un vehículo para encajar, ser aceptados y causar buena impresión. De hecho, el Dartmouth College de Hanover (E.E.U.U.) ha realizado un estudio en el que concluye que los políticos que aparecen con una sonrisa real en los carteles electorales tienen mayor éxito en las urnas que los que usan una forzada, y son muchos los actores que reciben clases para mejorar este gesto en sus actuaciones.

Y no podíamos despedir un artículo sobre sonrisas sin mencionar a la más famosa y enigmática: la Mona Lisa. ¿Te atreves a dar tu veredicto? ¿Real o falsa? 

La sonrisa de La Mona Lisa

Imagen:Shandi-lee CoxViewminderwewiorka_wagner, Roy Sinai, Amanda, spablabyou can count on me

11 Comentarios

  1. Yo creo que es real se ve como si un lado estuviera mas arriba que el otro porque ella esta de semiperfil. Y esta mirando hacia el lado como si algo le hubiese causado risa y el pintor retrato esa sonrisa que tiene

  2. Hola! Estoy de acuerdo con la mayoría. Veo los labios algo asimétricos y, sobre todo, los ojos no me parecen que reflejen la sonrisa. Siempre puede ser que esté disimulando la risa y de ahí ese gesto tan enigmático, pero es más complicado disimular el brillo de los ojos que la sonrisa de la boca. Ay, la Gioconda y su misterio!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here