En las alturas del Tibet se encuentra una sociedad donde no existe el matrimonio, y por lo tanto, tampoco existe el divorcio, las mujeres rigen y todo se dictamina según el linaje materno. Los núcleos familiares tampoco son algo que se halle dentro de la sociedad de la comunidad de los Mosuo, ubicada en el suroeste de China al pie del Himalaya. Descubre más sobre esta tribu tibetana.

Bajo un matriarcado vive una tribu tibetana con una larga tradición

Aunque suene extraño una sociedad sin padres, sin matrimonio ni divorcio y donde no existen familias nucleares, es una realidad. La abuela se sienta en la cabecera de la mesa y todos sus hijos e hijas viven con ella, junto con los hijos de esas hijas, siguiendo la línea materna. El rol de los hombres es más bien el de donantes de esperma que inseminan a las mujeres, pero tienen, muy a menudo, poca participación en la educación de sus hijos.

Este mundo progresista, feminista o matriarcado anacrónico -tan sesgado como cualquier sociedad patriarcal, dependiendo de su punto de vista- existe en un exuberante valle en Yunnan, al suroeste de China, a los pies del lado oriental del Himalaya. Son una antigua comunidad tribal de budistas tibetanos, conocidos como los Mosuo, y viven de un modo sorprendentemente moderno: las mujeres no solo son tratadas como iguales, sino como superiores a los hombres y ambos sexos tienen tantas o tan pocas parejas sexuales como deseen, sin ser juzgados por ello. Además, las familias en conjunto educan a los niños y cuidan a los ancianos.

Los hombres y las mujeres practican lo que se conoce como un «matrimonio ambulante», un término elegante para lo que son esencialmente furtivas, conexiones nocturnas con los amantes conocidos ,como «axia». Un sombrero de hombre es colgado de la manija de la puerta de los cuartos de una mujer como una señal a otros hombres para no entrar. Estos van desde una sola noche hasta encuentros regulares que se profundizan en asociaciones exclusivas y de por vida, y pueden o no terminar en el embarazo. No obstante, las parejas nunca viven juntas, y nadie dice, «yo acepto».

Las mujeres poseen y heredan propiedades, siembran cultivos en esta sociedad agraria, y administran los hogares -se encargan de la cocina, limpieza y crianza de los hijos-. Los hombres proporcionan fuerza, arando, construyendo, reparando casas, sacrificando animales y ayudando con grandes decisiones familiares, aunque la última palabra siempre la tiene la abuela.

A pesar de que los hombres no tienen responsabilidades paternas, puesto que es común que las mujeres no sepan quién es el padre de sus hijos -y no hay estigma vinculado a esto-, tienen una responsabilidad considerable como tíos de los hijos de sus hermanas. De hecho, junto con los tíos mayores por el lado materno, que a menudo son los tíos de menor edad de los hogares. Estos tíos más jóvenes son la principal influencia masculina en los niños.

¿Qué te parece esta curiosa comunidad?

Si te ha interesado conocer a esta fascinante tribu tibetana, descubre:

–  4 Sociedades que practicaron la poliandria, tener más de un esposo

Imágenes: Wikimedia Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here