Probablemente la mayoría de la audiencia esté de acuerdo con la premisa de que casi todos los gobernantes, sin importar su país o descendencia, están completamente locos o que algunos toman decisiones bastante cuestionables, no obstante puedo asegurarte que jamás leerás ocurrencias más hilarantes llevadas a cabo por un Rey en pleno apogeo, las cuales engalanaban su palacio y a sus fieles a diario.

Cristián VII. Un Rey especial

Nace en Copenhague, Dinamarca en el año 1749. Es hijo del Rey Federico V y Luisa de Gran Bretaña, obtiene el trono de Dinamarca y Noruega en el periodo de 1766 a 1808 y es considerado como uno de los gobernantes más débiles e ineficientes de su época.

Cristián VII de Dinamarca
Cristián VII de Dinamarca

Siendo hijo de un Rey alcohólico y un tanto agresivo, Cristián recibió maltratos desde niño, lo que probablemente ocasionó el deterioro a su estado mental. Se presume que el joven Cristián padecía un severo cuadro esquizofrénico, hecho que no alteró su destino como Rey asumiendo el trono a los 16 años de edad y contrayendo nupcias con la princesa de Gales, Carolina Matilde de Gran Bretaña, ese mismo año.

El escandaloso reinado

Debido a que era incapaz de llevar las riendas de su propio gobierno, Cristián VII cede sus obligaciones y decisiones a los ministros. Tras abandonar estas responsabilidades dedicó su vida a divertirse y hacer lo que deseaba; su mejor amiga en ese entonces era una prostituta llamada Anna Cathrine Benthagen, quien era compañera y cómplice en sus visitas a burdeles y desastres relacionados con la policía.

Clip de la película "A royal affair", centrada en la relación del Cristián VII, la reina Carolina Matilde y el médico del rey. En esta imagen: el actor que interpreta a Cristián VII
Clip de la película «A royal affair» (2012, Nikolaj Arcel), centrada en la relación del Cristián VII, la reina Carolina Matilde y el médico del rey. En esta imagen: el actor que interpreta a Cristián VII

El estado, en un intento por mantener en orden a su aún Rey, deportó a Benthagen a Wandsbek en la localidad de Holstein en Alemania, sin embargo las osadías del Rey estaban por comenzar.

Se dice que cuando se organizaban grandes reuniones y fiestas en el palacio, al estar a la mesa, el Rey Cristián VII arrojaba pedazos de comida en la cara de los ministros y demás invitados importantes. El monarca también gozaba al permanecer mirando con los ojos entrecerrados a quien se le diera la gana hasta el grado de poner nerviosa a su víctima.

Clip de la película "A royal affaire"  (2012, Nikolaj Arcel).
Clip de la película «A royal affair» (2012, Nikolaj Arcel).

En ese entonces, las expectativas de los pobladores no eran muy altas dado que los gobernantes antecesores a Cristián VII siempre habían sido un tanto extrovertidos e irreverentes, sin embargo la perspectiva cambió en el momento en el que el Rey comenzó a tener episodios de masturbación crónica que, para la época, indicaba que podría dañar su crecimiento o desarrollo normal.

Afortunadamente, los episodios de masturbación no los llevaba a cabo frente de importantes funcionarios y burócratas, es más para ellos tenía una bienvenida bastante diferente, cada que alguna de estas personalidades hacía una reverencia ante él, Cristián VII optaba por saltarles encima, había otras ocasiones en las que mientras sostenía una conversación con quien fuere lo abofeteaba sin razón alguna.

Consecuencias de su deterioro mental

La condición de Cristián VII empeoraba con el pasar de los años, él servía al estado sólo para brindar las firmas necesarias para tratados y leyes importantes de este modo el reino pudo mantenerse un tanto estable como monarquía, sin embargo tras conocer a su médico Johann Friderich Struensee y convertirlo en su consejero de estado y amigo personal, llevó a su país hacia una grave inestabilidad ya que Struensee logró crear y establecer nuevas reformas liberales que sólo pudieron conseguir problemas al Estado.

Clip de la película "A royal affaire"  (2012, Nikolaj Arcel). En esta imagen vemos a Cristián VII entre el doctor Struensee y su esposa la reina Carolina Matilde.
Clip de la película «A royal affair» (2012, Nikolaj Arcel). En esta imagen vemos a Cristián VII entre el doctor Struensee y su esposa la reina Carolina Matilde.

Así mismo y en un aspecto de índole más personal, Struensee comenzó un amorío con la reina Carolina Matilde, dando a luz a una hija que Cristian VII reconocería oficialmente como suya. El Rey Cristián VII muere por una aneurisma cerebral a los 56 años de edad.

¿Qué opinas de este Gobernante? ¿Crees que en estos tiempos pueda existir alguno parecido?

Si te ha gustado este artículo, puede que te interese conocer el oscuro Mundo del Marqués de Sade.

9 Comentarios

  1. Es muy interesante. Sobretodo lo de las reformas liberales. Respecto a los amoríos de su esposa, para el no tenían tanta importancia a pesar de que en la película le recordó a su medico lo que pasó con Ginebra y Lancelot.
    La traición supuesta fue lo determinante. Son las cloacas del estado involucionistas,como siempre.

  2. La iglesia con sus intrigas y avaricia y retraso e ignorancia en la vida del pueblo siempre imponiéndose con ayuda de los intolerantes. Parece que nos merecemos los gobernantes que tenemos menos mal que Federico reinstauró las leyes liberales.

  3. En la actualidad Zoilamerica Narváez , hijastra del actual presidente de Nicaragua , al acusar a su padrastros de violación, menciona en algún aspecto algunos actos de masturbación del imputado , aún estando en reuniones de estado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here