Vrykolakas o brucolacos | Los vampiros de la Antigua Grecia
5 (100%) 11 votos

En muchas culturas antiguas existen mitos sobre seres muy parecidos a los vampiros que conocemos en la actualidad. En Supercurioso nos acercamos a La leyenda del irlandés Abhartach, el origen del Drácula de Bram Stocker y a los extraños Jiang Shi, los vampiros de China. En esta ocasión queremos profundizar en una figura del folclore griego: los Vrykolakas o brucolacos, los vampiros de la Antigua Grecia.

En el folclore griego existe unas figuras semejantes a los vampiros en el sentido de que son criaturas muertas, no-muertas a las que llaman Vrykolakas. A diferencia de la idea de vampiro que tenemos en la actualidad no suelen consumir sangre, sino que causan un daño psíquico. ¿Quieres conocer más sobre estas misteriosas figuras?

Vrykolakas o brucolacos, vampiros de la Antigua Grecia

Suscríbete a nuestro Youtube | Gana una tarjeta Amazon 100$
Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de las mejores curiosidades en vídeo. Además, cada mes, ¡Sorteamos una tarjeta Amazon de 100$ entre los suscriptores más activos. ¿Quieres ser tú? 👉🏻 Haz clic y Suscríbete Ahora

Aunque la palabra Vrykolakas viene del eslavo “varkolak” en Grecia nos remite a unas criaturas que ya eran temidas en la antigüedad. 4.000 años a.C. ya se creía en la existencia de esos seres como veremos a continuación.

Vrykolakas o brucolacos, los vampiros de la Antigua Grecia

En la antigua Grecia existía la creencia de que los muertos podían reactivarse y quedaban en un estado especial, ni vivos ni muertos, pero con un cierto tipo de existencia. En toda el área de influencia griega se han encontrado tumbas que demuestran estas creencias. En Chipre, por ejemplo, en tumbas del neolítico se han encontrado restos de entierros que hacen pensar en vampiros: los cuerpos estaban en posición flexionada en el interior de pozos y sobre la cabeza o el tronco habían pesadas piedras de molino para que los difuntos no pudieran revivir y convertirse en vrykolalas. En otras tumbas de otros lugares de Grecia, los pies y las manos de los difuntos están cubiertos con trozos de ánforas de gran tamaño y peso con la misma finalidad que en el anterior caso: impedir que los muertos salieran de sus lugares de reposo.

Vrykolakas o brucolacos, los vampiros de la Antigua Grecia

Al parecer, estas creencias en los vrykolakas perduraron a lo largo de los siglos y fue con la llegada del cristianismo que fueron criticadas y abandonadas; al menos en apariencia.

Características de los vrykolakas

Las creencias antiguas, según los folcloristas, afirmaban que para convertirse en vrykolakas los difuntos tenían que haber sido sacrílegos, estar excomulgados, ser enterrados en un terreno no consagrado o simplemente haber comido en vida la carne de una oveja que hubiera matado un lobo o un hombre lobo. También un error en el rito funerarios podía conducir a un difunto a ese estado. Para comprobar si el muerto se había convertido en uno de ellos se habría la tumba y si el cadáver estaba incorrupto e hinchado se consideraba una prueba de la transformación.

Vrykolakas o brucolacos, los vampiros de la Antigua Grecia
Imagen de la película “LaIsla de los Muertos” , dirigida por Mark Robson en 1945 en la que se habla de los Vrykolakas

Los vrykolakas tendían a hacer el mal causando epidemias y otros males en los pueblos. Las leyendas griegas que han llegado hasta nuestros días dicen que si uno de ellos pica a tu puerta una vez y no se le abre, no ocurre nada, pero si alguien le abre la puerta, en dos días morirá; por ello en muchas aldeas griegas esta superstición ha arraigado y es necesario picar dos veces si quieres que te abran. También creían que eran los causantes de la parálisis del sueño si conseguían sentarse sobre un durmiente.

Vrykolakas o brucolacos, los vampiros de la Antigua Grecia
Imagen de la película “LaIsla de los Muertos” , dirigida por Mark Robson en1945 en la que se habla de los Vrykolakas

A diferencia de los vampiros balcánicos, los vrykolakas no temen la luz solar y puede consumir sangre, leche o harina indistintamente y tienen preferencia por matar primero a sus parientes. Otra de las características de los vrykolakas es que le temen al agua; no pueden cruzar por encima de ella, en especial si se trata de agua de mar. La única manera de acabar con los vrykolakas es destruir su cuerpo. Según las leyendas eso solo podía hacerse en sábado que era el día que descansaban en su tumba. Los métodos para acabar con ellos son variados, pero el más efectivo es quemar el cuerpo.

Los Vrykolakas y la llegada del cristianismo

Con la llegada del cristianismo, la creencia en los vrykolakas empezó a ser combatida. Sin embargo, lejos de negar el hecho en sí, la Iglesia argumentaba que no eran almas retenidas en la tierra, sino el cuerpo de un difunto poseído por el demonio.

Como evitaban que un difunto se convirtiera en vrykolala

Existieron varios rituales apotropaicos, es decir, para defenderse del mal, dirigidos a evitar que un difunto se convirtiera en uno de esos temibles vrykolakas. Lo más común era enterrar el cadáver del revés, situar cerca de la tumba objetos como hoces o guadañas que impedían que los muertos escapasen de sus ataúdes o colocar en la boca del cadáver un óbolo, práctica que ya se realizaba en la antigüedad para que los difuntos pagasen a Caronte, el barquero que debía llevarlos en su barca para llegar al inframundo cruzando el Estigia.

Vrykolakas o brucolacos, los vampiros de la Antigua Grecia

Lejos de desaparecer, en algunos lugares de Grecia el temor a los vrykolakas de los que habla el folclore aún persiste evidenciándose en una tradición que se realiza con los cadáveres. Se coloca sobre el difunto un cruz hecha con cera y una placa de cerámica con la inscripción “Jesucristo Vence”, con este ritual se impide que se convierta en un vrykolaka y ataque a parientes y amigos.

¿Conocias la figura del vrykolaka? ¿Sabes algo más de estas criaturas que ya temían los antiguos griegos? ¡Compártelo con nosotros! Si te gustan las historias de vampiros, te invitamos a leer el post: Cómo mataban a los vampiros en la isla Lazareto en Venecia.

Imagen: Falconaumanni

1 Comentario

  1. Hola! cuando no estoy escribiendo a Cass ando en Wattpad escribiendo historias de un detective paranormal y el segundo libro es de Vampiros justamente uno de los que los ataca es un Vrikolakas en uno de los capítulos así que me ha interesado mucho leer este post, fue de lo mas ilustrativo. Saludos desde Mysterygirl!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here