10 Mentiras en anuncios publicitarios que costaron millones
4.6 con 20 voto[s]

Las mentiras en anuncios publicitarios son parte de estrategias de mercadeo en numerosas empresas, pero las compañías que mencionaremos a continuación fallaron exagerando sobre las maravillas inexistentes de sus productos. Tanto así, que sufrieron demandas millonarias.

10 Mentiras en anuncios publicitarios que costaron millones

1. Nutella, el desayuno saludable que todos deseábamos que fuera real

¡Oh, Nutella! Delicioso manjar hecho con avellanas que conviertes todo lo simple en alimento para Dioses. Puede que la Nutella sea una de las invenciones más suculentas de la humanidad, pero es también uno de los mayores errores vistos en anuncios publicitarios.

En el 2012, la empresa inició una campaña donde aclamó que la crema a base de cacao era una alternativa saludable para el desayuno y que, además, le aportaba a los niños una serie de beneficios para el organismo. ¡Tremendo engaño!, ya que su cuadro nutricional estipula que cada porción de Nutella contiene 20 gramos de azúcar y 11 gramos de grasa, ¿saludable?

10 curiosidades sobre la NutellaUna madre californiana notó la incongruencia tras haber creído en las presuntas bondades del postre, por lo que decidió demandar exitosamente a Nutella a causa de la publicidad engañosa, recibiendo $3 millones. La compañía incluso tuvo que reembolsarles el dinero a clientes que compraron botes del producto entre 2008 y 2012 ¡excelsa fuga de capital!

A raíz del incidente, Nutella exhibe en su etiqueta frontal la verdad que jamás debió ocultar. Algo que no impide que los consumidores sigan consumiéndola, ¡hay que reconocer que es deliciosa! Eso sí, nada de sustituir un desayuno saludable con ella.

2. Red Bull te da alas

¿Recuerdas el anuncio publicitario de Red Bull? Aquel de: “Red Bull te da alas”. ¡No te alarmes! No demandaron a Red Bull por haber tomado el eslogan de manera literal, pero sí por lo que sugería la frase.

En 2014, Red Bull tuvo que pagar 13 millones de dólares debido a que no existían pruebas clínicas que soportaran las cualidades que atribuían a la bebida, como: proporcionar más energía, concentración y claridad mental. No solo esto, además fueron obligados a pagarles a quienes adquirieron el producto a partir de 2002.

3. Skechers que moldean la figura

Solo en el mundo de las fantasías es posible que, caminando con unos simples Skechers, consigas la figura soñada. A menos que los emplees para ejercitarte… de verdad.

La empresa usó a personalidades como Brooke Burke y Kim Kardashian para convencer a los consumidores  que este modelo de zapatos deportivos con una plataforma especial, conocido como Shape-ups era capaz de tonificar el cuerpo, desarrollar abdominales y formar glúteos, de una forma tan simple, como atar sus cordones y dar unos pocos pasos con ellos. Semejante mentira les costó $40 millones por reembolso del producto.

https://www.youtube.com/watch?v=VY0BCIgEQTk

4. Cereal Rice Krispies contra el H1N1

Kellogg’s tomó ventaja de la angustia global por la propagación de la Gripe A H1N1, para anunciar que su cereal Rice Krispies fortificaba el sistema inmunitario de los más pequeños con nutrientes, antioxidantes y vitaminas. Pero tan pronto como les exigieron pruebas para demostrar aquellos beneficios, se desmoronó la mentira. Así que la empresa tuvo que pagar una suma millonaria a sus clientes, además de asignar $2.5 millones de la venta de productos Kellogg’s a la caridad.

5. Listerine: la cura para todo

Siguiendo el patrón de mentiras en anuncios publicitarios, Listerine era una especie de brebaje mágico en 1921. Y es que servía para todo. El enjuague bucal no solo mataba bacterias en el interior de la boca, sino que también curaba enfermedades, erradicaba la caspa, sanaba heridas, servía como tónico después del afeitado, y una serie de etcéteras. Hasta que en 1975 les ordenaron admitir públicamente sobre lo fantasioso de lo que aclamaban.

10 Mentiras en anuncios publicitarios que costaron millones

Por supuesto, también los multaron con un pago de 10 millones de dólares.

6. Activia no está científicamente probada

Leer o escuchar “científica y clínicamente comprobado” nos confiere la confianza necesaria para creer totalmente lo que se dice. Danone, la corporación que produce el yogur Activia, apeló a este recurso para vender el producto junto a sus presuntos beneficios a la salud, aún cuando no era cierto que estaban aprobados por la ciencia. La mentira piadosa les despojó de $35 millones que fueron pagados a consumidores.

7. Kia y Hyundai y la gran estafa ecológica

A efectos del calentamiento global, hay quienes optan por comprar automóviles híbridos para reducir el impacto negativo del combustible a la atmósfera. Sin embargo, Kia y Hyundai engañaron a sus usuarios ecológicos, por lo que tuvieron que pagar $100 millones de multa, debido a publicidades falsas que identificaban algunos de sus coches como ecoamigables. Estos terminaron expulsando 4.75 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Mucho más de lo que le prometieron.

8. La comida rápida luce tan bien en la vida real como en los anuncios

¿Te has sentido decepcionado al comprar comida de McDonalds o Burger King cuando notas que el producto no tiene el mismo aspecto que en las campañas publicitarias?

10 Mentiras en anuncios publicitarios que costaron millones

Todos hemos estado en esa posición alguna vez, lo que nos hace preguntar: ¿cuántas demandas recibirían por esto?

9. Una droga mágica que cura todas las enfermedades

El anhelo de que exista una píldora mágica que erradique enfermedades mortales ha estado dentro de nosotros siempre. El Dr. William Frederick Koch supuestamente la inventó en 1919, alegando que su antídoto curaba todo, incluyendo la tuberculosis y el cáncer. Pero en 1948 unos doctores descubrieron que Glyoxylide, la droga de Koch, era una gran estafa que sólo contenía agua destilada. Muchos pacientes con diagnósticos graves murieron por confiar en su tratamiento.

10. Pastillas que agrandan el pene

Engañar a cientos de hombres ansiosos por agrandar su miembro con pastillas como Extenze y Enzyte, le costó caro a ambas empresas. La primera, tuvo que pagar 6 millones de dólares, en cambio al creador de la segunda, Steve Warshak, sufrió peor suerte, pues fue sentenciado a 25 años de prisión.

¿Qué te han parecido estas mentiras en anuncios publicitarios, elaboradas para impresionar al consumidor? ¿Has caído en alguna propaganda «inexacta»? Es más, reformulamos la pregunta: ¿quién no lo ha hecho?, ya que tienen un enorme poder de convencimiento.

Te invitamos a leer 6 Productos inventados sin querer. ¡No hay más que genialidad en ellos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here