Cuando uno va al médico espera encontrarse con un profesional de primera, que cumpla con el juramento hipocrático y le atienda de la forma más profesional posible. Pero la medicina tampoco se salva de contar con personajes que pueden convertir una simple visita al médico en un calvario para sus pacientes. Ellos son nuestros protagonistas de hoy, cinco médicos de dudosa reputación que dejarían al doctor Riviera de Los Simpson como el mejor médico del mundo.

Joseph Michael Swango, el asesino en serie internacional

La carrera de Swango empieza en sus prácticas en el centro médico de la Universidad de Ohio State, donde pacientes aparentemente sanos morían sin razón. Aunque una enfermera lo pilló inyectando algo a un paciente que enfermó, la tacharon de paranoica. En 1985, entró en la cárcel por envenenar a pacientes y compañeros de trabajo, pero cuando salió cambió su nombre y volvió a ejercer la medicina en un psiquiátrico.

jeringa

Algunos pacientes morían sin explicación, y cuando el FBI estrechó el cerco sobre él huyó a África. Primero trabajó en Zimbawe, donde siguió con sus prácticas macabras; y logró huir a la vecina Namibia cuando la policía lo descubrió. Finalmente, lo detuvieron en Arabia Saudí… cuando buscaba trabajo en un hospital del país. Se calcula que mató a 60 personas en EE.UU. y Zimbawe.

El Castillo de la muerte de H.H. Holmes

Además de doctor, Holmes es uno de los asesinos en serie más famosos de los Estados Unidos. En 1886 se construyó una mansión en Chicago, con habitaciones secretas y una sala de torturas incluidas. Empezó atrayendo a sus víctimas con ofertas de empleo, aunque durante la Feria Mundial de 1893 reconvirtió su casa en hotel, lo que el proporcionó un gran número de víctimas. La mayoría morían por asfixia; y aunque Holmes confesó 27 muertes la policía de la época aseguraba que hubo muchas más.

Convertía a sus pacientes en drogadictas

Mladen Anatolic podía recetar cocaína, morfina, metanfetamina u oxicodina a sus pacientes para aliviar su dolor. Pero también recetaba estas drogas a mujeres jóvenes sin justificar el por qué, hasta que las convertía en adictas.

cocaína

Entonces solo se las recetaba a cambio de dinero o favores sexuales. La cosa fue más allá, y tras una denuncia anónima la DEA descubrió que Anatolic vendía directamente las drogas en casa, también a cambio de sexo o dinero, y lo encarceló.

¿Embarazada a los 46? Imposible

A sus 46 años Anita Arora dejó de tener la menstruación, así que solo había dos posibilidades: o la menopausia o un embarazo. Sus médicos apostaron por la primera, pese a que Arora sentía lo mismo que en sus dos embarazos anterior y había ganado mucho peso. Los médicos incluso le recomendaron una dieta baja en calorías para que perdiese kilos, hasta que a los siete meses se hizo un test de embarazo… y dio positivo. Pero esto no es todo: la placenta estaba dañada y el niño en peligro, así que tuvo que ser operada para poder salvar la vida de su hijo, que fue sietemesino.

El peor ginecólogo de la historia

Christopher Driskill debe ser el peor ginecólogo de todos los tiempos. No sólo solía beber en el trabajo, también se acostaba con muchas de sus trabajadoras y pacientes, y no le importaba dejar a una paciente a mitad de la cita para acostarse con otra, por muy importante que fuera el caso. Pero lo peor es que aunque el año pasado se le abrió una investigación, ha recuperado su licencia y puede volver a ejercer. Ahora se estudia si es adicto al sexo.

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas la reacción de los doctores delante de la mujer unicornio.

Imagen: Shifteye (Portada, izquierda), Flood G. (Portada, derecha, inferior), Danilo Urbina (Portada, derecha, superior), Francisco Javier Argel, PhotoLizM y Jesús Goge

2 Comentarios

    • supongo que es porque esos médicos le diagnosticaron menopausia siendo que estaba embarazada y empezaron a ponerla a dieta estricta…. creo XP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here