La insigne artista mexicana Frida Kahlo tuvo durante su vida múltiples padecimientos. A la poliomielitis contraída en la infancia hubo de sumarse un gravísimo accidente de autobús en el que faltó poco para que perdiera la vida. Según los historiadores del arte, El autobús de Frida Kahlo, es de alguna manera la anatomía del accidente que sufrió. ¡Acompáñanos a descubrirlo!

El autobús de Frida Kahlo, anatomía de un accidente

El 17 de septiembre de 1925, Frida Kahlo, que contaba 18 años, viajaba en un autobús con su novio de entonces, Alejandro Gómez Arias, cuando éste fue arrollado por un tranvía que lo aplastó contra un muro. El autobús quedó completamente destruido. Frida sufrió múltiples fracturas: la columna en 3 sitios, la pierna derecha en 11 partes, se rompió dos costillas, el hueso pélvico y la clavícula. Además, se dislocó el pie derecho y el hombro izquierdo se salió de sus sitio. Por último, el pasamanos se clavó en su cuerpo atravesándole la cadera izquierda, prácticamente empalándola. Permaneció 3 meses en el hospital donde sufrió numerosas operaciones.

El autobús de Frida Kahlo, anatomía de un accidente

Como no podía moverse, para no perjudicar la recuperación, la pintura se convirtió en el centro de su vida y durante la convalecencia empezó a pintar con asiduidad. En 1929, Frida pintó su obra «El autobús» (imagen superior). En él vemos representada la sociedad mexicana.

En primer lugar un ama de casa con su cesta de la compra, a su lado un obrero con su mono azul, a continuación una madre indígena con los pies descalzos que alimenta a su bebé, un niño, un gringo con una bolsa de oro y por último una joven. En esta chica, los estudiosos del arte ven a la propia Frida Kahlo, y creen que la pintura representa el momento antes de que el autobús fuera arrollado. El obrero del mono azul sería el que salvó la vida de la pintora tirando de la barandilla que se había clavado en su cuerpo. La bolsa de oro del hombre existió realmente. Se rompió durante el accidente y el polvo dorado cayó sobre el cuerpo ensangrentado de Frida que con el choque había perdido la ropa. Todos juntos en el autobús van hacia un destino trágico que ninguno de ellos espera.

El autobús de Frida Kahlo, anatomía de un accidente

El 17 de septiembre de 1926, un año después del accidente, Frida Kahlo dibujó un boceto de lo ocurrido. A modo de ex-voto retrata un hecho milagroso; en este caso el haber salido con viva del tremendo choque en el que perdieron la vida cuatro personas.

Si te ha gustado este artículo sobre la obra El Autobús de Frida Kahlo y te interesa profundizar más en la vida de esta genial artista, quizá quieras leer el post: La dolorosa enfermedad de Frida Kahlo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here