No es una de las mejores facetas del ser humano y su tratamiento ha quedado restringido a publicaciones especializadas de antropología o medicina, y al cine de terror; sin embargo, sabemos que la antropofagia, el gusto por la carne humana –o su consumo a disgusto– ha estado presente en la dieta de nuestros ancestros y también en la de grupos humanos modernos. El consumo de carne humana ha ido desde el mero gusto de la carne, pasando por el consumo ritual y mágico, hasta usos terapéuticos, y es precisamente de este último, del canibalismo en la medicina, que queremos hablarte en este artículo.

El canibalismo en la medicina EXISTIÓ y es escalofriante

En varias culturas, como las de pueblos de Nueva Guinea, las islas del Pacífico, o en pueblos de filiación caribe, estuvo presente la idea de que devorar ciertos órganos o partes del cuerpo de tus amigos podía fortalecerte y hacerte heredar atributos del otro; lo que es menos sabido es que la creencia en las propiedades curativas gracias al consumo del cuerpo de otra persona también estuvo presente en muchas naciones y culturas de la Edad Media europea.

El canibalismo en la medicina existió y es escalofriante

Esta creencia podría explicar por qué eran tan comunes los saqueos de tumbas, que hasta hace poco tiempo se atribuían exclusivamente a la búsqueda de prendas valiosas o para el estudio clandestino de la anatomía humana. Pedazos de carne y huesos humanos eran parte de ungüentos y medicinas que generalmente se tomaban de cuerpos momificados (como los que todavía se siguen encontrando en las zonas de turberas) o en su defecto, de cementerios desprotegidos.

Otra costumbre, atribuida a los países germánicos, era la de beber la sangre de personas ejecutadas. Los verdugos vendían la sangre de sus víctimas y se recomendaba beberla fresca, aunque también se podía conservar en forma de mermelada o ungüento, y se supone que servía para mejorar la circulación. Siguiendo esta lógica, se recomendaba el consumo de fragmentos de cráneo humano, diluidos en alcohol, para aliviar los dolores de cabeza, y de testículos para incrementar la potencia sexual.

Quizás recuerdes también que muchas momias egipcias, antes de llegar a los museos, iban a parar a mano de boticarios y farmaceutas, que usaban sus partes como ingredientes en distintos medicamentos.

Estas prácticas de canibalismo en la medicina fueron desapareciendo a partir del siglo XVIII (aunque el uso de las momias llegó hasta principios del siglo XX), y hay quienes consideran que la práctica actual de transfusiones y trasplantes de órganos tiene algo de canibalismo, aunque lo razonable sería hablar de antropofagia cuando el otro humano entra por la boca. ¿Tú qué opinas?

Quédate un rato más con nosotros, leyendo los 4 rituales funerarios más extraños. ¡Asombrosos!

Imágenes: Wikipedia

7 Comentarios

    • En primer lugar, consíguete otro nombre porq ese ya es de alguien más.
      La ingesta de sangre fresca era un remedio contra males q en aquellas épocas no sabían nombrar, pero q hoy se las conoce como «anemias»; y lo digo en plural porq las hay de diferentes clases. Una de ellas, la Porfiria, provocaba hipersensibilidad de la piel ante la luz del sol, lo cual relacionó a estos enfermos con los mitológicos vampiros.
      Saludos

    • Ni TU eres tonto ni NOSOTROS tampoco.
      Simplemente estás viviendo en pleno siglo XXI, dónde las cosas son muuuuuy diferentes de hace tan solo un par de siglos.
      Por ponerte un ejemplo a lo bestia, si volviera el inquisidor Torquemada y viera los adelantos que tenemos hoy no dudaría en CONDENARNOS A TODOS POR BRUJERÍA.
      Simplemente eran tiempos pretéritos en los que todos los conocimientos y las formas de ver las cosas eran muy diferentes.

    • OHH, me asombra tu erudición se ve que has estudiado mucho o quizá viviste en esos tiempos y por eso hablas con tal soltura y conocimiento que… APESTAS. tu sabelotodo eh intolerante, mejor calla tu insensata testarudez y deja de manifestar tu estupidez y egolatría la verdad das risa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here