Ekeko | El curioso dios andino de la abundancia y la prosperidad
5 con 1 voto[s]

La mitología es un universo gigante del que seguro conocemos muchas historias, pero todavía son más las que permanecen ocultas para nosotros. En este artículo os hablaremos de Ekeko, un dios andino que se encarga de que su pueblo tenga abundancia y prosperidad. Todavía sigue recibiendo culto en regiones como Perú, Argentina, Bolivia o el norte de Chile, aunque en la antigüedad sus fieles se extendían por casi toda la zona de los Andes. ¿Queréis conocer a este dios andino más en profundidad? Entonces, ¡no tienes más que seguir leyendo!

Una de las mayores curiosidades que rodean a esta deidad, es que se cree que traerá la abundancia a las casas u hogares que le tributen cigarrillos como ofrenda. Se suele representar como un hombre de baja estatura con cara bonachona y con una oronda figura. Además de llevar sus dos brazos totalmente extendidos, para poder colgarle las ofrendas. Su ropa puede ser muy variada, puede ir vestido desde ejecutivo hasta de mendigo. En la actualidad, las estatuillas de Ekeko disponen de un orificio en la boca para colocarle los cigarrillos que se le ofrecen. En este artículo te contaremos todo lo que desean saber sobre este dios andino, sus orígenes y la manera en que se le rinde culto. ¡Te sorprenderá!

Ekeko | Historia y culto actual del dios andino de la abundancia

Historia de Ekeko

El culto hacia este dios tiene su origen muchísimos años atrás, concretamente se cree que los primeros habitantes de las culturas prehispánicas sudamericanas empezaron a adorarlo. La tribu, situada en la actual Bolivia, era conocida como los Tiwanakus. Las representaciones más antiguas de Ekeko que se han encontrado, eran de piedra. En las estatuillas figura el dios desnudo con rasgos indígenas y una gran joroba. La desnudez significaba abundancia para estas antiguas tribus.

Ekeko

Más tarde, cuando los españoles colonizaron América intentaron borrar todos los rastros de Ekeko. Estos esfuerzos fueron en vano, ya que los indígenas siguieron ofreciéndole culto. Sin embargo, la Iglesia Católica tuvo pequeños «triunfos». Uno de ellos, fue dotar a las representaciones de Ekeko de una apariencia más mestiza además de ponerle ropa.

Culto actual a Ekeko

Los habitantes de Bolivia, país donde todavía se le tiene gran estima, creen que Ekeko les concederá todos sus deseos si éstos tienen una figurilla en miniatura en sus casas con dinero al lado. El ritual se completa dejando un cigarro encendido en la boca del pequeño Ekeko y si éste se consume hasta la mitad los deseos no se cumplirán, pero si el cigarro se consume entero el dios nos concederá todas nuestras peticiones. Este ritual lo debemos hacer los Martes y los Viernes, si no nuestros deseos no llegarán a buen puerto.

Las figuras que se le ofrecen a Ekeko suelen ser el objeto de nuestros deseos, como automóviles o electrodomésticos en miniatura. Estas figuras son conocidas en este país con el nombre de «alasitas», palabra que en lengua aymara significa «cómprame». Si deseamos encontrar el amor, debemos ofrecerle a este dios andino gallos o gallinas. Sin embargo, Ekeko no tiene únicamente una cara amable ya que se cree que si hay una joven soltera en la familia, el dios puede enamorarse de ella y considerarla su propiedad.

En Bolivia, las festividades a Ekeko se celebran en el solsticio de verano.

Ekeko

En Argentina también es muy conocida esta deidad, debido en gran parte a la crisis económica que se vivió en el país en los años ochenta. Allí es considerado como el patrón de la buena suerte, además el nombre del dios también se usa para referirse a la persona que carga con muchos objetos. Uno de los requisitos imprescindibles para que todos nuestros deseos se cumplan, es que la figurilla de Ekeko nos debe ser regalada y no lo podemos comprar.

Los habitantes de Perú, también rinden culto a Ekeko, aunque con mucha menos devoción de la que se muestra en Bolivia.

Ekeko

Ekeko significa mucho para el día a día de todos los bolivianos, por lo que la tradición de culto a este dios será difícil que muera. Para evitarlo el gobierno de Bolivia pidió a la UNESCO que declarará a la Feria de la Alasita, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Honor que la organización mundial otorgó a Bolivia recientemente, gracias a lo cual la historia y el culto a Ekeko se conocerá a lo largo de todo el globo.

Seguro que has disfrutado leyendo este artículo acerca de Ekeko, el simpático dios de la abundancia y la prosperidad. Si disfrutas de las historias mitológicas, estamos convencidos de que este otro artículo de nuestra web que habla de este otro dios mucho menos amable. Ahora nos gustaría conocer tu opinión acerca de esta deidad andina. ¿Conocías su historia y culto? ¿Qué le pedirías a Ekeko? ¿Te gustaría presencia la feria de la Alasita? ¡Estamos deseando leer tus comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here