Valora este post

El narval vive en los oceános más gélidos, un cetáceo tan peculiar que parece sacado de un cuento de hadas, ahí donde habitan las criaturas imposibles. Dispone de dos colmillos, pero solo uno de ellos es visible. Quienes han tenido la suerte de verlo emerger desde las profundidades rompiendo esas placas de hielo, dicen que parece un unicornio… uno de sus colmillos puede alcanzar incluso los tres metros de longitud….

El Narval, el silencioso habitante del Ártico

Mamífero de color gris claro, casi perlado. Puede medir hasta cinco metros y es un amante de las aguas frías. Su cuerpo pesado se abre paso con tranquilidad por las placas de hielo y los glaciares, es una criatura discreta que emerge de vez en cuando, asomando su espectacular colmillo. Hay quien lo confunde con un cuerno. Pero no es así, se trata de una característica que solo tienen los machos, de hecho en ocasiones incluso puede crecer retorcido, creando sugerentes formas en estos bellos animales.

Pero ¿les sirve de algo este espectacular colmillo? ¿Tiene alguna utilidad o es solo una rareza física? Al principio se pensaba que podía servir simplemente para romper placas de hielo, más tarde se afirmó que les serviría para seducir a las hembras, y que solo aquellos ejemplares con el colmillo más largo e imponente era sin duda el macho más exitoso. Pero no es así. Recientemente se ha deducido que ese elemento del Narval, actúa como sensor térmico para detectar la temperatura, la salinidad, la presión…

Un comportamiento realmente curioso de los narvales, es el juntarse entre ellos en un pequeño grupo de unos cinco o seis ejemplares, para después, empezar a frotar los cuernos entre ellos como si fuera un extraño juego. Es lo que los científicos han denominado como “tusking”. ¿Y por qué lo hacen? te preguntarás.

narval

Un científico especialista en animales marinos de la famosa institución Smithsonian, confirmó de nuevo que el colmillo es un potente sensor, y que de ese modo, los narvales podían limpiar y despejar incrustaciones molestas de los tubos sensoriales de sus fantásticos cuernos, como si estuvieran cepillándose los dientes… o sacando brillo a su antena radar. Sencillamente fantástico.

A los narvales les encanta zambullirse en esos fríos océanos del Ártico. De una sola zambullida pueden alcanzar los 1000 m. Aunque pueden alcanzar profundidades 1164 m. en  20 min. o con 25 min según registros de los científicos.

Como dato a tener en cuenta te diremos que los narvales suelen cazarse en ocasiones de modo ilegal. Al igual que los elefantes o los rinocerontes, se cree que su colmillo posee propiedades sanatorias. Un salvaje despropósito que justifica la muerte de este bello y excepcional animal.

Vale la pena conocerlos, apreciar su hermosura y compartir la información de este cetáceo para que se le permita vivir en paz en su frío hábitat. Son criaturas sencillas que hacen más noble y especial nuestro pequeño planeta azul.

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas este otro animal que te va a sorprender por los ruidos que emite: La rana de la lluvia del desierto: Un animal adorable

4 Comentarios

  1. Un gigante al borde de la extinción: el rinoceronte blanco del norte | Maravillosas Frases del Mundo en HoyFrases

    […] se transformó en “blanco”, fundamentalmente en blanco de cazadores y traficantes de cuernos que los han llevado al borde de la […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here