Tesla nació en la actual Croacia en 1856 y murió a los 86 años en la ciudad de Nueva York. Fue considerado por muchos un científico loco debido a las afirmaciones que hacía sobre futuros avances tecnológicos y, en la esfera personal, fue tachado de excéntrico. Sin embargo, nadie puede negar que es uno de los mayores genios que ha dado la humanidad. En Supercurioso os hemos hablado varias veces de él y en esta ocasión queremos profundizar en los aspectos de su vida más alejados de la esfera puramente científica. Acompáñanos a conocer 5 hechos sorprendentes sobre la vida de Nikola Tesla.

5 Hechos sobre la vida de Nikola Tesla

1. En su infancia trabajó su cerebro con ejercicios

Tesla tenía una manera de trabajar muy determinada. Antes de actuar se paraba a pensar y trataba de construir aquello que proyectaba en su cerebro. Este proceso se conoce como pensamiento visual y es algo a lo que él mismo se refirió como fortalecido por el entrenamiento al que lo sometió su madre. Ésta le hacía hacer ejercicios para entrenar su cerebro como realizar cálculos mentales, memorizar largas oraciones, descubrir defectos en expresiones o formas y tratando de adivinar lo que otros estaban pensando.

5 Hechos sorprendentes sobre la vida de Nikola Tesla

Con esto su progenitora quería fortalecer su memoria y sus procesos de razonamiento, especialmente los que se referían al pensamiento crítico.

2. Era sinestésico

Al parecer Tesla sufrió durante su infancia episodios de un raro trastorno: ante sus ojos aparecían haces de luz a los que podían acompañar alucinaciones o visiones. Estas visiones estaban relacionadas normalmente con una palabra o con una idea a la que estaba dando vueltas en su cabeza y en ocasiones le proporcionaban la solución al problema que tenía planteado. También podía visualizar de manera realista el objeto con tan solo oír su nombre. Todas estas aptitudes se definen hoy como sinestesia y muchos historiadores creen que Tesla era sinestésico.

3. Tenía fobia a los gérmenes

Quizá debido a que de niño estuvo a punto de morir o por el terror que le produjo observar a través del microscopio la cantidad de «criaturas» que vivían en una gota de agua, Tesla tenía terror a los gérmenes. Evitaba dar la mano a nadie y si se veía obligado corría a lavarse las manos, solía llevar unos finísimos guantes de cuero y necesitaba 18 servilletitas antes de cada comida para limpiar vajilla y cubertería antes de utilizarlas.

5 Hechos sorprendentes sobre la vida de Nikola Tesla

4. La comida al final de su vida

Tesla dormía muy pocas horas al día y en lo que respecta a su alimentación, al hacerse mayor fue extremando sus manías. Era vegetariano y por temor a los gérmenes solía comer únicamente cosas hervidas; pero al final de su vida vivió a base de leche, miel, agua, pan, alguna verdura esporádicamente y dicen que algo de whisky.

5 Hechos sorprendentes sobre la vida de Nikola Tesla

5. Murió Pobre

Tesla nunca tuvo interés en hacerse rico. Quería mejorar la vida de la humanidad y llevar adelante sus ideas, pero no lo movía el hecho de ganar dinero. Por este motivo, Tesla murió pobre. Sus energías se centraron en inventar y crear, relegando la promoción y la comercialización de sus inventos.

¿Conocías estos hechos de la vida de Nikola Tesla? Si quieres conocer más cosas sobre el genio, puedes leer:

7 de los más ASOMBROSOS inventos de Nikola Tesla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here