Seguro que la mayoría de nosotros cuando oímos la palabra Baobab nos imaginamos al Principito arrancando esos árboles de su planeta antes de que crezcan y lo destruyan. A pesar de que él los consideraba malas hierbas, son unos árboles fascinantes que pueden llegar a vivir más de 1.000 años si cuentan con un clima propicio. Igual que las secuoyas, los baobabs nos invitan a soñar con lugares lejanos en los que la vegetación es completamente diferente a la de nuestros países. En el caso de estos árboles de África, los malgaches han tejido historias sobre ellos. Acompáñanos a conocer la curiosa leyenda de los Baobabs de Madagascar.

La leyenda de los Baobabs de Madagascar

Madagascar es un lugar completamente diferente del resto del mundo. El 80% de su fauna y su flora no la hallarás en ningún otro lugar del planeta. En la parte occidental de la isla existe un lugar que atrae visitantes continuamente, es la llamada «Avenida de los Baobabs». 25 árboles gigantescos están alineados a ambos costados de un camino de tierra ofreciendo un espectáculo incomparable.

La curiosa leyenda de los Baobabs de Madagascar

El nombre oficial del Baobab es Adansonia, pero popularmente se lo conoce como baobab, árbol botella o pan de mono. Además de las 6 especies que son autóctonas de Madagascar existen otras dos en el continente africano y una en Australia. Como curiosidad sobre este extraordinario árbol mencionar que en condiciones propicias puede vivir entre 800 y 1.000 años, aunque los científicos han encontrado algún ejemplar al que calcularon cerca de 4.000 años. En algunos casos los baobabs se ahuecan cuando alcanzan la madurez y sus troncos pueden servir de depósito de agua donde almacenar hasta 6.000 litros de agua.

La curiosa leyenda de los Baobabs de Madagascar

La extraña apariencia de este árbol, que además suele medir entre 5 y 30 metros, es lo que ha dado lugar a que proliferasen las leyendas sobre él. La más popular explica que Dios creó los baobabs hermosos, grandes y fuertes y ellos empezaron a vanagloriarse y alardear de su magnificencia. Dios, enfadado, los castigó arrancándolos y plantándolos de nuevo, pero esta vez del revés. Lo que vemos como ramas antes eran realmente las raíces del árbol.

Otra interesante leyenda malgache explica que durante la creación, cuando Dios hizo los baobabs estos no paraban quietos y salían corriendo con sus raíces en todas direcciones. Dios, cansado de perseguirlos, los cogió y como en la primera leyenda de los baobabs, los plantó del revés, por lo que las raíces del árbol pasaron a ser las ramas.

La curiosa leyenda de los Baobabs de Madagascar

Aunque nos parezca imposible, estos magníficos árboles están seriamente amenazados por la deforestación y corren el riesgo de desaparecer para siempre a pesar de los intentos del gobierno malgache por su conservación. ¿Te gustan los baobabs? ¿Conocías esta leyenda de los baobabs de Madagascar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here