La leyenda del Lobizón, el hombre-lobo guaraní | ¡Deshaceros del 7º hijo!
5 (100%) 1 voto

En muchas culturas a lo largo del mundo y de la historia han aparecido leyendas sobre seres fantásticos mitad hombre, mitad lobo. Los hombres lobo o licántropos se conocen desde la antigüedad y en Supercurioso os hablamos del origen de la palabra “licántropo” en el post: ¿Sabes quién fue Licaón, el rey que dio nombre a la LICANTROPÍA?, en este mito griego vemos a Zeus convertir a un hombre en lobo, pero las historias sobre estos personajes no son patrimonio de Europa y en esta ocasión queremos hablaros de la leyenda del Lobizón, el hombre-lobo guaraní.

El pueblo guaraní habita en una región que comprende zonas de Paraguay, Noreste de Argentina, el este de Bolivia y el suroeste de Brasil. Antes de la llegada de los colonizadores, el pueblo guaraní tenía sus propias creencias y mitología que fueron en su mayoría absorbidas por el cristianismo en su proceso sincretizador u olvidadas ya que no estaban escritas y se trasmitían oralmente. Uno de los mitos que han permanecido es el del Lobizón u hombre lobo de la mitología guaraní.

La leyenda del Lobizón, el hombre-lobo guaraní

Suscríbete a nuestro Youtube | Gana una tarjeta Amazon 100$
Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de las mejores curiosidades en vídeo. Además, cada mes, ¡Sorteamos una tarjeta Amazon de 100$ entre los suscriptores más activos. ¿Quieres ser tú? 👉🏻 Haz clic y Suscríbete Ahora

Lobizón, LuisónLuisõ o Lobisón es el nombre de una criatura monstruosa similar a un hombre lobo europeo. La leyenda explica que Marangatú, el segundo hijo de la primera pareja de humanos, tuvo un hija bellísima llamada Kerana. La joven fue raptada por Tau, que era la personificación del espíritu del mal. Angatupyry, el espíritu del bien, maldijo a la pareja y los condenó a tener únicamente hijos monstruosos. 

La leyenda del Lobizón, el hombre-lobo guaraní | ¡Deshaceros del 7º hijo!
Tau raptando a Kerana

El séptimo hijo varón, de una cadena de hijos varones, de esta pareja fue Lobizón. El más maldito de todos. Monstruoso como sus hermanos, tenía la apariencia medio de humano y medio de perro o lobo. El nombre de Lobizón o luisón lo tomó el pueblo guaraní prestado de la manera como en Argentina y Uruguay llamaban al a los hombres-lobo que es también lobizón y de la palabra brasileña que lo originó: lobisomem. El nombre original guaraní para este séptimo hijo maldito no se ha conservado, debido a que como hemos dicho solo existía la trasmisión oral y este personaje se fue asemejando cada vez más al hombre lobo europeo.

La leyenda del Lobizón, el hombre-lobo guaraní | ¡Deshaceros del 7º hijo!
Lobizón o luisón de la mitología guaraní

Sin embargo, sí sabemos como lo describía la mitología guaraní. Era un ser absolutamente monstruosos, horriblemente feo, con largos y sucios cabellos que prácticamente lo cubrían por completo. Tenía además tanto los ojos como la piel de un tono muy pálido y aspecto enfermizo. A su paso se notaba un olor fétido y nauseabundo que presagiaba la presencia de un ser relacionado con la muerte. Para todo aquel desgraciado que se topaba con él, el impacto era terrorífico. Se le relacionaba con la noche, la muerte y los cementerios y se creía que se alimentaba exclusivamente de carne humana muerta y podrida. La leyenda del Lobizón o Luizón explicaba también que si el monstruo pasaba entre las piernas de una persona, ésta se convertía también en un Luizón y si tocaba a alguien, significaba que pronto iba a morir.

La leyenda del Lobizón, el hombre-lobo guaraní | ¡Deshaceros del 7º hijo!

Con el tiempo, la leyenda del Lobizón y la del hombre lobo europeo se fueron pareciendo y el guaraní también salía a cazar las noches de luna llena, caza para comer y si muerde a alguien, éste se convierte también en un Luizón. Tan arraigada estaba esta leyenda en algunos grupos sociales que se creía que el séptimo hijo varón en cadena estaba destinado a convertirse en Luizón, y en muchos casos las familias se deshacían de él. En Paraguay y la zona Noreste de Argentina, a finales del siglo XIX y principios del XX el presidente de la nación apadrinaba al séptimo hijo varón (sin ninguna fémina de por medio), para que no fuera asesinado. A partir de 1973 se oficializó el padrinazgo y el apadrinado gozaba del privilegio de tener una beca de estudios.

Galicia y la leyenda del lobishome muy similar a la leyenda del lobizón

En Galicia –región que merece mucho la pena visitar– también existió la leyenda del “lobishome” muy similar a la leyenda del lobizón. Cuando una familia tenía un séptimo hijo varón seguido, existía la posibilidad de que fuera un lobishome. Para comprobarlo se debía mira el paladar del recién nacido. Si tenía la imagen de una cruz o de una rueda de Santa Catalina no se convertiría en lobishome, pero si no la tenía sí. Para evitar que ocurriera este hecho terrorífico, debía ser apadrinado de inmediato en bautismo y confirmación por uno de sus hermanos mayores que ya hubiera cumplido los 16 años y hubiera sido bautizado y confirmado antes. Si no existía esta posibilidad, el niño se convertiría en un lobishome si no se le ponía al bautizarlo el nombre de “Bieito”, que significa “bendecido” en gallego.

La leyenda del Lobizón, el hombre-lobo guaraní | ¡Deshaceros del 7º hijo!

En esta tradición, el lobizón salía a cazar los viernes y se quitaba la ropa convirtiéndose en hombre lobo. Su costumbre era visitar siete aldeas o pueblos pequeños y en cada una de ellas vestirse una piel. Para que regresara a su forma humana se le podía quemar una de las pieles que había robado en los pueblos que visitaba o simplemente hacerlo sangrar.

Afortunadamente, la leyenda del lobizón y otras similares como la del lobishome gallego han pasado a la historia y se han olvidado épocas como la Ilustración en que se creía firmemente en la licantropía como una enfermedad real resultante de la sífilis, la rabia o la epilepsia por ejemplo. Actualmente, sí se tiene en cuenta una patología mental conocida como licantropía clínica, de uno de cuyos casos más documentados os hablamos en Supercurioso: Manuel Blanco Romasanta | 13 asesinatos de un licántropo clínico.

¿Conocías la leyenda del Lobizón, el hombre lobo guaraní? ¿Tienes más datos sobre esta espeluznante figura mítica? ¡Compártelos con nosotros! Estaremos encantados de añadirlos a este post.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here