Mal de ojo. ¿Existe? ¿Se puede curar?
Valora este post

Hay personas que se despiertan un buen día con una malestar físico y psíquico anormal. Tras visitar al médico y descartar enfermedades que la ciencia puede curar, quizá empiecen a pensar que su malestar proviene de algún fenómeno paranormal como el mal de ojo. Lo mejor antes de obsesionarse con este tipo de males es informarse bien.

¿Qué es el mal de ojo? ¿Existe realmente?

El mal de ojo es una creencia popular supersticiosa según la cual una persona, solo con una mirada, puede infligir daño, sufrimiento o alguna forma de mala suerte a aquel o aquellos sobre los que la lanza. Es una mirada que establece claramente que uno tiene la intención de que algo malo le suceda al otro, ya sea por celos o pura malicia. La superstición del mal de ojo sostiene que la mirada maliciosa es lo suficientemente poderosa como para provocar un desastre real en la desafortunada persona receptora del vistazo.

Mal de ojo. ¿Existe? ¿Se puede curar?

Científicamente no se puede demostrar que exista el mal de ojo, pero quienes creen padecerlo y se obsesionan con ello sufren una serie de dolores físicos y psíquicos para los que no hallan una solución normal y de los que solo se recuperan utilizando algún truco o amuleto destinado a tal fin.

Cómo saber si tienes mal de ojo. Síntomas

Saber si tienes mal de ojo no es una tarea fácil. Existen algunos trucos caseros, como el de disolver sal en agua o echar aceite en un vaso de agua. En ambos casos si la sal o el aceite se disuelven rápidamente es que no padeces mal de ojo; pero si la sal hace poso o el aceite hace lunas deberás empezar a preocuparte.

Mal de ojo. ¿Existe? ¿Se puede curar?

Además de estos trucos, los expertos nos hablan de una serie de síntomas con los que descubrir si padecemos este mal. Según dicen, los bebés y niños pequeños suelen ser las personas más vulnerables ante el mal de ojo. Quienes trabajan con este tipo de energías indican que los síntomas más comunes de un posible mal de ojo en los pequeños son: la pérdida de apetito, el vómito frecuente, la diarrea, el llanto descontrolado y sin causa aparente y el sueño alterado. En los adultos, el mal de ojo suele tener un efecto más poderoso a nivel psicológico que físico. El nerviosismo, el miedo profundo y la paranoia repentina y sin causa aparente, pueden ser tres manifestaciones de este mal, que puede venir acompañado también de mareos, náuseas y vómitos.

Trucos para curar el mal de ojo

Si estás convencido de que padeces mal de ojo has de saber que existen muchos trucos para deshacerte de él. Los que te explicamos a continuación puedes llevarlos a cabo tú  mismo en casa:

  • Usar agua bendita. Los creyentes cristianos se curan el mal de ojo dando tres sorbos de agua bendita o lavándose la cara con ella tres veces.
  • Bañarse con hierbas purificadoras. Hay una serie de hierbas del campo, como la ruda, la albahaca, la pimienta negra o la cebada, que mezcladas con agua tibia tienen un alto poder sanador.
  • Quemar un muñeco. Una forma muy poderosa de acabar con el mal de ojo es quemarlo. Fabrica un muñeco de algodón puro, agítalo y pásalo por delante de la persona afectada tres veces, y después quémalo.
  • Brebajes poderosos. Algunas mezclas de alimentos disueltas en agua también nos pueden ayudar. Por ejemplo, hierve arroz y rodajas de limón en abundante agua y pasa la olla alrededor de la persona enferma, después tira el líquido en un cruce de caminos.
  • Escupir en la frente. Sí, como lo lees. Si crees que tu hijo o alguien cercano tiene mal de ojo, escúpele un poco de saliva en la frente y de esta manera estará protegido.

Amuletos contra el mal de ojo

Para protegerte del mal de ojo hay una serie de amuletos que se consideran muy poderosos con los que se supone que notarás que el maleficio no te alcanza ni te perturba y sentirás que las energías fluyen libres, claras y equilibradas entre tú y las personas con las que te relacionas.

Todos los amuletos que tengan forma de ojo, mano, herradura o combinación de estos elementos son muy efectivos para protegerte del mal de ojo. Entre los amuletos más poderosos para proteger a las personas destacan: la mano de Fátima, la mano de Míriam, la mano cornuta (mano haciendo cuernos), la cimaruta italiana (una rama de ruda de la que cuelgan diversos símbolos), el ojo de Horus, el ojo Azul, un hilo o cinta roja y la cruz cristiana.

Mal de ojo. ¿Existe? ¿Se puede curar?

Y si lo que quieres es proteger tu casa o a tu familia, los mejores amuletos son: la corteza de eucalipto, los cascos de un coco, una ristra de cabezas de ajo o una mano de Fátima de cobre como llamador.

Ojalá nunca sufras mal de ojo, pero si en alguna ocasión sientes que lo padeces sigue estos consejos y seguro que podrás acabar con tan angustiosa sensación.

Si te interesan estos temas y quieres saber más, no dudes en consultar:

– Las enigmáticas Bolas de Bruja talismanes contra la hechicería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here