¿Por qué al escuchar música al revés, oímos “mensajes ocultos”?
Valora este post

¿Has escuchado alguna vez música al revés? ¿Qué crees que sucede? En el artículo de hoy queremos hablarte de lo que, en la década de los 60, se convirtió en una moda.

En 1969, seguidores de los Beatles tenían la fuerte convicción de que uno de sus líderes, Paul McCartney, había muerto y este hecho se estaba ocultando a la opinión pública.

Las pruebas que avalaban esa creencia eran los “misteriosos mensajes” que se ocultaban en las letras de sus canciones cuando éstas se escuchaban al revés.

En la canción “Revolution 9” se escucha la frase “excíteme, hombre muerto” en inglés cuando el audio se reproduce de manera inversa. Ese es uno de los mensajes que hacían creer que McCartney estaba muerto. Pero aunque todas estas afirmaciones hayan sido categóricamente desmentidas, podemos todavía encontrar vídeos en youtube con canciones de los Beatles reproducidos al revés. ¿Has escuchado alguno? Si lo haces te darás cuenta de que esos mensajes están ahí con toda claridad, otra cosa es que signifiquen lo que dicen que significan.

Entonces, si escuchamos esos mensajes al oír la música al revés, ¿cómo puede ser todo un engaño? La respuesta está en nuestro cerebro y a su intenso amor por el lenguaje.

La música al revés más allá de los Beatles

Suscríbete a nuestro Youtube | Gana una tarjeta Amazon 100$
Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de las mejores curiosidades en vídeo. Además, cada mes, ¡Sorteamos una tarjeta Amazon de 100$ entre los suscriptores más activos. ¿Quieres ser tú? 👉🏻 Haz clic y Suscríbete Ahora

música al revés

Aunque la moda de escuchar la música al revés empezó con los Beatles, pronto se llevó este “descubrimiento” a otros artistas buscando mensajes en sus canciones. Led Zeppelin, Styx o incluso Queen fueron sometidos al “experimento”.

En la década de los años 80 realmente hubo un gran boom con este tipo de practicas y se creó una especie de obsesión pública por encontrar mensajes ocultos, e incluso satánicos, en canciones pop.

Un ejemplo de este tipo de música al revés que se supone que contienen mensajes es la famosa “Another One Bites the Dust” de Queen. Te invitamos a que veas el siguiente vídeo reproducido al revés. Si no estás muy familiarizado con lo que se supone que deberás oír en esta música al revés, seguramente no escucharás nada extraño.

Los fanáticos de Queen creen que lo que se escucha es “es divertido fumar marihuana”. ¿Has escuchado el vídeo? Ahora que sabes lo que los fanáticos de Queen creen entender escuchando la música al revés, ¿escuchas tú lo mismo? ¿Eres capaz de detectarlo?

Entonces, ¿qué pasa cuando escuchas música al revés?

Si realmente estos mensajes no existen como tales, ¿por qué los escuchamos con tanta claridad? Como decíamos, la respuesta está en nuestro cerebro. Éste procesa el habla de una forma totalmente única “de arriba a abajo”, esta es la descripción que se da en un estudio de 2006. El habla no solo se escucha como sonido, sino que el cerebro primero de todo lo clasifica de manera especial; se activa el protocolo del habla, ¡en este ruido hay información! Después utiliza unas claves de contexto e información que le es conocida para poder descifrar lo que dice lo que está escuchando.

Si tomamos el vídeo de Queen como ejemplo, nos damos cuenta de que cuando descubrimos lo que se supone que se escucha al oír la música al revés, tu cerebro se prepara para escuchar todo ese ruido anteriormente ininteligible. La siguiente vez que lo has escuchado, con toda esa nueva información, tu cerebro ya es capaz de interpretar los ruidos de una manera totalmente nueva y como resultado, tú escuchas el mensaje alto y claro. Increíble, ¿verdad?

música al revés

En 1981 se llevó a cabo un experimento en este campo. A un grupo de voluntarios se les pidió que escucharan unos clips de sonido del tipo “discurso de onda sinusoidal” y que luego describieran lo que habían escuchado. La mayoría de los voluntarios del experimento decían que habían escuchado cosas como “sonidos de ciencia ficción” o “gritos de animales”. Es importante decir que a este grupo no se les dio ninguna información previa.

A otro grupo del experimento se les dijo que escucharían “una oración producida por un ordenador” y se les pidió que transcribieran esa oración de la manera más clara posible. Hasta dos tercios de los voluntarios lograron escribir algunas palabras correctas y un tercio transcribió correctamente la frase completa.

Al ultimo grupo participante se les dijo exactamente cuál era la oración que iban a escuchar y solo se les pedía que afirmasen si eran capaces de oírla y entenderla. La gran mayoría dijo haberla escuchado.

Todo esto demuestra cómo está de conectado nuestro cerebro al lenguaje. En nuestros millones de año de evolución, nuestro cerebro se desarrolló de manera que valora el sonido del habla sobre todos los demás sonidos, incluso por encima de ruidos que podrían matarlo como por ejemplo el rugido de un león o el ruido de un desprendimiento de tierra que podría enterrarte en cuestión de segundos.

Nuestro cerebro, cuando se pone en modo “habla”, busca conexiones con el lenguaje de manera automática. Eso hace que seamos capaces incluso de “imaginar” que escuchamos frases coherentes donde no están.

¿Qué opinas tú sobre la música al revés? ¿Has hecho alguna vez la prueba? ¡Explícanos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here