Ooparts: Seguro que más de uno conocerá este curioso término que desconcierta de vez en cuando a la comunidad científica, auténticos rompecabezas para arqueólogos y paleontólogos que en medio de sus excavaciones descubren en ocasiones objetos que no encajan en sus la lineas temporales, artilugios que no se corresponden en absoluto a la época del yacimiento por ser «extrañamente modernos». Esferas metálicas bellamente esculpidas en estratos precámbricos, monumentos metálicos en épocas prehistóricas, runas nórdicas del siglo XII en territorio americano ¿Cómo puede ser? ¿Debemos quizá empezar al corregir nuestro hilo temporal e histórico a la vista de estos testimonios? 

¿Desafíos históricos o montajes?

De hecho ha ocurrido en más de una ocasión. Cuenta el anecdotario popular que Arthur Conan Doyle realizó una pequeña broma a unos paleontólogos que realizaban unas excavaciones cerca de su casa. Era la época en que las formulaciones de Charles Darwin y los evolucionistas se enfrentaban a aquellos que defendían aún la versión «bíblica» del origen del homo sapiens. Cansado por estas disputas decidió realizar una pequeña e irónica broma: dejó el esqueleto de un primate junto a un palo muy peculiar en la excavación. Quería probar que nuestros antepasados homínidos ya jugaban al golf.

Dejando a un lado las anécdotas, son muchos los científicos que no terminan de aceptar la existencia de estos objetos fuera del tiempo y es que la mayoría de las veces el método de Carbono 14 no sirve para datar los Ooparts, ya que éstos carecen de material orgánico sobre el cual trabaja dicho método.

Fue un escritor y biólogo escocés quien acuñó el término OOpart, Ivan T. Sanderson (1911-1973), el primero de infinitas personas que consideran a estos objetos como auténticas pruebas de que la ciencia, está volviendo la cabeza a importantes áreas del conocimiento, auténticos retos que pueden darnos grandes claves sobre la evolución humana.

Ooparts arqueologia

El reloj de una antigua tumba china

El hallazgo del anillo-reloj Ming supone uno de los misterios más desconcertantes para la ciencia. Fueron unos arqueólogos chinos quienes dieron  con él mientras excavaban en unas tumbas de la dinastía Ming.  Estaban tratando de retirar la tierra de un ataúd cuando de pronto les cayó un pedazo de roca para chocar con el suelo. El sonido que hizo al caer era muy desconcertante… fue un sonido metálico. ¿Qué podía ser?

Cuando retiraron la tierra poco a poco se dieron cuenta de que era un anillo-reloj, de esos que se usan hoy en día, pero de metal dorado. No podía ser. La cámara donde estaban trabajando y dónde se encontraban desenterrando unos ataúdes de la Dinastía Ming, era un espacio cerrado y sellado desde hacía cuatro siglos. Nadie podía haber entrado allí…

Anillo reloj oopart Ming

Las excavaciones se suspendieron desde entonces con tal de encontrar respuesta a tal desconcertante hallazgo. De momento, no hay respuesta para uno de los Ooparts más desafiantes e interesantes que han encontrado… en ese pequeño reloj metálico marca las 10.06 desde hace más de 400 años. 

Si te parece curioso este artículo, compártelo con tus contactos!!

8 Comentarios

    • Estupendo Manuel, muchísimas gracias por tu aporte, nos parece fantástico! La verdad es que es un tema muy jugoso del que vale la pena estar al día. Un abrazo grande desde Supercurioso 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here