¿Alguna vez has hecho un muñeco de nieve? Esta figura es muy una tradición navideña muy conocida. Incluso, es muy propia de los libros y las películas navideñas, pero ¿cuál es el origen e historia del muñeco de nieve? 

La época de invierno está repleta de magia, brillo y encanto. Durante estos días surgen, alrededor del mundo, múltiples actividades que llenan nuestros corazones y nos permiten encontrarnos a nosotros mismos y disfrutar del tiempo que pasamos con nuestras familias y amigos.

Una de las actividades más tradicionales en los lugares donde nieva es crear figuras, creando a su vez momentos divertidos y verdaderamente emocionantes. Una de las figuras de nieve más famosas de todas y símbolo de la creatividad y alegría de los pequeños es el famoso muñeco con nariz de zanahoria.

Como en Supercurioso somos fanáticos de este bello personaje, a lo largo de este artículo te contaremos la historia jamás contada del origen del muñeco de nieve. ¿Quieres conocerla? Entonces… ¡Continúa leyéndonos!

El origen del muñeco de nieve: Los primeros registros

origen del muñeco de nieve

Todos nosotros tenemos en nuestra mente la imagen de estos simpáticos muñecos. Algunos, seguramente, tendrán más detalles que otros, pero, en términos generales, todos se parecen. Ya que estos fantásticos muñecos son el reflejo de una época maravillosa y están muy vinculados con la celebración navideña, no sobra preguntarnos cuál es el origen de los muñecos de nieve.

Aunque se podría pensar que las referencias a estos muñecos son muchas y variadas, la verdad es que han sido difíciles de rastrear y los registros de su aparición no son muy claros. Sin embargo, si tenemos alguna información que podría ayudarte a entender de dónde provienen.

Según el autor de La historia de los muñecos de nieve (Bob Eckstein), la primera vez que se escribió sobre ellos fue en la Edad Media. De hecho, hay un documento del año 1380 en el que puede observar una ilustración de este tipo de figuras.

1. El primer muñeco de nieve

Ahora bien, el origen del muñeco de nieve, como lo conocemos hoy en día, se remonta a 1809. La creación se dio en Wisconsin, Estados Unidos. Esto sucedió cuando un hombre y su pequeña niña esculpieron formas en la nieve con la intención de alejar a los indeseados duendes, ladrones de regalos navideños. Así nace un muñeco de nieve con sombrero, ojos, nariz, boca, manos, sombrero y bufanda, con todo el estilo de un señor elegante.

2. La literatura y la fantástica historia del muñeco de nieve de Hans Christian Andersen

En los párrafos anteriores hemos hablado de algunas de las posibilidades que se consideran dentro del origen del muñeco de nieve. Aunque seguramente tuvo que haber alguna persona responsable de moldearlo por primera vez, no podemos tener certeza real de quién fue o por qué lo hizo.

Empero, la literatura ha ayudado a expandir el cariño, la diversión y la necesidad de estas figuras con cada invierno que llega. Ejemplo de ello es el cuento El muñeco de nieve de Hans Christian Andersen.

En esta historia, el personaje principal es un muñeco de nieve. Un muñeco ingenuo y que desconoce el mundo al que hace poco llegó. Lo único que sabe con certeza es que no le gusta el sol y que lo que si le gusta es aquella estufa de leña que puede ver por la ventana de la casa. El muñeco se enamora perdidamente de la estufa, aún si saber que su relación no puede prosperar. Aunque es una historia triste, sin duda es un referente para comenzar a entender el origen del muñeco de nieve.

¡No te vayas sin saber algunos datos curiosos para crear tu propio muñeco de nieve!

Ya conoces algunos de los datos relevantes sobre el origen del muñeco de nieve. Con esto en mente, deberías estar más que listo y emocionado de crear el tuyo. Por eso, queremos contarte algunos factores a tener en cuenta para que tu muñeco de nieve sea perfecto:

  • Elige el mejor lugar. Intenta encontrar un sitio estable y a la altura del suelo (evita el asfalto). La zona deberá ser completamente plana y estar bajo la sombra, ¡no querrás que tu muñeco se derrita!
  • Logra buena solidez. Para esto, lo ideal es encontrar nieve que esté entre húmeda y humedecida. La nieve seca tiende a desboronares y no logrará compactarse de la manera adecuada.
  • La forma ideal es la esfera. Recuerda que la esfera más grande va en la base y que, con cada nivel, disminuye su tamaño.

¡Listo! Ya tienes toda la información clave para entender el origen del muñeco de nueve y darle vida al propio. Antes de irte, no dudes en hacernos saber si conoces alguna otra información al respecto y si planeas hacer tu muñeco por estos días. ¡Estamos ansiosos de leerte! ¡Ah! Y si quieres seguir conociendo historia divertidas, descubre el origen del suéter feo de Navidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here