Los silbatos son objetos que, a día de hoy, son utilizados por todo tipo de personas; policías de tráfico, socorristas  o incluso payasos en fiestas infantiles. Existen muchos tipos de silbato pero el silbato del que queremos hablarte hoy es muy distinto a todos los silbatos conocidos, y no es precisamente nuevo. Queremos hablarte del silbato de la muerte. Este tipo de silbato pertenece a la antigüedad, en concreto a la cultura azteca, que existió en la zona central de Mesoamérica durante el postclásico tardío. Se trata de un silbato bastante particular, y cuyo uso estaba asociado a diferentes rituales indígenas. ¿Quieres descubrir de qué se trata el silbato de la muerte azteca? Acompáñanos en Supercurioso para conocer todos los misterios que esconde.

¿Qué es el silbato de la muerte azteca?

¿Qué es el silbato de la muerte azteca?

Durante décadas, los arqueólogos en México encontraron muchos tipos de silbatos en el territorio que antiguamente ocupaban los aztecas. Algunos imitaban el sonido del viento, otros emulaban el sonido de algunas aves, pero uno, en particular, llamó la atención de los investigadores: el silbato de la muerte azteca. Este silbato fue encontrado en territorios de todo el país, para muchos, se trataba de simples instrumentos que eran utilizados durante distintos rituales o, simplemente, para hacer música. Sin embargo, la verdad es que estos objetos escondían un significado mucho más profundo, así como un rol fundamental dentro de la cultura azteca. Vamos a conocer un poco más acerca de estos silbatos.

1. Los primeros hallazgos

Fue el ingeniero José Luis Franco quien se dedicó a investigar los diferentes tipos de silbatos que se encontraron a lo largo y ancho del territorio mexicano, y fue él quien se fascinó, antes que cualquier otro, por los silbatos de la muerte azteca. Los llamó «silbatos bucales» y pronto pudo distinguirlos por sus características particulares. Franco notó que estos silbatos compartían una forma de paralelepípedo con una ranura en uno de los cantos, y que tenían perforaciones en las dos caras, lo que formaba algo que en la actualidad se conoce como «cámara de caos». Esto resulta importante, ya que es gracias a esta cámara que el sonido que emiten estos silbatos resuene tan fuerte.

El término «silbato de la muerte» llegaría unos cuantos años después. Fue gracias a otro ingeniero, de nombre Roberto Velázquez Cabrebra, quien estuvo estudiando otros restos arqueológicos en lo que es hoy el yacimiento arqueológico de Tlatelolco, en Ciudad de México. Pero, ¿qué encontró Velázquez? Pues, bien, Velázquez también había estado estudiando estos silbatos, y lo que lo hizo llamarlos silbatos de la muerte fue que encontró un silbato en las manos de un joven, de unos 20 años, que había sido sacrificado durante un ritual de sacrificio humano azteca. Esto hizo que cambiara toda la visión que teníamos de estos objetos.

2. ¿Para qué era utilizado el silbato de la muerte azteca?

¿Para qué era utilizado este silbato?

Ahora bien, ¿para qué era utilizado este silbato? Para hablar sobre esto, primero debemos aclararte que el sonido que emite el silbato de la muerte azteca es realmente muy aterrador. Resulta chirriante, agudo y muy molesto. Entonces, ¿para qué pudo haber sido utilizado un instrumento como este? Los expertos, en realidad, todavía no lo tienen claro, pero existen varias hipótesis al respecto. Además, hay algunas evidencias, por lo menos anecdóticas, que encontramos en algunas crónicas de la época colonial.

Por ejemplo, El misionero franciscano Bernardino de Sahagún escribió en uno de sus relatos sobre el nuevo mundo cómo este silbato era utilizado durante un ritual hecho a uno de los dioses de esta cultura, aunque no se trataba, precisamente, del dios de la muerte azteca. Para ponerlo en las palabras de Bernardino de Sahagún en el ritual se  «sacrificaba un joven honrado como representación del dios en la tierra, guarnecido con todos sus atributos, entre ellos un silbato, con el que producía un sonido semejante al del viento nocturno por los caminos».

Respecto a esto, Velázquez señaló: «El hecho que dos silbatos de la muerte se hayan encontrado entre las manos de un personaje sacrificado de un entierro en un recinto ceremonial de Ehecatl indica que se pudieron usar en rituales de la muerte relacionados con ese personaje y/o algo de su mitología asociada como el viento, para llamar la lluvia, si ese era el propósito de los sacrificios humanos». Esto, por supuesto, aupó la idea de que este silbato era utilizado en rituales y, específicamente, en sacrificios humanos. Pero esta no es la única hipótesis que ha surgido respecto a este silbato.

3. Un artefacto de guerra

Otra hipótesis sugiere que el silbato de la muerte azteca pudo haber sido un objeto de guerra, y que el hecho de haberlo encontrado en humanos que habían sido sacrificados puede responder a que estos jóvenes, que podrían ser guerreros, preferían ser sacrificados con sus silbatos, o que la presencia de estos instrumentos eran parte del ritual. Sin embargo, su uso primordial podía ser intimidar al enemigo. Después de todo, basta con escuchar el sonido emitido por uno de estos silbatos para que se te paren los pelos de punta, ahora, ¿qué sería escuchar a la vez el sonido de cientos de silbatos?

Según esto, la función de estos silbatos pudiera ser similar a la del haka que en la actualidad utilizan los jugadores de rugby neozelandeses, una de las curiosidades de Nueva Zelanda que consta de un baile que pertenece a los rituales de la cultura maorí. En la actualidad esta danza la utilizan antes de los partidos, con la finalidad de intimidar al enemigo, pero en el pasado se solía utilizar antes de las batallas, con el mismo fin. De hecho, el posible uso bélico de estos artefactos también fue señalado por el mismo Velázquez quien es, en la actualidad, uno de los expertos más respetados en el tema.

Más allá de eso, la realidad es que todavía no hay certeza de que el silbato de la muerte azteca haya sido utilizado con fines bélicos o con fines religiosos. De momento solo sabemos que existió, y que en efecto formó parte de diversos rituales dentro de esta cultura, aunque nada parece indicar que no haya podido ser utilizado como forma de intimidación. ¿Cuál de las dos hipótesis es correcta? Habrá que esperar un poco más para saberlo, pero lo cierto es que este silbato es una de las curiosidades de los aztecas que todavía nos sorprende.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre el silbato de la muerte azteca? ¿Sabías que existía este artefacto? Y, ¿te gustaría escuchar como suena? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here