La cara angelical de Simonetta, considerada una de las mujeres más bellas de la historia de la pintura, forma parte del imaginario colectivo de millones de personas. Vemos su rostro en «La Alegoría de la Primavera» y es la propia diosa de la belleza y el amor en el «Nacimiento de Venus» de Botticelli. Él y otros artistas de la época la retrataron una y otra vez, pues representa el ideal de belleza femenino del Renacimiento. En Supercurioso te invitamos a conocer la historia de Simonetta Vespucci, la musa de Botticelli.

La historia de Simonetta Vespucci: el amor de Botticelli

1. Vida de Simonetta Vespucci

Simonetta Vespucci 1
Fragmento del «Nacimiento de Venus», Sandro Botticelli, 1483-1485.

Se cree que Simonetta Vespucci había nacido en las inmediaciones de Génova en 145. A los 16 años se casó con Marco Vespucci, familiar de Américo Vespucio, el famoso comerciante y cosmógrafo florentino que dio nombre al continente americano.

Simonetta y su esposo se instalaron en Florencia, donde ella fue descubierta como modelo por Botticelli, que era amigo, vecino y protegido de la familia de su esposo Marco. Piero di Cósimo y Doménico y David Ghirlandaio también la solicitaron para sus obras. Posó para estos artistas en numerosas ocasiones e incluso tras su fallecimiento siguieron pintándola de memoria.

Botticelli se enamoró de ella desde la primera vez que la vio, pero no fue el único. Lorenzo y Juliano Médici también cayeron rendidos ante su belleza. En un torneo entre caballeros para celebrar una victoria, Juliano Médici la declaró «dama de su corazón» en la justa, y Botticelli pintó en el estandarte que portaba el escudero de Juliano una imagen de Simonetta vestida de Minerva. El lema del pendón era: «La Sans Pareille» que quiere decir «La Sin Igual». En este mismo torneo fue nombrada «Reina de la Belleza».

Un año después del torneo, Simonetta Vespucci murió de tuberculosis. Tenía 23 años. Sandro Botticelli quedó absolutamente desolado. Por los datos que se tienen, su amor por ella siempre fue platónico, pero de una intensidad tan profunda que no existen comentarios sobre otros amores apasionados del artista.

2. Obras de Botticelli donde aparece

Aunque Sandro Botticelli no fue el único pintor reconocido del Renacimiento que la pintara, sí fue quien más retrató el rostro de Simonetta, sobre todo tras su trágica muerte. A continuación te presentamos algunos de los cuadros en los que Simonetta Vespucci ocupa constantemente el rol de una diosa u otra figura divina. ¿Cuántas de estas obras conoces?

1. Alegoría de la Primavera

Extracto de «Alegoría de la primavera» Sandro Botticelli, 1480-1481.

La «Alegoría de la primavera» es una de las obras más famosas de Botticelli. En esta, Simonetta representa a la diosa Flora y, a su vez, a una de las 3 gracias a la derecha del cuadro. Curiosamente, el dios Mercurio (a la izquierda) adquiere los rasgos de Juliano de Médici (que, como te habíamos contado antes, se piensa que estaba enamorado de la modelo).

2. Venus y Marte

Simonetta Vespucci 4
«Venus y Marte», Sandro Botticelli, 1483.

La fidelidad de Sandro a la memoria de esta dama fue tal, que la mayoría de mujeres de sus obras tienen los rasgos de Simonetta. En el cuadro «Venus y Marte», por ejemplo, los protagonistas tienen las caras de Simonetta y de Botticelli. Podría ser esta una de las expresiones del amor platónico que le profesaba, pues en las representaciones griegas de estos dioses (Afrodita y Ares) tenían un romance.

3. El nacimiento de Venus

Simonetta Vespucci 2
«Nacimiento de Venus», Sandro Botticelli, 1483-1485.

Quizá la obra más famosa de Botticelli, el «Nacimiento de Venus» fue pintado por el artista años después del fallecimiento de Simonetta. Aquí podemos ver cómo Venus (basándose en la leyenda griega acerca del nacimiento de Afrodita) surge del mar con su belleza natural, siendo recibida por Flora y por la que se piensa es una pareja de enamorados.

4. La virgen de la granada

Simonetta Vespucci 3
Fragmento de «Virgen de la granada», Sandro Botticelli, 1487.

En esta obra Simonetta representa a la Virgen María, que sostiene en brazos a un niño Jesús con una granada en manos que simboliza la plenitud espiritual, ambos rodeados de 6 ángeles protectores y cantores, con lirios (flores simbólicas de la virgen). Este cuadro fue encargado a Botticelli por los Magistrados de Cámara de 1487.

5. La calumnia de Apeles

Extracto de «La calumnia de Apeles» Sandro Botticelli, 1495.

Esta pintura fue realizada por Botticelli tras la caída de los Médici, la obra está relacionada con este episodio porque representa otro similar de la antigüedad: Apeles, autor de la obra original donde se retrata al Rey Midas que ha sido calumniado (perdida). Sin embargo, según Rudolph Altrocchi, la obra representa en realidad que quien ha sido calumniado es Apeles al ser acusado de incitar una revuelta, hecho tras el cual se descubre al calumniador y este es castigado.

6. Capilla Sixtina (Las pruebas de Moisés)

Extracto de «Las pruebas de Moisés» Sandro Botticelli, 1481-1482.

Botticelli fue tan talentoso y reconocido durante el Renacimiento que incluso fue llamado por el papa Sixto IV para realizar un fresco en las paredes de la Capilla Sixtina (sí, la misma donde Miguel Ángel dejó sus más grandes obras plasmadas). En Las pruebas de Moisés, Sandro representa varios episodios en los cuales este se vio tentado a pecar. Entre las figuras del cuadro encontramos nuevamente a Simonetta Vespucci como varias de las aldeanas.

3. El último deseo de Botticelli respecto a Simonetta Vespucci

Botticelli, cuando iba a morir, hizo una petición: quería ser enterrado a los pies de su amada Simonetta. El deseo le fue concedido. Si viajáis a Florencia, en la iglesia franciscana de Todos los Santos (Ognissanti), podréis ver el sepulcro de la bella muchacha, y a sus pies un disco blanco que indica dónde reposan los restos del pintor, el verdadero nombre del cual era Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi.

Simonetta Vespucci, el trágico amor de Boticelli

Damos por terminada nuestra entrada sobre Simonetta Vespucci desde los ojos de Botticelli. Ahora ha llegado el momento de que nos dejes todas tus impresiones en un comentario. ¿Te ha gustado la historia de Simonetta Vespucci, la musa de Botticelli? ¿Conoces otros datos curiosos sobre estas dos personalidades? Cuéntanoslo. 🙂 Y si te interesa el arte, no dudes en consultar nuestro artículo sobre La Batalla de Anghiari, la pintura perdida de Leonardo, o explora nuestra sección de entradas de arte. ¡Te esperamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here