La psicología humana tiene manifestaciones complejas y muy interesantes, a las que debemos prestar atención. La forma en la que nuestra mente estructura los pensamientos y los sistemas de creencias, determina en gran medida quién somos y cómo nos conducimos. Y así como puede impulsarnos al éxito y el logro de nuestras metas, también puede jugarnos malas pasadas. Hoy en Supercurioso queremos contarte acerca de qué es el síndrome del impostor, también conocido como fenómeno del impostor, o síndrome del fraude. Esta patología puede convertirse en un verdadero obstáculo al desarrollo personal y profesional. Acompáñanos a conocer de qué se trata el síndrome del impostor.

Descubre si padeces del síndrome del impostor

fenómeno del impostor

¿Cada vez que logras algo en tu vida profesional, académica o personal sientes que se debió a la suerte y no a tus habilidades? ¿Cada vez que te felicitan por un trabajo bien hecho, u obtienes notas altas en una evaluación, sientes que no te lo mereces? ¿Crees que sobrestiman tus capacidades y que algún día lo van a descubrir? Pues puedes estar frente a lo que se conoce como síndrome del impostor. Esta patología que aún no ha sido catalogada oficialmente como un trastorno mental, afecta en un porcentaje dominante a las mujeres, que siendo notablemente exitosas, se perciben a sí mismas como un fraude. También se ha registrado el síndrome en hombres, en una medida inferior. ¿Un dato insólito? Según estudios realizados en Europa, ¡el 70% de las personas lo hemos padecido, al menos una vez!

¿Qué es el síndrome del impostor según la psicología?

Si tratamos de definir qué es el síndrome del impostor según la psicología, nos encontramos con un trastorno que afecta de manera notable el autoestima y el autoconcepto que una persona tiene de si misma. El término fue acuñado por las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes en el año 1978, para dar nombre a un fenómeno psicológico en el que la persona es incapaz de internalizar sus éxitos y logros, por mucho esfuerzo que haya puesto en alcanzarlos.

Quienes experimentan este síndrome tienen la idea de que son un fraude, que no merecen los reconocimientos o el éxito que han logrado y que sus resultados se deben a la acción de la suerte. Son perseguidos por la sensación de no estar a la altura o de no ser lo suficientemente competentes. Las primeras aproximaciones al concepto se generaron en los ámbitos académicos. Justamente en la población femenina. Entre las mujeres inteligentes, brillantes, con un desarrollo profesional destacado y resultados que respaldaban su capacidad, aparecían de forma recurrente las ideas que que todo aquello había sido una simple buena racha, y que todos de pronto descubrirían que no eran tan capaces como se creía.

Las posibles causas y síntomas

fenómeno del impostor

Al profundizar en qué es el síndrome del impostor, nos encontramos con una situación mental que puede ser una enorme piedra de tranca al desarrollo. En este sentido, la capacidad de detectarlo, de poder comprender sus síntomas, las causas que lo generan y el poco sustento que estos pensamientos tienen en la realidad, será fundamental para superarlo. Como te comentábamos, siete de cada diez personas lo ha experimentado en algún momento de sus vidas, así que no se trata de algo particularmente extraño. A lo que si debes poner un extra de atención, es al hecho de que esta clase de pensamientos se vuelvan patológicos y permanentes.

Entre los síntomas más recurrentes que puede experimentar una persona que padezca el síndrome del impostor, tenemos los siguientes:

  • La constante creencia de que no merecen sus propios logros. Que los han obtenido gracias a la suerte o a la ayuda de terceros.
  • La incredulidad y desconfianza en las propias capacidades.
  • El constante temor a ser descubierto o desenmascarado como un fraude.
  • Las recurrentes ideas sobre la posibilidad de fracaso, en situaciones en las que antes han tenido éxito continuado o un buen rendimiento.
  • La desmotivación, ansiedad, tristeza e insatisfacción permanente sobre sí mismo y sus actividades.

Si has experimentado estos síntomas de manera recurrente, muy probablemente te convenga profundizar en qué es el síndrome del impostor, dilucidando las causas que pueden estarlo generando. Una vez identificadas, su superación será mucho más sencilla. En este sentido, la doctora Valerie Young, otra investigadora de este síndrome, sugirió tres posibles causas principales.

  • Las dinámicas familiares disfuncionales pueden ser una causa del síndrome del impostor, en especial cuando en la crianza se tiene un hermano o hermana que es considerado como el inteligente o el brillante de la familia. Eso deja al otro hermano en una posición permanentemente secundaria. También ocurre cuando los padres no refuerzan o incluso debilitan el autoestima.
  • Los niveles de exigencia imposibles de lograr también es otra de las causas que definen qué es el síndrome del impostor. Cuando nos colocamos metas irreales, insólitamente elevadas, resulta prácticamente imposible alcanzarlas, y esto deriva de manera inevitable en la frustración.
  • Por último, otra de las grandes causas del síndrome del impostor son los estereotipos sexuales. Como te hemos contado, se trata de un problema psicológico que se descubrió y se presenta con más incidencia en las mujeres, que han estado tradicionalmente sometidas a sistemas patriarcales en los que su trabajo e incluso capacidades son menos valoradas que las de los hombres. En el siguiente punto profundizaremos al respecto.

¿Por qué afecta principalmente a las mujeres?

qué es el síndrome del impostor

Definir qué es el síndrome del impostor es apuntar en primer lugar a las mujeres, y la justificación para ello es bastante simple. En el momento en que fue acuñado el término, a finales de la década de los setenta, la sociedad occidental era bastante más patriarcal que en la actualidad. Las psicólogas que estudiaron este problema se encontraban con mujeres que había tenido un éxito notorio y continuado en los ámbitos académicos y profesionales, pero, aún así, no se describían a sí mismas como exitosas y experimentaban una constante sensación de falsedad, de invalidez o incapacidad.

Esta concepción patriarcal de la sociedad, si bien en los últimos años ha venido desmontándose de manera progresiva, ha afectado y sigue afectando a la mujer desde variadas perspectivas. En lo relativo al síndrome del impostor, se tiene que las mujeres fueron consideradas durante siglos como personas inferiores a los hombres a nivel intelectual y profesional, al punto de que, por hacer el mismo trabajo, devengaban (costumbre que aún no se extingue por completo) salarios inferiores a los profesionales masculinos. Este estereotipo de género resultaría la causa fundamental para que el síndrome del impostor atacara con mayor frecuencia a las féminas.

Cómo superar el síndrome del impostor

síndrome del impostor

El proceso de cómo superar el síndrome del impostor requiere de un ejercicio de conciencia sobre ti mismo y sobre tus capacidades y esfuerzos para conseguir el éxito, sea cual sea la definición que tengas sobre él. En este sentido, algunas recomendaciones fundamentales para dejar atrás este esquema de pensamientos limitantes, son las siguientes:

En primer lugar, acepta que has tenido un papel fundamental en tus éxitos. El hecho de que una persona se perciba a si misma como un fraude, se relaciona con la capacidad de internalizar los éxitos que obtiene. Si tuviste una buena oportunidad, no atribuyas tus resultados solo a ella. En primera instancia, hiciste acciones para conseguirla, y en segundo lugar, mantuviste acciones para que esa oportunidad inicial se trasformara en resultados positivos. ¡No lo olvides!

Otro elemento importante para combatir el síndrome del impostor es trabajar en tu autoestima. Piensa e incluso anota cuáles son las cualidades que te identifican y cómo esas características han influido en tus logros. Piensa en las veces que has ayudado o instruido a otras personas con la información o conocimientos que tu manejas. Y especialmente, ten presente que eres, al igual que todos, un ser humano falible. Los grandes empresarios han cosechado un camino en el que no han faltado los fracasos. Los deportistas famosos han fallado mil veces encestar una canasta o hacer un gol frente a la portería. Los desaciertos y el aprendizaje que hacemos sobre ellos, también es parte de lo que nos define como personas.

En definitiva, hablar de qué es el síndrome del impostor es entrar en un área densa, en la que la autoconfianza, la autoestima y la aceptación de las falencias, serán claves para superar este esquema de pensamientos nocivos. Si te ha interesado este tema y te apasiona sumergirte en los misterios de la mente humana, no te pierdas nuestro artículo sobre el síndrome de Amok, la patología de los asesinos en serie.

2 Comentarios

  1. Gracias Mayte, como siempre, oportuna. resulta que hace dias le referí a una amiga psicóloga que quería escribir un libro de metodología de investigación, tema que domino, debido a mi trabajo, sin embargo, pensaba que me faltan títulos académicos para acometer tal empresa. resulta que me mencionó este síndrome y me indicó que trabajara en mi autoestima, además de ponerme manos a la obra con el libro. ya estoy en eso. voy superando aquel temor inicial y ahora sé que puedo lograrlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here