Síndrome de Capgras. Puede que hayas oído hablar de él, o es posible que quizá, sea la primera vez que lo escuchas. Si es así te daremos un ejemplo para que te hagas una sencilla idea de que se trata: imagina que estás sentado/a junto a tu pareja mirando el televisor en un día normal, una tarde tranquila, como cualquier otra. De pronto, tu pareja se gira hacia ti aterrada y te pregunta que quién eres. Tú sonríes pensando que es una broma, pero la otra persona insiste en que le respondas y cuando lo haces no te cree. Es más, insiste en que te han suplantado, en que te han reemplazado.

Puede parecer cómico a simple vista, pero no lo es en absoluto. El sufrimiento para quien lo padece y el desconcierto para los familiares es sin duda terrible. Veámoslo con más detalle.

¡Socorro, un impostor se hace pasar por mi familiar!

El síndrome de Capgras fue acuñado en reconocimiento del psiquiatra francés que, en 1923, describió el primer caso diagnosticado con estas características. Jean Marie Joseph Capgras lo llamó sencillamente «L’illusion des sosies» (ilusión de los dobles). En su trabajo hablaba de un mujer de 74 años que afirmaba que su esposo había dejado de ser su esposo. Sin saber muy bien cómo, había sido remplazado por un extraño.  Algo realmente desesperante para ella, que reconocía con normalidad a todo el mundo, a  familiares y amigos, excepto a su marido.

Pero, ¿por qué ocurre? ¿Por qué han de sufrir semejante padecimiento? Los especialistas nos explican que se podría deber a una clara desconexión entre el sistema de reconocimiento visual y la memoria afectiva. Si tienes algún familiar con demencia seguro que en alguna ocasión lo habrás visto. Dejan de reconocer a sus familiares más cercanos, confundiéndolos con otros. Aunque en el caso del síndrome de Capgras, es algo más inusual y particular.

6187854156_e3380761f3_o_660x330

Fue en un trabajo publicado en 1990 en el British Journal of Psychiatry, cuando dos psicólogos, Haydn Ellis y Young Andy, aportaron la posibilidad de que los pacientes con el síndrome de Capgras presentaban intacta su capacidad consciente para reconocer las caras, pero si esa cara estaba unida muy emocionalmente a ellas y a sus vidas, entonces se producía un problema de activación. Es decir, cuando más significativa sea para nosotros una persona, mayor peligro tenemos de olvidarla si padecemos el temible síndrome de Capgras.

Lo que resulta realmente curioso es que no solo no la reconozcan, sino que piensen que «se les ha sustituido». Si has leído el libro de Jack Finney titulado «The Body Snatchers» («Los ladrones de cuerpos») o has visto alguna de las tres versiones realizadas al respecto de esta obra de ciencia-ficcción, seguro que el tema debe recordarte mucho a este síndrome.

capgras_660x330

En 1997, uno de estos dos mismos psicólogos, Haydn Ellis, presentó un nuevo estudio del síndrome de Capgras, donde describió el caso de cinco personas. Todos ellos padecían esquizofrenia y, efectivamente, a pesar de reconocer rostros familiares, cuánta más intimidad tenían con una persona, más les costaba identificarlas. Lo cual venía a demostrar una vez más, el problema de la activación emocional para el reconocimiento.

Sería pues una desconexión entre la corteza temporal (ahí donde todos reconocemos rostros u objetos) y el sistema límbico, implicado en las emociones. Después, llegaría el delirio ante un deterioro del razonamiento de la persona, al pensar que, evidentemente, su familiar «ha sido sustituido».

Toda una tragedia y a su vez, una curiosidad médica que bien merece la pena conocer.

3311788402_c4f25c1967_o_660x330

Si eres un amante de las peculiaridades médicas y además, eres un fan del ácido Doctor House, no te pierdas tampoco el siguiente artículo, «El Dr House salva a un paciente en la vida real»

Imagen: Richard JonkmanRacchioLeland Francisco

8 Comentarios

    • Hola Amm, gracias por formar parte de nuestro espacio. Al respecto de tu pregunta comentarte que de momento, el síndrome de Capgras no es reversible. Se utilizan diversos tratamientos para paliar el problema, siendo habitual, por ejemplo, el uso de psicofármacos y terapias de reconstrucción cognitiva. Pero a pesar de ello, hemos de decir siempre que cada caso es único y especial. A menudo, el síndrome de capgras puede ir asociado a una esquizofrenia, o a un Alzheimer u otros tipos de demencia. Así que como decimos, serán siempre los profesionales de la salud quienes valoren cada caso dentro de su particularidad. De momento no es reversible, pero sí tratable. Un saludo desde todo el equipo, Amm, y gracias por tu comentario.

  1. […] Si te ha similar atrayente este artículo, detecta además los curiosos casos de las individuos que padecen síndrome de Capgras. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here