Así es, también existen demonios que viven en el baño. Dioses, deidades, espíritus guardianes y demonios que viven en los inodoros de todo el mundo, de distintas culturas y con propósitos no siempre benéficos.

Quizá es la sensación de vulnerabilidad que invade al ser humano cuando está en estas labores fisiológicas, pero resulta muy curioso que en muchas culturas existan divinidades cuya misión sea proteger estos lugares o, al contrario, aprovechar los momentos más íntimos de una persona para atacarla.

6 escalofriantes demonios que viven en el baño

1. Sulak

Este particular demonio babilónico, nombrado por el médico Esagil-kin-apli de Borsippa, se esconde en los lugares más oscuros de un baño, o en el más obvio: el inodoro. Los babilonios pensaban que el momento de mayor vulnerabilidad humana era cuando alguien estaba defecando, y a este temor le correspondió su consabido demonio, Sulak, que se aparecía intempestivamente, con sus patas traseras con forma de león.

6 escalofriantes demonios que viven en el baño
Arqueros babilonios

Era también el responsable de la enfermedad, a la que se referían como “la mano de Sulak”; se le atribuían las convulsiones y los accidentes cerebrovasculares. Estas terribles cosas podían suceder si quien iba al baño no guardaba las normas de la modestia y el absoluto silencio.

2. Kawaya no-kami

De Japón, claro, este demonio nació de los excrementos de Izanami, la diosa de la Tierra y la Oscuridad, para proteger a quienes utilizaban las letrinas antiguas, que eran mucho más oscuras que nuestros cuartos de baño modernos.

Como recordarás por nuestro artículo sobre la vida en el antiguo Japón, en este país se construyeron numerosas letrinas en todas las carreteras para poder recoger los excrementos humanos y usarlos para fertilizar las siembras, pero también había en las casas particulares.

Los japoneses solían decorar estas habitaciones como una especie de santuario para Kawaya no-kami, y había que mantenerlas muy limpias; de lo contrario, la diosa se vengaría haciendo que los hijos nacieran feos y tristes.

6 escalofriantes demonios que viven en el baño

Pero antes de sentarte debías toser, como un modo de avisarle: este demonio era ciego, y se representaba con una lanza. Si no avisabas, podías pasar un muy mal rato.

3. Zi-Gu

Proveniente de China, su origen se remonta a la dinastía Tang. Cuentan que Zi-Gu era una mujer hermosísima, de la que se enamoró un funcionario de alto rango; este hombre, para apoderarse de aquella belleza, mató a su marido y la raptó, llevándola a vivir a su palacio como su amante.

Un día, mientras la infeliz Zi-Gu usaba el baño, la celosa esposa del ministro Li-Jing saltó desde atrás de una pila de toallas y la mató, y desde entonces ese lugar se convirtió en fuente de relatos inquietantes, donde quien tratara de usar las instalaciones oiría gemidos y lamentos.

6 escalofriantes demonios que viven en el baño

Esta leyenda se mantuvo hasta que la emperatriz Wu, como inteligente mujer que era, bendijo el espíritu de Zi-Gu y la elevó de demonio a diosa de los baños, y ella, agradecida, subió al cielo, y a veces se aparece como una bella mujer. Siglos más tarde, a Zi-Gu se la venera durante el Festival de la Linterna, la noche del día 15 del primer mes lunar. Se convirtió así en protectora, benefactora y limpiadora de los baños.

Otra versión, donde el nombre se transformó en Qi Gu, nos cuenta que se vio obligada a ser la concubina del emperador Liu Bang, de la dinastía Han; tras la muerte del emperador, Qi Gu quedó a merced de la viuda, Lu Hou, quien degradó a la chica a esclava, le cortó manos y pies, le sacó los ojos, le cortó la lengua y lanzó el cuerpo descuartizado de Qi Gu al inodoro. Desde entonces comenzaron las apariciones, y de igual manera, su espíritu fue bendecido y se convirtió en diosa de los baños.

4. Belfegor

Es un demonio antiguo, conocido como Baal-el peor, y asimilado a los demonios judeocristianos. Quizá podría verse como uno de los demonios que viven en el baño más interesante, pues es también la deidad de los inventos, los descubrimientos y la pereza.

Ofrece grandes riquezas con la esperanza de conducir a la gente hacia la avaricia y el egoísmo. Quienes carecen de suerte lo pueden ver: un demonio con cuernos, barbas largas y boca continuamente abierta, de uñas afiladas y piernas de lobo, sentado en un trono que recuerda a una letrina.

6 escalofriantes demonios que viven en el baño
Imagen de Belfegor, del “Diccionario infernal”, 1863

Los rabinos afirmaban que sólo podía invocarse a Belfegor mientras se defecaba, pues además los excrementos eran su ofrenda preferida.

5. Jinn

Palabra que viene del árabe جن, yinn, y hace alusión al genio (que no debe confundirse con el genius latino), ser fantástico de la mitología semítica árabe. Esta criatura islámica es descrita como encendida en fuego pero sin humo. Ellos pueden verte, pero tú a ellos no. Adoptan cualquier forma y no necesariamente son malignos, aunque sí bromistas.

6 escalofriantes demonios que viven en el baño

Como tienen una mala disposición de ánimo, gustan de vivir en los baños sucios, donde si no tienes los debidos cuidados –recitar ciertos versículos del Corán y nombrar a Alá antes de sentarte en la letrina o en el inodoro–, podrían tomar posesión de tu espíritu. Por el contrario, si haces lo debido cuando vas al baño, serás invisible para ellos, y tus partes privadas y tu espíritu quedarán a salvo.

6. Cloacina, Stercutius y Crepitus

Son demonios que viven en el baño, pero romanos. Cloacina es la diosa de las alcantarillas o “cloacas” (de allí su nombre), y Stercutius el dios de la fertilización a través del estiércol.

Crepitus, sin embargo, ostenta el título de ser el primer dios de los baños, que gobernaba las letrinas y (¡adivina!) las flatulencias. En el caso de Cloacina, era una diosa útil, pues el sistema de alcantarillas y acueductos romanos era imprescindible para mantener la salud pública.

6 escalofriantes demonios que viven en el baño
Ruinas de un monumento a Cloacina, en Roma

Si te preguntas por qué los romanos tenían al menos a tres deidades para los baños, debemos puntualizar que la razón era el miedo: miedo de cualquier demonio que pudiese acechar en las alcantarillas, literalmente, desde abajo.

Por ello eran fieles a estos guardianes de los baños, para asegurarse su protección. ¿Conoces a algún otro demonio de los baños? Compártelo, y lee nuestro interesante artículo sobre Asmodeo, el demonio del deseo carnal.

Imágenes: Leopoldo TauffenbachDark Dwarf, kafka4prez, Amphipolis, June Yarham, Lulu Hoeller

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here