Arsinoe IV fue reina de Chipre y al igual que su famosa hermana Cleopatra soñaba con tomar el poder de todo Egipto. El odio entre estas dos hermanas desató una de las guerras más cruentas de Egipto y, aunque Arsinoe no llegó a hacerse con el trono, ciertamente hizo tambalear al Imperio Romano y a la despiadada Cleopatra.

Una familia ambiciosa

Cuando el Rey Tolomeo XII falleció, dejó muy claro en su testamento que Cleopatra y su hermano menor, Tolomeo XIII, debían ser los regentes del destino de Egipto. Sin embargo, el administrador de las finanzas, así como el muy respetado general Aquilas, decidieron que Tolomeo XIII sería el único heredero. Por eso, enviaron a Cleopatra al desierto, aunque ésta logró huir a la primera oportunidad.

Cuando Cleopatra fue desterrada, se llevó consigo a Arsinoe, pero esta decisión no fue precisamente tomada por el amor entre hermanas, sino todo lo contrario no confiaba en Arsinoe, ya había escuchado anteriormente que ésta también anhelaba el trono.

arsinoe1

Poco tiempo después de este suceso arriba a Alejandría, César, quien entre otras cosas se dispone a ser el árbitro en la situación de sucesión del trono de Egipto. Cuando Cleopatra se entera regresa rápidamente, no se sabe a ciencia cierta si Arsinoe regresó con su hermana, pero sí se sabe que la joven princesa se encontraba en palacio cuando comenzaron a ocurrir los diferentes hechos que terminarían en una cruenta guerra.

Fue entonces cuando la glamurosa Cleopatra seduce una noche al gran César y éste quedó tan prendado de sus encantos que la nombro Reina sin imaginarse las consecuencias que ello traería. El pueblo egipcio no quería a Cleopatra, la tildaban al igual que su propia hermana Arsinoe, de amiga de los romanos, decían que bajo su mandato la dependencia del Imperio Romano sería aún mayor. Fue tal la presión del pueblo alejandrino que César tuvo que salir diciendo que iba a cumplir con la voluntad expresada por el fallecido Rey en su testamento.

La Reina de Chipre

Mientras tanto César nombra a Arsinoe como la Reina de Chipre, aunque es “Reina”, César la mantiene como rehén dentro del palacio. Sin embargo, Arsinoe logra burlar a sus captores y escapar. Por otro lado Aquilas reunió un ejército de más de 20.000 hombres para apoyar a los alejandrinos que no querían a Cleopatra.

Cuando Arsinoe llegó al campamento de los soldados egipcios, los hombres vieron en ella a una verdadera Reina que no entregaría la soberanía de Egipto a los romanos, además ella fue quien tuvo el valor de enfrentarse al poderoso César y a su caprichosa hermana Cleopatra. Rápidamente fue proclamada Reina por todos los rebeldes.

arsinoe2

La batalla fue tan terrible que el ejército romano retrocedía cada vez más ante su poderío, ciertamente las tropas de Arsinoe hicieron tambalear a César. En medio de la desesperación, éste solicita apoyo a las legiones asiáticas y es cuando el 27 de Marzo del año 47 antes de Cristo, ocurre de una de las batallas más sangrientas de toda la historia egipcia: “la Batalla de Alejandría”.

Arsinoe fue capturada y César se la llevó a Roma como su prisionera. Tras el asesinato de César, Cleopatra se alía con Marco Antonio y le solicita a éste la cabeza de su hermana menor Arsinoe. Es entonces cuando Marco Antonio envía a dos sicarios a acabar con la vida de la que alguna vez fue la Reina de Chipre.

Arsinoe, la hermana olvidada de la famosa Cleopatra, mujeres ambiciosas que marcaron una época de guerra y muerte infernal por hacerse con el poder del trono egipcio.

¿Habías escuchado hablar sobre la historia de Arsinoe?

Imagen: Parée, Laura Loveday, Sofi

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here