Desde niños todos hemos leído los  cuentos de hadas o hemos visto las maravillosas películas de Disney que nos hacían volar hacia mundos desconocidos de la mano de sus bondadosos protagonistas y de sus malvados villanos.  No obstante debes saber que algunas de estas historias originalmente no tenían un final feliz. Por eso hoy vamos a mostrarte cómo realmente se escribieron por primera vez.

Cenicienta

En las versiones más antiguas, una Cenicienta con más malicia de la que nos mostró Disney logró asesinar a su primera madrastra porque quería que su padre se casara con el ama de llaves. Una jugada que no le salió demasiado bien, si tenemos en cuenta que la madrastra que conocemos, el ama de llaves, se trajo a sus 6 hijas a casa.

la cenicienta
Clip de «La cenicienta» (1950, Clyde Geronimi, Wilfred Jackson, Hamilton Luske)

Esto fue lo que hizo que Cenicienta debiera cargar con las tareas domésticas. Finalmente, parece que el mal trato que recibiría no era tan inmerecida, después de todo.

La Bella Durmiente

En el cuento original, la bella princesa no despierta con un beso, sino debido a los codazos de sus gemelos recién nacidos. Y es que mientras Aurora estaba bajo los efectos del sueño eterno, ésta quedaría embarazada por un rey. Una vez nacidos los retoños, el monarca lleva a la madre y a los dos hijos a palacio, pero olvida el pequeño detalle de comentar que estaba casado.

bella durmiente
Clip de «La Bella Durmiente» (1959, Clyde Geronimi)

Es por ello que cuando llegan a palacio, la esposa del rey intenta matarlos, pero no lo consigue. Al final la Bella Durmiente contrae matrimonio con el hombre que la había violado mientras dormía y viven felices para siempre.

Blancanieves

Según la versión original, al final del cuento del los hermanos Grimm, la reina es castigada por su intento de matar a Blancanieves.

reina blancanieves
Clip de la película «Blancanieves y los siete enanitos» (1937, David Hand, William Cottrell, Larry Morey Perce Pearce, Ben Sharpsteen)

Dicho castigo consistió el bailar sobre unos zapatos de hierro rojo hasta la muerte.

La sirenita

En el cuento original Hans Christian Andersen, la protagonista decidió salir a la tierra, pero para ello debió beber una poción que la hacía sentir como si realmente estuviese caminando sobre cuchillos en todo momento.

la sirenita
Clip de «La Sirenita» (1989, Ron Clements, John Musker)

Sin embargo, el príncipe no se enamora de ella, sino de otra mujer, con lo cual la sirenita, frustrada tras su intento se arroja al mar, donde su cuerpo se disuelve convirtiéndose en espuma de mar.

Caperucita Roja

En el cuento, originalmente Caperucita ingiere la carne y la sangre de su querida abuelita como un símbolo de transición entre la niñez y la edad adulta, como si de esta forma adquiriese la sabiduría de su abuela.

Clip de "Red Riding Hood" (2011, Catherine Hardwicke)
Clip de «Red Riding Hood» (2011, Catherine Hardwicke)

Y es que aunque no te lo creas, los cuentos de hadas parecen no haberlo sido tanto en sus orígenes, sino que fueron terriblemente dulcificados para poder contarlos a los niños sin aterrorizarlos. ¿Y tú? ¿Conoces alguna otra historia que en un principio no tuviera un final feliz?

Si te ha gustado este artículo, puede que quieras saber por qué está loco el sombrerero de Alicia en el País de las Maravillas.

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here