Valora este post

Todos conocemos a ese personaje tan simpático que cuando somos niños alivia la pérdida de nuestros primeros dientes trayéndonos un pequeño obsequio por lo general en forma de dinero. Pero, ¿sabías cuál es el origen del Ratoncito Pérez?

¿Cuando se originó la tradición del Ratoncito Pérez?

Para saberlo tenemos que remontarnos a comienzos de siglo, cuando al infante y futuro rey Alfonso XIII se le empezaron a caer los dientes. Por encargo de la reina María Cristina, su madre, el monje jesuita Luis de Coloma recibió el encargo de escribir un cuento, especialmente para el niño de 8 años, en el que explicara una bonita historia sobre la caída de los dientes. Coloma ya era famoso por escribir cuentos como “Pequeñeces” o “Jeronimín”.

Ratón Pérez (Juan Pablo Buscarini, 2006)
Ratón Pérez (Juan Pablo Buscarini, 2006)

Es entonces cuando este monje jesuita crea la historia del Ratoncito Pérez, un simpático amiguito que vivía en una caja de galletas de la famosa confitería Prats del centro de Madrid, muy cerca del propio Palacio Real. El cuento, que tenía al propio rey como protagonista, narraba la historia de cómo cuando al pequeño rey se le caía un diente, el roedor Pérez se escapaba de su “casita” para dejarle un regalo. En la historia además de tener que recorrer toda la ciudad para llevar el obsequio a cada niño, éste debía sortear todo tipo de obstáculos, entre ellos los gatos, y viajando a través de las cañerías de la ciudad de Madrid.

ratón pérez luis coloma

De esta forma, el entrañable Rantoncito Pérez acabaría por convertirse en un personaje  muy famoso. El 5 de enero de 2003 el Ayuntamiento de Madrid estableció una placa en la fachada de la antigua confitería donde se suponía que vivía, acompañada de la frase: “Aquí vivía, en una caja de galletas, Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño Rey Alfonso XIII”. Incluso en el interior del pasaje comercial de la misma calle se ha instalado una estatua del Ratoncito Pérez. Y por si esto fuera poco, se ha creado una casa museo en homenaje a este personaje que puedes ver a través de la página: www.casamuseoratonperez.com.

casa del ratoncito pérez

Curiosamente, el cuento del Ratoncito Pérez es prácticamente desconocido por la mayoría de los españoles, pues dejó de publicarse en 1947. No obstante, se realizan reediciones cada año en países tan remotos como Japón. Incluso ha sido traducido al inglés y al francés, existiendo varias adaptaciones.

Los “amigos” extranjeros del Ratoncito Pérez

En cualquier caso, aunque el Ratoncito Pérez sea un personaje típico de España y de algunos países de Sudamérica, en otros muchos países cuentan con un personaje parecido que realiza el mismo cometido cuando a algún niño se le cae un diente. Por ejemplo en los países anglosajones se trata del Hada de los dientes (Tooth Fairy). En cambio en Italia se trata de otro roedor pero bautizado como “Topolino”, “Topino” o “Fatina”. Incluso dentro de nuestro país encontramos otras variantes como “L’Angelet” en Cataluña, “Maritxu Telatukoa” (Mari la del tejado) en el País Vasco y “L’Esquilu de los dientus”  (La ardilla de los dientes) en Cantabria.

Si te ha gustado este artículo, puede que quieras saber más sobre otro personaje interesante de cuento del que hemos oído hablar a menudo:  Blancanieves, ¿descubres su verdadera y escalofriante historia?

Imágenes: AppleandoCesar OjedaMarta Nimeva Nimeviene

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here