La historia de la Navidad está llena de costumbres y tradiciones encantadoras, en las que aparecen los más entrañables personajes. Desde el célebre Papá Noel hasta los pesebres con la Virgen María, San José y el Niño Jesús, engalanan las fiestas decembrinas alrededor del mundo. Pero en algunas regiones se suman otros personajes que llenan de magia las celebraciones. La Navidad en España y en otros países de Europa y América Latina, incluye también la historia de los Reyes Magos. Esa encantadora leyenda en la que Melchor, Gaspar y Baltasar cruzan largos caminos para homenajear al Niño Jesús con presentes, es celebrada con alegría por grandes y chicos. Hoy en Supercurioso hemos querido profundizar en el origen de los Reyes Magos. ¿Nos acompañas?

El Origen de los Reyes Magos, una tradición antigua

Origen de los Reyes Magos

Cada noche del 5 de enero, los niños de todos los países en los que se mantiene viva esta tradición, esperan con ansias la llegada de los Reyes. Al amanecer del 6 de enero, habrán sido bendecidos con los obsequios que pidieron en sus tradicionales cartas. La historia de los Reyes Magos está marcada por la celebración de su fiesta: la Epifanía, palabra que en griego significa manifestación, en el sentido de que Dios se revela ante los hombres. La palabra Magos es asociada en la antigüedad con sabios o astrólogos, que conocen el lenguaje de las estrellas.

El origen de los Reyes Magos refiere a tres hombres venidos del Este o del Oriente, por lo que se cree que pudieron haber sido Reyes de Arabia, Mesopotamia o el este de Palestina. Existen pocas referencias claras en La Biblia sobre estos personajes. Sin embargo, en el Evangelio de Mateo encontramos un apartado interesante:

«Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: “¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle”.

Se cree que Herodes detuvo a los reyes en el camino, para pedirles que al encontrar al niño volviesen sus pasos para avisarle, pues él también quería presentar sus honores. A tiempo un ángel llegó a advertir a los monarcas que la intención de Herodes no era otra que la de matar al pequeño. Quienes han estudiado la historia de los Reyes Magos, afirman que el hecho de que los guiara una estrella implicaba que eran hombres instruidos en astrología o en ciencias de la navegación, así como en el cálculo del tiempo por medio de las configuraciones estelares.

¿Cuándo aparecen los nombres de los Reyes?

A pesar de que el origen de los Reyes Magos puede rastrearse hasta las Sagradas Escrituras, la realidad es que fue en la Edad Media cuando empezó la construcción de la tradición que se mantiene hasta hoy. Fue en el reconocido mosaico del siglo VI en la basílica de San Apolinar el Nuevo en la ciudad de Ravena, en Italia, cuando aparecieron por primera vez los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar. Los llamados Evangelios Apócrifos, aquellos que no fueron nunca oficialmente aceptados por la Iglesia Católica, también contienen muchas historias sobre la vida y obra de estos tres reyes.

Entre las leyendas que se les asocian, está el hecho de que invocarlos podía proteger contra la epilepsia e incluso curarla. Solo hacía falta rezar una oración con el nombre de los Reyes en el oído del enfermo, para que recobrase su salud. También fue tradición hace algunos siglos, que en algunos lugares de Europa los creyentes escribieran las iniciales MGB en las puertas de sus casas. Se creía que esto invocaba a los magos, protegiendo a las personas y a los animales contra los ataques de demonios, brujas y malos espíritus.

La historia de los Reyes Magos: Su simbología y regalos

historia de los Reyes Magos

El hecho más significativo que destaca en la leyenda de los Reyes Magos, es que venían siguiendo a la estrella de Belén, para presentar sus obsequios y honores al Niño Jesús. Pero cada regalo junto a cada rey, tienen una simbología en particular. Melchor venía cargado con el oro, que simboliza la realiza de Cristo, el metal perfecto que no se altera ni se corrompe, símbolo máximo de la pureza. Este Rey es representado como un hombre anciano y de piel blanca, con largas barbas. Se asocia a las personas que provienen del continente europeo, y también se vincula con la última etapa de la vida del hombre, la ancianidad.

Por su parte, Gaspar lleva una barba castaña o pelirroja, y representa a las personas oriundas de la zona asiática. Va cargado con incienso, que ofrece como símbolo de la divinidad de Jesús. Éste es la suma de resinas aromáticas vegetales y aceites esenciales, que al quemarse desprenden un humo perfumado. Además de ser obsequio común para los reyes en aquella época, su simbología implicaba una purificación y ampliación de la conciencia, más allá de los devenires de la vida cotidiana. Gaspar es asociado con la madurez en la vida humana.

Por último en la historia de los Reyes Magos, nos encontramos con el que simboliza la juventud, el Rey Baltasar, de piel negra, en representación de los oriundos del continente africano. Él viene cargado con mirra, una resina que se obtiene de un árbol del noreste de África, Arabia y Turquía. Aunque tiene propiedades medicinales, la mirra se caracterizaba por usarse como ungüento para embalsamar cadáveres. Es un obsequio que representa la humanidad, y por lo tanto la mortalidad del Señor.

Interesante en la historia de los Reyes Magos, es la leyenda que se asocia con sus tumbas. Se cree que luego de la resurrección de Jesucristo, el apóstol Tomás encontró a los reyes en la región de Saba, donde fueron bautizados y nombrados obispos. En el año 70 habrían sido capturados, martirizados y depositados sus cuerpos juntos, en el mismo sarcófago. Fue Santa Elena quien tiempo después, llevó los restos a Constantinopla. De allí, en el siglo XII, Federico I Barbarroja los trasladó hasta Colonia, cuya Catedral, en donde supuestamente reposan los restos mortales de los Reyes Magos, se convirtió en un punto de peregrinación y adoración.

La tradición de los Reyes Magos en la actualidad

La historia de los Reyes Magos

Si bien el origen de los Reyes Magos es muy antiguo, es una de las tradiciones que más profundamente se ha arraigado en las costumbres populares. Cada 5 de enero, grandes y chicos reciben con alegría Cabalgata de los Reyes, en la que desfilan en maravillosas carrozas, repartiendo caramelos y recogiendo las cartas de los más pequeños del hogar. Otra de las tradiciones que se mantiene en los hogares, es la de dejar los zapatos de cada miembro de la familia en el balcón o la puerta del hogar, para que los Reyes dejen dulces en su interior.

Los regalos de los Reyes Magos para los más pequeños, no son un requisito universal. Es tradición que solo los niños que se hayan portado bien, reciban obsequios cada 6 de enero. Aquellos que se han portado mal, solo reciben un trozo de carbón. También es menester entre los detalles de las costumbres e historia de los Reyes Magos, dejar agua y pan para que los camellos recobren energías de su largo peregrinaje. Y para Melchor, Gaspar y Baltasar, se suele dejar una copita de licor, un vaso de leche o turrones, como una forma de agasajarlos.

El origen de los Reyes magos, sus curiosidades y leyendas, se cuentan sin duda entre los más hermosos cuentos de Navidad, que seguirán pasando de generación en generación, llenando de ilusión la época decembrina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here