Supercurioso ha tocado varias veces este tema tan escabroso, el de los asesinos seriales, o de si existe alguna razón o síndrome para que esto ocurra. En esta ocasión te traemos el caso de una mujer conocida como “la ogra de la Goutte d’Or”, en Francia a comienzos del siglo XX.

Los casos de las mujeres asesinas suelen impactar mucho. Tal vez por la posibilidad de maternidad que la naturaleza les otorga, o porque sus métodos son más íntimos, menos espectaculares y sangrientos que los asesinatos perpetrados por hombres.

En este caso en particular, resulta especialmente escalofriante: matar siempre es terrible, pero matar a niños es sin duda algo abominable, que nos causa extrema repulsión. Y ahora, sin más preámbulos, conoce a esta asesina.

La estranguladora de niños, o “la ogra de la Goutte d’Or”

Se llamaba Jeanne Wéber, y se sabe por lo menos de 10 niños que estranguló con sus manos, incluyendo a dos de sus propios hijos. Por una razón u otra, luego de cada asesinato, ella pudo sortear la justicia, hasta que en 1908 fue declarada “loca” y culpable de homicidio.

Pero antes, en 1905, dos de sus tres hijos murieron; el hecho no despertó sospechas, incluso se pensó que habían muerto por causas naturales. No olvidemos que estamos a comienzos del siglo XX, cuando el cuidado infantil no era ni mucho menos lo que fue después; había demasiado descuido con los niños.

París, siglo XIX
París, siglo XIX

Pero nuestra asesina no se detuvo allí. Mientras cuidaba a su sobrina de 18 meses, hija de su hermano, la pequeña “repentinamente se puso enferma” y murió. La criaturita presentaba moretones en el cuello, que fueron ignorados en el examen médico, por lo que Wéber salió ilesa.

Increíblemente, siguió cuidando a su otra sobrina, apenas meses mayor, que también murió bajo su cuidado. El doctor dictaminó que su muerte fue provocada por convulsiones.

Por si esto fuera poco, continuó cuidando a los hijos de otro hermano. Una sobrina de 7 años, llamada Germaine, sufrió un “ataque de estrangulamiento” que le dejó moretones en su garganta. La niña sobrevivió al ataque, pero no a la vuelta de la tía al día siguiente.

manos miedo

De forma casi grotesca, su muerte fue atribuida a la difteria, igual que la de su padre, ocurrida apenas 4 días después. Pero, como tal vez se sentía más confiada y su familia, como quiera que sea, no se daba cuenta, tan sólo un mes después cuidaba de un pequeño sobrino. Esta vez la encontraron in fraganti estrangulando al pequeño.

Fue entonces que las piezas comenzaron a encajar, pues a la luz del último hecho resultaban en extremo sospechosas las otras muertes de niños por ella cuidados.

Fue acusada de múltiples asesinatos, pero la pericia de un buen abogado y la renuencia del jurado a creer que una madre fuera capaz de tales asesinatos la dejaron libre.

Tras este episodio, huye de París. Pasaron 14 meses hasta que se conoció otro caso de un niño muerto bajo su cuidado y, aunque inicialmente el médico dictaminó “convulsiones”, cambió su dictamen cuando descubrió que la tal Madame Moulinet (nombre que adoptó) era Jeanne Wéber. Salió libre porque la autopsia reveló que la causa de muerte fue fiebre tifoidea.

portada petit journal

Algunos expertos pensaban que Jeanne padecía de brotes psicóticos; aun así, el doctor Georges Bonjeau, para ese entonces presidente de la Sociedad Protectora de los Niños en Francia, decide darle un puesto como enfermera en el orfanato de Orgeville, como una última oportunidad, en donde fue sorprendida mientras estrangulaba a un niño. Bonjeau, avergonzado, la despide sin denunciarla, sin duda por temor a perder su propio puesto, y por ello Jeanne consigue la libertad de nuevo.

Nuestra asesina serial regresa a París para trabajar como prostituta, circunstancias que no impidieron que, en la pésima pensión donde vivía, estrangulase al hijo de la patrona: Marcel Poirot de 12 años.

manos aterradoras

Aquí ya no hubo posibilidad de errores, el médico estableció como causa de muerte el estrangulamiento. Fue acusada y declarada culpable, y la trasladaron a un asilo de enfermos mentales ubicado en Mareville, Nueva Caledonia. Sobrevivió diez años, hasta que en 1918 murió, al estrangularse a sí misma.

Probablemente estaba enferma y necesitaba de una atención especial, pero eso no disipa el horror de sus actos criminales. Próximamente te contaremos la historia de otra asesina en serie. ¡Mantente alerta!

¿Te ha interesado el artículo? Entonces, no puedes perderte: El psicópata asesino, “depredador de su propia especie”.

Imágenes: GaritansamzieCesar Ojeda, Le Petit Journal, Julia Shashkina

3 Comentarios

  1. […] te hablamos de la terrible estranguladora de niños de París, en esta ocasión te presentamos dos casos igual de espeluznantes: el primero sobre una pareja de […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here