La creadora del Día de la Madre, arrepentida de la festividad
4.7 (93.33%) 9 votos

En el segundo domingo de mayo de cada año se conmemora en 34 países del mundo, con agasajos, obsequios, postres, cartas, bombones y más, la labor de esas mujeres maravillosas que son los pilares esenciales de nuestras vidas. La creadora del Día de la Madre fue Ana María Jarvis, activista y empresaria estadounidense que propuso este festejo para rendir tributo a todas las madres del planeta, pero en especial a su progenitora, una honorable señora que lideró a un grupo de féminas en la guerra civil para servir de enfermeras en el frente de batalla. Este día guardaba mucho significado para ella, hasta que se percató en lo que se había convertido la conmemoración  y decidió rebelarse contra de lo que ella misma había propiciado.

Si te apetece reflexionar acerca del papel que juega el arrepentimiento en nuestras vidas, no te pierdas esta recopilación de frases de arrepentimiento pronunciadas por grandes y conocidas mentes.

El arrepentimiento de la creadora del Día de la Madre

Suscríbete a nuestro Youtube | Gana una tarjeta Amazon 100$
Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de las mejores curiosidades en vídeo. Además, cada mes, ¡Sorteamos una tarjeta Amazon de 100$ entre los suscriptores más activos. ¿Quieres ser tú? 👉🏻 Haz clic y Suscríbete Ahora

Revisando las cartas de condolencias por el fallecimiento de su madre en 1905, Ana María Jarvis subrayó las líneas que describían con emoción lo admirada que era el ser que la trajo al mundo. Fue una mujer valiente, dispuesta a arriesgar la vida para salvar a los heridos de ambos bandos durante la Guerra Civil. De alma noble, defensora de causas justas, intentó consolidar la paz entre las madres de las Fuerzas de la Unión y las madres confederadas auspiciando el Día de la Amistad de la Madre para dejar atrás la enemistad que provocó el conflicto civil.

La creadora del Día de la Madre, arrepentida por la festividad
Ana María Jardis, creadora del Día de la Madre

Esta pérdida tan grande e irreparable gestó en Jarvis el deseo de hacer algo realmente simbólico para homenajear a Ana María, su madre. Por ello promovió incesantemente la creación de un día que obligara a los hijos a recordar el importante lugar que ocupan las madres en todas las áreas de nuestras vidas. Unos se burlaron de la proposición tachándola de “pueril”, “insignificante”, “absurda”. Pero en otros encontró un respaldo mayor, sobre todo las organizaciones y asociaciones de Escuelas Dominicales hicieron posible la celebración del primer Día de la Madre el 10 de mayo de 1908.

A las madres se les regalaban claveles, los favoritos de la madre de Jarvis. En principio eran blancos para representar la pureza y el amor de una madre, pero esta costumbre se diversificó cuando las floristerías comenzaron a ver la rentabilidad de este día, ocurriéndoseles la idea de vender flores blancas para las madres fallecidas y de colores vibrantes en honor a las madres vivas.

La creadora del Día de la Madre, arrepentida por la festividad

Poco a poco el interés comercial en torno a estas fechas fue creciendo, la industria de la confitería y de las tarjetas de felicitaciones también hicieron su pequeña fortuna con lo que Jarvis había pensado como “un día de sentimiento, no de ganancias”.  Toda esta situación por supuesto enfureció a la creadora del Día de la Madre, quien irónicamente trabajó activamente para detener esta celebración, llegando incluso a ser recluida en prisión por perturbar la paz.

“Son unos charlatanes, bandidos, piratas, mafiosos, secuestradores y termitas que socavarán con su codicia uno de los mejores y más nobles y auténticos movimientos y celebraciones,” reclamaba Jarvis.

Y ya sabemos cómo termina esta historia, o al menos gran parte de ella. Jarvis agotó toda su riqueza en campañas para sabotear el circo comercial que había desatado el día conmemorativo, por el que con tanta ilusión luchó para agradecer desde el corazón el servicio que presta a la humanidad la figura materna, y no para que los comerciantes sacaran provecho de ello, tal como resultó. Jarvis, decepcionada y en soledad, se recluyó en su mansión de Philadelphia hasta su fallecimiento el 24 de noviembre de 1948.

Desde 1910 hasta la actualidad, el Día de la Madre sigue celebrándose de la manera como lo conocemos, nada pudo hacer Jarvis para cambiarlo. ¿Conocías cómo surgió esta festividad popular?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here