Cuarenta y cinco minutos, solo tres cuartos de hora y se vio resuelta la batalla más efímera de la historia, el enfrentamiento bélico más fugaz entre una gran potencia y el pequeño reino  de Zanzíbar, que aunque discreto, fue lo suficientemente orgulloso como para atreverse a retar nada más y nada menos que al Imperio de su graciosa Majestad allá por el siglo XIX.

No es habitual encontrar la referencia a este acontecimiento en los manuales históricos o en las enciclopedias, de ahí que deseemos explicarte qué origino este curioso y desigual enfrentamiento donde llegaron a movilizarse varias flotas navales y donde, aunque no lo creas, hubo más de 500 bajas

Las causas

Año 1896. La mecha se prendió con la muerte de un Sultán, un hombre poderoso llamado Hamad Bin Thuwaini que tuvo hasta su final muy buena relación con el Imperio Británico, los lazos entre Zanzíbar e Inglaterra eran tan cordiales que incluso se proyectaba una estrecha colaboración con la administración colonial. Pero el primo del Sultán que lo sustituyó en el cargo no pensaba de igual modo… tanto es así que propició un golpe de estado viendo que los británicos intentaban por su parte situar en el poder a otro nativo afín al Imperio.

Pero el primo del fallecido Sultán, receloso de que los ingleses volviesen a tener las riendas de su país, se apresuró en formar un ejército de 2.800 hombres, valiéndose además de un yate armado, el H.H. Glasgow y fortificando además las defensas del palacio real.

El grito de guerra que quedó en un suspiro

Los ingleses, viendo el súbito despliegue del incauto primo del Sultán, decidieron prepararse para sofocar cualquier revuelta desplegando una auténtica prueba de fuerza. Para ello  prepararon con cinco naves de guerra: tres cruceros, el Edgar HMS St George, el Archer HMS Racoon, el HMS Sparrow, dos cargueros de armas y varias compañías de Marinas Reales, y si esto no fuera suficiente, se sumaron a los contingentes dos batallones de soldados comandados por un experto general de la guardia real.

Cuando el primo del Sultán vio todo aquel despliegue su grito de guerra quedó un poco afónico, no esperaba esa esa reacción, pero aun así no se echó atrás, en absoluto… la guerra se declaró a las 9 a.m del 27 de agosto de 1896, instante en que la Marina Real empezó a abrir fuego. El palacio quedó derrumbado de inmediato mientras el primo del Sultán corría a buscar asilo a la embajada alemana, donde lo acogieron y protegieron. Seguramente desde allí pudo escuchar los ecos del temible bombardeo contra sus soldados y su nave. Fue precisamente tras 45 minutos cuando hundieron el navío Glasgow del Sultán, instante en que los británicos pidieron la cabeza del díscolo primo a los alemanes.

La guerra más corta de la historia zanzibar

El Sultán fue más ágil que ninguno, logró escapar lanzándose al mar para exiliarse en Mombasa, muy cerca de Zanzíbar.

Y así terminó la guerra más corta de la historia, hubo 500 bajas por parte del ejército de Zanzíbar, una batalla que empezó a las 9.00 y que terminó a las 9.45. Para los ingleses fue como matar una mosca con un periódico…

7 Comentarios

  1. En la nota se presente a Inglaterra como la defensora de una causa justa y el primo del Sultan como un renegado, y creo que vale preguntarse cuando se leen estas notas interesantes, el porque se trata de hacer pasar como validas las acciones intervencionistas e imperialistas de una potencia extranjera.

    • Hola Daniel, tienes razón, en ocasiones la historia es sesgada desde la perspectiva del mismo bando ganador ya que en la mayoría de casos es quien escribe la «historia» sea justa o no su causa. En el caso de este artículo (y la mayoría de los artículos de supercurioso) no pretendíamos posicionarnos en la moralidad de dicha guerra, ni justificar los actos de ninguno de los dos bandos pero si es posible que dadas las circunstancias de dicho enfrentamiento tan desigual parezca que si lo hacemos. Disculpa las molestias y gracias por tu comentario!

  2. Realmente lamentable record de nombrar como guerra a esa infame acción del imperio británico, y aún más triste es usar una foto de la guerra de Malvinas, tan sentida por los Argentinos, en donde a pesar de sus 74 días de duración, el imperio británico sufrió más bajas proporcionales por día que en la segunda guerra mundial.

  3. En Costa Rica la Batalla de Santa Rosa en 1856 duro menos de 15 minutos donde un ejército sencillo gana ante los filibusteros estadounidenses

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here