Los «Monuments men» y el museo de Hitler
5 con 1 voto[s]

El estreno de la reciente película de George Clooney, «Monuments men», nos trae de actualidad una interesante historia sucedida durante la Segunda Guerra Mundial. Y es que este trágico periodo de nuestro pasado, se halla trufado de hechos ingeniosos y únicos que merece la pena recordar. Este es el caso de una peligrosa misión encabezada nada más y nada menos que  por arquitectos, restauradores y escultores. Hombres valientes  que tenían un firme propósito: recuperar las obras expoliadas por los nazis.

Los verdaderos monuments men

Los Monument Men

Dos hombres vestidos con el uniforme del ejército de los EEUU se adentraron a las profundidades de las minas de Altausse, en Austria, sabiendo que lo que allí se hallaba no era precisamente una explotación de sal. Alzaron sus lámparas de acetileno y empezaron a ver una maravilla tras otra. Se quedaron sin aliento…

Se trataba de un auténtico laberinto subterráneo formado por 138 túneles, un inmenso almacén habitado por decenas  de obras de arte expoliadas por parte del ejército de Hitler a media Europa. Tesoros incalculables que el Führer y los suyos ansiaban poseer: allí se encontraban piezas de Vermeer, de Miguel Ángel, de Van Eyck…

minas de Altausse monuments

Este grupo de hombres que lograron dar con tal preciado hallazgo no eran soldados convencionales. De hecho, ni siquiera eran soldados. Tampoco combatían con armas ni tenían galón alguno en sus uniformes. El capitán era Robert Posey y le acompañaba su amigo Lincoln Kirstein, un escritor y coreógrafo. Ambos habían logrado reunir a un pequeño grupo de hombres que integraban el llamando MFAA (Monuments and Fine Art and Archives), aunque comúnmente se les conocía como «los hombres de los monumentos.»

Su propósito, era sencillo y arriesgado: localizar todos los emplazamientos que el Tercer Reich utilizaba para esconder las obras de arte robadas tanto a museos como a colecciones públicas y privadas. Sus investigaciones les habían llevado a múltiples lugares, desde el famoso castillo de Neuschwanstein, hasta aquella mina abandonada de Austria. Pasos acertados con los que poco a poco, fueron reconstruyendo un complejo y exquisito puzzle.

Las obras robadas de Hitler

Los Monument Men realizaron una formidable misión recuperando gran cantidad de esos tesoros expoliados, obras que lejos de pertenecer a unos pocos, son propiedad de toda la humanidad. Pero eso sí, a día de hoy, y aunque te sorprenda, son muchas las piezas que permanecen desaparecidas y que no han podido ser recuperadas.

La verdadera historia Monumens men

De hecho, en el 2013, la fiscalía de Munich anunció el descubrimiento de un apartamento con más de 1500 obras expoliadas por los nazis, piezas de Picasso, Matisse, Egon Schiele… escondidas en su momento por un tal Cornelius Gurlitt, hijo de Hilldebrant, un importante marchante de arte del propio Joseph Goebbels.

Y aún hay más… la Asociación de Museos Holandeses publicó otro informe hace poco donde se ponía en evidencia que en su país faltaban 139 obras de su museo, el mismo que el Tercer Reich expolió desde finales de los años treinta hasta casi el último día en que la guerra se dio por finalizada, llevándose con ellos cuadros que más tarde se subastaron en países neutrales.

Monuments Men historia

La historia de los Monuments Men, fue llevada posteriormente a un libro del mismo título escrito por Robert M. Edsel. George Clooney ha dirigido y protagonizado esta curiosa epopeya donde media docena de hombres arriesgaron su vida para devolver a la humanidad un legado único y excepcional. El arte.  

Una misión que como todos sabemos, aún debe concluirse…

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here