Onibi, los fantasmas de luz de las leyendas japonesas
Valora este post

El folclores japonés es rico en leyendas y sus personajes son de lo más variado. En Supercurioso os hemos hablado de Yuki Onna, la mujer de hielo o de los Jubokko, los árboles bebedores de sangre, y en esta ocasión queremos acercarnos a otras criaturas extraordinarias. Acompáñanos a conocer a los Onibi, los fantasmas de luz de las leyendas japonesas.

Onibi, los fantasmas de luz

Hay un tipo de criaturas fantasmagóricas, monstruos sobrenaturales o seres demoníacos que en el folclore japonés reciben el nombre de “Yokai”. Los yokais se dividen en cinco categorías dependiendo de su forma natural (algunos son capaces de cambiarla) que puede ser la de un ser humano, un animal, un vegetal, un objeto o un fenómeno natural. Sus cualidades también son muy diversas y los hay malévolos y dañinos, pero en ocasiones  también son portadores de buena fortuna.

Onibi, los fantasmas de luz de las leyendas japonesas

El Onibi es uno de los “yokai” más peligroso y a la vez más bello. Es un fenómeno extremadamente hermoso, pero mortal. Su nombre significa “demonio de fuego” y se dice que procede del cuerpo de animales y seres humanos fallecidos. El por qué surgen en unos casos sí y en otros no, se desconoce, aunque parece estar relacionado con la maldad, el rencor o la envidia que guardara el difunto en su interior.

Se presentan como pequeñas bolas de fuego de colores variados, aunque generalmente son blancos o azules. Suelen aparecerse en grupos en los se han llegado a contar hasta 30 orbes y su tamaño va desde unos pocos centímetros hasta más de 30. Aparecen flotando, a una distancia de entre uno y dos metros del suelo, especialmente en los días lluviosos de los meses más cálidos del año y casi siempre en medio de parajes naturales o cementerios, prácticamente nunca en ciudades.

Onibi, los fantasmas de luz de las leyendas japonesas

Los onibi atacan a sus víctimas en grupo y les extraen su energía vital hasta matarlas. La leyenda dice que atraen a los viajeros con sus luces fantasmales y que en ocasiones adoptan las voces o rostros de sus anteriores víctimas. Estos los siguen pensando que son linternas de personas que los conducirán fuera del bosque, pero cuando se dan cuenta, los orbes los han rodeado y atacado. Los onibi los vacían y dejan únicamente un despojo parecido a una cáscara.

Durante siglos se ha buscado una explicación a racional a la aparición de los onibi y las más plausibles tienen que ver con el fósforo que contiene los cadáveres y que en determinadas circunstancias podría producir luminiscencia o a la quema de metano procedente de esos cuerpos en descomposición.

Onibi, los fantasmas de luz de las leyendas japonesas

El Onibi no debe ser confundido con el Oni que es un ogro monstruoso que habita en las montañas. Tiene la piel de colores que van desde el azul al negro pasando por el rojo, y el marrón. Luce, además, dos cuernos en la cabeza, una boca llena de colmillos y viste únicamente un taparrabos de piel de tigre. Es un ser demoníaco que ataca con una maza gigante de hierro a sus víctimas y en ocasiones es la personificación de una fuerza natural que causa algún tipo de desastre.

Si te ha interesado este artículo, quizá quieras conocer a los bakeneko, los gatos fantasmales japoneses.

– La leyenda de los Bakeneko, los temibles gatos de Japón

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here