La mitología de la Antigua Grecia es una de las más longevas y ricas de las que se tenga referencia histórica. Los dioses griegos han capturado el interés y la curiosidad de miles de científicos, investigadores y curiosos a lo largo de los siglos. El infinito poder del supremo Zeus, el dominio de los mares de Poseidón o las artes de seducción de Afrodita, sin duda que son más que interesantes. Pero en esta ocasión nos hemos querido concentrar en una criatura peculiar, un gigante de un solo ojo que despierta terrores con su sola presencia. Hoy en Supercurioso te contaremos sobre los cíclopes en la mitología griega. ¿Nos acompañas?

Las leyendas más antiguas del Mediterráneo develan la existencia de seres gigantescos con un solo ojo en el centro de su frente. Se trata de los cíclopes en la mitología griega. Homero, Hesíodo y otros autores clásicos nos hablan de esta raza de gigantes en sus obras. Los historiadores se han preguntado de dónde sacaron la idea de los Cíclopes y si estos pudieron realmente existir en una etapa prehistórica. Veamos lo que cuentan.

Los cíclopes en la mitología griega

Los cíclopes en la mitología griega

Son muchas las  criaturas de la mitología griega que llaman nuestra atención. Pero la del gigante de un solo ojo merece especial atención. Los cíclopes en la mitología griega son hijos de Urano, el Dios del cielo, con Gea, la Diosa de la Tierra. Los principales son tres: Arges, el que brilla; Estéropes, el que da el rayo, y Brontes, el que domina el trueno. La seña que los distingue como criaturas con nombre propio es el enorme ojo que poseen en medio de la frente, así como sus dimensiones excesivas y fuera de lo común. 

De origen calmo, los cíclopes en la mitología griega se dedicaban a la herrería y la artesanía. Pero ello no aminoraba su poder. De hecho, se cuenta que eran dueños de la fuerza de cien toros y de una mirada pulverizante. Su llegada a la vida es más que interesante. Permanecieron en el vientre de su madre durante mucho tiempo, pues su padre temía que aquellos peculiares hijos le destronaran.

Una vez caído del poder, los cíclopes en la mitología griega llegaron a la tierra, y al poco tiempo fueron desterrados al Tártaro, la parte más fea del Averno y la puerta del Inframundo habitado por los muertos. Pero al tiempo lograron salir de allí. Cuando los Dioses del Olimpo y los Titanes se enfrentaron en batalla, Zeus liberó a los cíclopes para que le ayudaran. Así fue, y agradecidos por su libertad, estos hicieron regalos para sus benefactores. Al dios Zeus le dieron su rayo invencible, a Poseidón, el rey de los mares, le regalaron un tridente súper poderoso, y a Hades le forjaron un casco que lo volvía invisible.

También se sabe que los cíclopes en la mitología griega fueron responsables de la construcción del Palacio del Olimpo, la morada de los dioses sobre el Monte Olimpo, y los muros de las ciudades de Micenas y Tirinto. Luego de estos tres primeros hijos de Urano y Gea, llegó una segunda generación de cíclopes. Se cuenta al respecto que ésta fue descubierta por Odiseo, en una remota isla. Al parecer, estas criaturas guardaban estrecha relación con los gigantes, así como con una tribu fenicia conocida como los Phaiakai. Es a esta generación a la que pertenece Polifemo, el gigante del un solo ojo del que te hablaremos más adelante.

Posibles explicaciones al mito del gigante de un solo ojo

El cráneo de un mamut

gigante de un solo ojo

El más conocido gigante de un solo ojo de la segunda generación de cíclopes, es el atemorizante Polifemo. Era hijo de Poseidón y la ninfa Toosa y habitaba en una cueva de una isla del Mediterráneo. Ulises lo engañó y lo cegó para poder escapar y no ser devorado por el temible gigante. Los historiadores creen que el mito del cíclope puede provenir del hallazgo en la antigüedad de unos extraños cráneos gigantes con un enorme orificio en el centro.

De hecho, al investigar sobre las bases científicas que pudieran servir de sustento al mito de los cíclopes en la mitología griega, nos topamos con que en islas como Sicilia, Creta, Chipre o Malta, pueden hallarse aún cráneos fósiles de un tamaño que duplica el de un ser humano y que presentan una gran cavidad en la frente. Se cree que estos restos pudieron inducir a los antiguos griegos a creer en la existencia de una raza de gigantes con un solo ojo.

Pero la creencia tiene un corto final. En realidad, estos cráneos corresponden a un mamut enano llamado «Elephas falconeri» que habitó en esas islas en el pleistoceno superior. El orificio central que tomaron por el lugar en que iría el ojo enorme, es en realidad la cavidad que corresponde a la trompa. El gigante de un solo ojo no sería entonces este antiguo animal.

La deformación de la ciclopía

Características del cíclope

La segunda explicación posible a la existencia de los cíclopes en la mitología griega, se basa en la triste realidad de la existencia de una malformación conocida como ciclopía. Algunos teratólogos (científicos que estudian anormalidades zoológicas) apuntan que la existencia de esta anomalía podría ser la causa del mito del cíclope. En esta malformación congénita se observa una sola órbita facial y esto se produce porque falla la división en dos de la cavidad orbitaria cuando el embrión se está desarrollando.

Además de presentar un único ojo, frecuentemente la nariz es muy pequeña o inexistente y está fuera de su lugar habitual. Uno de cada doscientos abortos espontáneos humanos presenta ciclopía. Si el bebé logra sobrevivir al parto, suele morir al poco tiempo de nacer, ya que la ciclopía presenta otras graves malformaciones que afectan entre otros órganos al corazón.

Sea por haber encontrado esos cráneos de mamut enano o por haber visto bebés que generaron la idea de la existencia del gigante de un solo ojo, lo cierto es que no hay pruebas de que en ningún momento hubiera podido existir una raza de estas criaturas, como describe Homero.

Y tú, ¿Habías escuchado hablar sobre los cíclopes en la mitología griega? ¿Te genera horror la sola mención de estas criaturas tan poco comunes? ¿O más bien te despiertan cierta ternura, como los seres comprendidos que seguramente debieron ser, si es que existieron? Anímate a dejarnos todas tus opiniones en un comentario. ¡Estaremos encantados de leerte!

Otros mitos griegos que quizás quieras conocer

Y si bien el mito del gigante de un solo ojo es del los más tenebrosos en la mitología griega, también existen leyendas sobre otras peculiares criaturas, sobre las que quizás te interese aprender un poco más. Veamos.

¡Nos encontramos en un próximo artículo supercurioso!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here