Valora este post

En Supercurioso, os hemos hablado en numerosas ocasiones, de diversos síndromes como el de María Antonieta o el de Anna Karenina. Hoy queremos presentaros un trastorno conocido com el «síndrome de Noé» o «síndrome del arca de Noé».

¿Por qué se llama síndrome de Noé?

Recordareis que la Biblia, en el Antiguo Testamento, nos habla de la figura de Noé. Éste hombre justo y bueno, fue el encargado por Dios para construir un arca. En ella debían cobijarse una pareja de cada especie del reino animal mientras durara el diluvio. Al acabar éste, Noé los soltó para que repoblasen la tierra.

arca de Noé

El síndrome que nos ocupa, como habréis intuido, tiene que ver con los animales. Pero no con el amor que todos sentimos hacia éstos, sino con una enfermedad que impele al que la padece a acumular, de forma absolutamente desmesurada, gran cantidad de animales. Es en realidad una variante del síndrome de Diógenes, pero la persona que lo padece, en vez de cosas y basura, recoge y acumula todo tipo de animales sin darles los cuidados que necesitan.

La enfermedad

Los que la padecen suelen ser personas con un trastorno obsesivo-compulsivo, problemas psicóticos, depresiones o personas de edad que se sienten solas.

persona

Estos individuos recogen en sus hogares a todos los animales con los que topan (especialmente perros y gatos) y creyendo salvarlos los conducen, muchas veces, a situaciones peores que las que estaban viviendo. Se han dado casos de personas que viven con más de 100 perros o gatos hacinados en una vivienda sin ningún tipo de higiene. Muchas veces les falta el alimento y el agua. Contraen enfermedades que nadie atiende y no se vacunan. Además, como no hay ningún tipo de control en su reproducción, al poco tiempo el número de ejemplares se multiplica.

perros

FAPAM, la federación de asociaciones protectoras de animales, ha relatado casos verdaderamente terribles. Uno de ellos, el de un hombre que vivía en una furgoneta con 140 perros. El anciano, que había sido salvado en su niñez del ataque de un toro por unos canes, había decidido al jubilarse recoger todos los perros que encontrase. Cuando se los retiraron, la mayoría estaban sarnosos, desnutridos y al borde de la muerte. No obstante, él los amaba y pensaba que estaba haciéndoles un bien. Ante las súplicas del hombre le dejaron 9 canes, el número que las autoridades pensaron que podía atender. Al poco tiempo volvía a convivir con casi 40 más, y en las mismas penosas condiciones.

Tres sectores implicados en la solución

El problema es que cuando se detecta algún caso de este trastorno, al enfermo se le retiran los animales. Se le suelen dejar los que marca la ley, en España, si son perros, el máximo es de 5 ejemplares. Pero al poco tiempo vuelve a acumular animales en las mismas pésimas condiciones que antes.

perrito

Para acabar con estas situaciones, tienen que colaborar las asociaciones de protección de animales, el ayuntamiento de la localidad y el sistema sanitario, que tiene que hacer un seguimiento psiquiátrico de la persona. Si no se hace así, no se podrá acabar con esta forma de maltrato animal, que puede confundirse con amor.

Si te interesan los temas relacionados con los animales, como el Síndrome de Noé, quizá quieras conocer cómo es la infancia de los animales.

Imágenes:M A UddinJean-Pierre DalbéraCristian Iohan Ştefănescu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here